I made this widget at MyFlashFetish.com.

lunes, 6 de abril de 2015

SEXTO DÍA

"JESUS YO CONFIO EN TI"

SEXTO DÍA
Hoy tráeme las almas mansas y humildes y las almas de los niños pequeños y sumérgelas en Mi misericordia. Son éstas las más parecidas a Mi corazón. Me proporcionaron fortaleza durante Mi amarga agonía, puesto que las veía como Angeles terrestres, velando junto a Mis altares. Derramo sobre ellas gracias torrenciales, porque sólo el alma humilde es capaz de recibir Mi gracia. Distingo a las almas humildes con Mi confianza.
Oracion
Misericordiosísimo Jesús, que dijiste: Aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón. Acoge en el seno de Tu corazón desbordante de piedad a todas las almas mansas y humildes y las de los niños pequeños. Estas almas son la delicia de las regiones celestiales y las preferidas del Padre Eterno, pues se recrea en ellas muy particularmente. Son como un ramillete de florecillas que despidieran su perfume ante el trono de Dios. El mismo Dios se embriaga con su fragancia. Ellas encuentran abrigo perenne en Tu Piadosísimo Corazón, Oh Jesús, y entonan, incesantemente himnos de amor y gloria.
Padre Eterno, vuelve Tu mirada llena de misericordia hacia estas almas mansas, hacia estas almas humildes y hacia los niños pequeños acurrucados en el seno del corazón desbordante de piedad de Jesús. Estas almas se asemejan más a Tu Hijo. Su fragancia asciende desde la tierra hasta alcanzar Tu Trono, Señor. Padre de misericordia y bondad suma, Te suplico, por el amor que Te inspiran estas almas y el gozo que Te proporcionan: Bendice a todo el género humano, para que todas las almas a la par entonen las alabanzas que a Tu misericordia se deben por los siglos de los siglos. Amén.

QUINTO DÍA

"JESUS YO CONFIO EN TI"
QUINTO DÍA
Hoy tráeme las almas de nuestros hermanos separados2 y sumérgelas en el océano de Mi misericordia. Durante las angustias de Mi Pasión desgarraron Mi Cuerpo y Mi Corazón, es decir, mi Iglesia. A medida que se reincorporan a ella, Mis heridas cicatrizan y de esta forma sirven de bálsamo a Mi Pasión.
Oracion
Misericordiosísimo Jesús, que eres la Bondad misma, no niegues la luz a aquellos que Te buscan. Recibe en el seno de tu corazón desbordante de piedad las almas de nuestros hermanos separados. Encamínalos, con la ayuda de Tu luz, a la unidad de la Iglesia y no los dejes marchar del cobijo de Tu Compasivo Corazón, todo amor; haz que también ellos lleguen a glorificar la generosidad de Tu misericordia.
Padre Eterno, vuelve tu piadosa mirada hacia las almas de nuestros hermanos separados, especialmente hacia las almas de aquellos que han malgastado Tus bendiciones y abusado de Tus gracias, manteniéndose obstinadamente en el error. También a ellos da cobijo el Corazón misericordiosísimo de Jesús; no mires sus errores, sino el amor de Tu Hijo y los dolores de la Pasión que sufrió y que aceptó por su bien. Haz que glorifiquen Tu gran misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

"JESUS YO CONFIO EN TI"

CUARTO DÍA
Hoy tráeme a los que no creen en mí1 y a los que todavía no me conocen. Pensaba en ellos durante las angustias de Mi Pasión, y su futuro fervor servía de consuelo a Mi corazón. Sumérgelos en el océano de Mi misericordia.
Oracion
Piadosísimo Jesús, Tú que eres Luz del género humano, recibe en la morada de Tu corazón lleno de compasión, las almas de aquellos que todavía no creen en Ti, o que no te conocen. Que los rayos de Tu gracia los iluminen para que también, unidos a nosotros, ensalcen tu maravillosa misericordia; y no los dejes salir de la morada de Tu corazón desbordante de piedad.
Padre Eterno, vuelve Tu piadosa mirada a las almas de aquellos que no creen en Tu Hijo y las de aquellos que todavía no te conocen pero anidan en el Compasivo Corazón de Jesús. Aproxímalos a la luz del Evangelio. Estas almas desconocen la gran felicidad que es amarte. Concédeles que también ellos ensalcen la generosidad de Tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

LA VIRTUD DE LA MISERICORDIA

"JESUS YO CONFIO EN TI"
LA VIRTUD DE LA MISERICORDIA- EL DEBER DE HACER ACTOS MISERICORDIOSOS
La virtud de la misericordia es el lazo de unión entre la gente, la madre vigilante
que a todos los que sufren salva y consuele, es una imagen de la Providencia Divina,
ya que tiene los ojos abiertos a las necesidades de todos, es sobre todo, el reflejo de
la misericordia Divina, como dijo el Salvador: “Sed misericordiosos como vuestro padre es misericordioso” (Lc 6, 36).
Debemos comprender que esa virtud no es nos solamente recomendada, sino que es un estricto deber de todo cristiano. Mucha gente tiene un concepto erróneo sobre la virtud de la misericordia, piensan que, cumpliendo actos misericordiosos hacen sacrificio y realizan la gracia que depende de su voluntad y de su buen corazón.
Pero es totalmente lo contrario. La virtud de la misericordia no es sólo un consejo
que se puede aprovechar o ignorarlo sin pecado; es una ley estricta y un deber.
De su cumplimiento nadie se puede liberar. Esto se deriva de la Sagrada Escritura,
de la voz de la mente, de la relación de nuestra hermandad.
Ya en el Antiguo Testamento esa virtud obligaba rigurosamente a todos. Leemos en los libros de Moisés: “Es verdad que nunca faltarán pobres en tu país. Por eso yo te ordeno: abre generosamente tu mano al pobre, al hermano indigente que vive en tu tierra.” (Dt 15, 11).
(...) Hasta  más, el deber de la misericordia nos lo impone el Salvador. Describiendo
el Juicio Final pone en la boca del juez la siguiente sentencia:
“Aléjaos de de mí, malditos; id al fuego eterno que está preparado para el diablo y sus ángeles”
(Mt 25, 41).
(...) Y como el único motivo menciona la falta de las actos de misericordia hacia los prójimos. “Pues tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed,  y no me disteis de beber; estaba de paso, y no me disteis alojamiento, desnudo, y no me vististeis; enfermo y preso, y no me vinisteis a visitar (...) En verdad os digo, que todo lo que no hicisteis por una de estas personas, por humildes que sean, tampoco por mí lo hicisteis” (Mt 25, 42- 45).
Después de las palabras de Jesús probablemente no hay que demostrar que la virtud de la misericordia es una rigurosa obligación, porque Dios justo no puede castigar por lo que no había sido dictado.
(...) Los innumerables fragmentos de la Sagrada Escritura hablan del premio terrenal por la misericordia demostrada al prójimo “El que se apiada del pobre presta al Señor, y él le devolverá el bien que hizo.” (Prov. 19, 17).
(...) y más bendición y gracias promete Jesús a los misericordiosos:
“Dad a otros, y Dios os dará a vosotros. (...) Dios usará con vosotros la misma medida que vosotros uséis con otros” (Lc 6, 38).
(...) El pago por la misericordia no se termina con las cosas terrestres. Cien veces más valiosos son los bienes espirituales con los que Dios recompensa esta virtud, todas ellas se encierran en una expresión: el perdón y la gracia de Dios. Es el bien mayor, el tesoro más preciado, la perla más preciosa que se puede encontrar  fácilmente, practicando la virtud de misericordia hacia los prójimos. Si alguien tuvo la mala suerte de aflojar su fe y yerra por la vida como un ciego, que sea misericordioso y en ese camino seguro que encontrará la luz celeste perdida. Y si alguien todavía no ha llegado a conocer la misericordia Divina y por eso no puede imitarla, que empiece con la práctica de la misericordia hacia los prójimos y seguro que se cumplirán en él las palabras del Salvador: “Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.” (Mt 5, 7).
(...) La virtud de la misericordia nos consigue las gracias y la luz, nos limpia de pecados, dirigiéndonos al Sacramento de la Penitencia, salva el alma de la muerte, o sea de la condenación eterna, como dice la Sagrada Escritura: “pues la limosna libra de la muerte y preserva de caer en las tinieblas” (Tob 4, 11).
(...) Para recibir el premio eterno por las actos misericordiosos deben cumplir unas condiciones, es decir: hay que cumplirlas con intención pura, de buena gana, sin cesar y sin mirar a quien las hacemos.
(...) ¡Qué honor tan grande sustituir a Dios en la tierra haciendo Su misericordia y sacar a los hermanos de la miseria y eliminar sus carencias físicas o morales!
(...) ¡Qué felicidad para nosotros que Dios nos permite tan fácilmente expiar los pecados y merecer la recompensa eterna!”

sábado, 4 de abril de 2015

Cristo ha resucitado Aleluya

"JESUS YO CONFIO EN TI"

TERCER DÍA

"JESUS YO CONFIO EN TI"
TERCER DÍA
 
Hoy tráeme a todas las almas devotas y fieles y sumérgelas en el océano de Mi misericordia. Ellas me confortaron a lo largo del Vía Crucis. Fueron gota de consuelo en un océano de amargura.
Oracion
Misericordiosísimo Jesús, del tesoro de Tu misericordia distribuye Tus gracias a raudales entre todos y cada uno de nosotros. Acógenos en el seno de Tu Compasivísimo Corazón y no permitas que salgamos nunca. Te imploramos esta gracia en virtud del más excelso de los amores; aquel con el que Tu corazón arde tan fervorosamente por el Padre Celestial.
Padre Eterno, vuelve Tu piadosa mirada hacia las almas fieles, pues que guardan el legado de Tu Hijo. Por los méritos y dolores de Su Pasión, concédeles Tu bendición y tenlos siempre bajo Tu tutela. Que nunca claudique su amor o pierdan el tesoro de nuestra santa fe, sino que, con todo el ejército de Angeles y Santos, glorifiquen tu infinita misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

SEGUNDO DÍA

"JESUS YO CONFIO EN TI"
SEGUNDO DÍA
 
Hoy tráeme las almas de los sacerdotes y religiosos y sumérgelas en Mi misericordia insondable. Fueron ellos los que me dieron fortaleza para soportar hasta el fin las amarguras de Mi Pasión. A través de ellos, como por canales, Mi misericordia fluye hasta los hombres.
Oracion
Misericordiosísimo Jesús, de quien procede toda bondad, multiplica Tus gracias sobre las religiosas  consagradas a Tu servicio, para que puedan hacer obras dignas de misericordia; y que todos aquellos que las vean, glorifiquen al Padre de Misericordia que está en el cielo.
Padre Eterno, vuelve Tu mirada misericordiosa hacia el grupo elegido en Tu viña - hacia las almas de sacerdotes y religiosos -; dótalos con la fortaleza de Tus bendiciones. Por el amor del corazón de Tu Hijo, en el cual están unidos, impárteles Tu poder y Tu luz, para que guíen a otros en el camino de la salvación y con una sola voz canten alabanzas a tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

PRIMER DÍA

"JESUS YO CONFIO EN TI"

PRIMER DÍA
Hoy tráeme a todo el género humano, especialmente a los pecadores y sumérgelos en el océano de Mi misericordia. De esta forma me consolarás de la honda pesadumbre en que me sume la pérdida de las almas.
Oración

Misericordiosísimo Jesús, cuya prerrogativa es tener compasión de nosotros y perdonarnos, no mires nuestros pecados, sino la confianza que depositamos en Tu bondad infinita. Acógenos en la morada de Tu Piadosísimo Corazón y no permitas que salgamos jamás de el. Te lo pedimos por el amor que te une al Padre y al Espíritu Santo.
Padre Eterno, vuelve Tu compasiva mirada hacia todo el género humano y en especial hacia los pobres pecadores, todos unidos en el Piadosísimo Corazón de Jesús. Por los méritos de Su dolorosa Pasión, muéstranos Tu misericordia, para que alabemos la omnipotencia de Tu misericordia, por los siglos de los siglos. Amén.

sábado, 21 de febrero de 2015

Dios esta siempre esta

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Dios siempre está y estará a tu lado, solamente cierra tus ojos y ora con tu corazón y tu alma a Dios y pídele con mucha fé porque es necesaria cuando uno se comunica con Dios cada ves, no olvides orar cada día pidiéndole a Dios por mejores días. Siempre creyendo porque como dice las sagradas escrituras: Pero que pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. (Santiago 1:6) de que nos sirve orar si no tenemos fe? para que pedir si no vamos a creer? por eso confía en Dios siempre y verás que él nunca falla
 
 

sábado, 17 de enero de 2015

Obras de Misericordia

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Obras de Misericordia

Una de las mejores obras.
Una de las mejores obras de misericordia que podemos realizar en la tierra es la de socorrer a los niños. No tenemos idea de las consecuencias que tiene en el Corazón de Dios una obra de amor hecha a un pequeñuelo. No podemos imaginar el río, el caudal de gracias y favores de todo tipo, que recibe de Dios quien socorre a un niño en necesidad.
Si los hombres tuviéramos una mirada más inteligente y viéramos con otros ojos, no seríamos como somos ahora, tan torpes para descubrir los verdaderos tesoros. Porque nos parece que los tesoros del mundo son las riquezas materiales, las pompas, las “cosas”; y no nos damos cuenta de que los verdaderos tesoros, que son los que abren el Gran Tesoro: el Corazón de Dios, son las miserias humanas, especialmente los niños que sufren o necesitan ayuda y amor.
Al menos quienes nos decimos cristianos, abramos los ojos y dejemos de ir en pos de la mariposa de colores, es decir, detrás del dinero y los bienes materiales, que nunca nos pueden saciar; sino más bien corramos rápidamente a socorrer a los niños, y así se nos abrirán los tesoros eternos, tesoros insospechados, que nos harán felices ya en este mundo, y luego en el Paraíso para siempre.
A veces desperdiciamos tanto tiempo de nuestra vida, tanto dinero gastado en tonterías o cosas superficiales, siendo que podríamos emplear muy bien tiempo y bienes en socorrer a muchos niños y así ser realmente felices nosotros, porque quien hace el bien, se siente tan contento y conforme consigo mismo, que le viene como una sed inextinguible de continuar haciendo el bien cada vez más, de modo que emprende como una carrera que termina en el Corazón de Dios.
Si estamos descontentos con nuestra vida, si no sabemos qué hacer con nuestro tiempo libre, si tenemos riquezas materiales, pero nos sentimos frustrados o deprimidos, vayamos a ayudar a los niños del mundo, los más cercanos, y Dios nos abrirá sus tesoros y, sobre todo, nos bendecirá, y recuperaremos las ganas de vivir y nos sentiremos útiles sirviendo a Dios en los hermanitos más pequeños.
Jesús, en Vos confío.

domingo, 4 de enero de 2015

"JESUS YO CONFIO EN TI"



Gracias por esta promesa que renuevas cada día con nosotros, tu creación más perfecta.
...
Gracias Señor, porque ni a mis amigos, ni a mi familia, ni a mis hijos, ni a mí, nos falta la bendición constante de tu cuidado...
Gracias por guardarnos de todo mal... Por enviar tu ejército de ángeles a guardar todos nuestros caminos y permitirnos entrar en nuestros aposentos, con la bendición de ver nuestras vidas intactas...
Bendice hoy, como cada día, a cada una de estas personas que a través del monitor, me hacen llegar la seguridad de una amistad real y un cariño verdadero... Dales la seguridad de saber que tienes cuidado de ellas y hazles sentir tu amor constantemente.
Bendice a sus seres queridos... sus hogares... sus fuentes de trabajo... sus instituciones educativas... su entorno completo... y ayúdales, como a mí y a los míos, a andar seguros en tus caminos.
En tu nombre... y en el de tu amado Hijo Jesús... Gracias, Padre!
GRACIAS POR UN DIA MAS

   
Gracias por esta promesa que renuevas cada día con nosotros, tu creación más perfecta.

Gracias Señor, porque ni a mis amigos, ni a mi familia, ni a mis hijos, ni a mí, nos falta la bendición constante de tu cuidado...

Gracias por guardarnos de todo mal... Por enviar tu ejército de ángeles a guardar todos nuestros caminos y permitirnos entrar en nuestros aposentos, con la bendición de ver nuestras vidas intactas...

Bendice hoy, como cada día, a cada una de estas personas que a través del monitor, me hacen llegar la seguridad de una amistad real y un cariño verdadero... Dales la seguridad de saber que tienes cuidado de ellas y hazles sentir tu amor constantemente.

Bendice a sus seres queridos... sus hogares... sus fuentes de trabajo... sus instituciones educativas... su entorno completo...  y ayúdales, como a mí y a los míos, a andar seguros en tus caminos.

En tu nombre... y en el de tu amado Hijo Jesús... Gracias, Padre!

jesus no me mires

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Foto de Divina Misericordia.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Mensaje espiritual

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Mensaje espiritual 

Tiempo. 
Nos acercamos a fin de año, y por gracia de Dios estamos vivos todavía, Dios no nos ha llamado a juicio aún, y tenemos tiempo de acumular tesoros en el Cielo, haciendo buenas obras en la tierra.
¡Quién sabe si el nuevo año que comenzará no será el año en que tengamos que partir hacia la eternidad! Por eso tenemos que hacer el propósito de que así como cada día vivido, debemos vivirlo como si fuera el último; así también este año que comienza dentro de poco, tenemos que vivirlo como si fuera el último, porque quizás lo sea, no sabemos.
Dios no nos quiere decir cuándo será el día y el año de nuestra muerte, para que estemos siempre preparados, es decir, en gracia de Dios y haciendo obras de misericordia y caridad, siendo buenos con todos, perdonando a los que nos ofenden, y caminando por la tierra pero mirando al Cielo, que será nuestra morada definitiva si somos fieles a Dios.
Aprovechemos el tiempo, porque no sabemos cuánto viviremos todavía en este cuerpo mortal, y tratemos de preocuparnos por los bienes materiales sólo lo necesario, y más bien trabajemos por los bienes espirituales, que son los que no perderemos con la muerte.
Tenemos que hacer caso a San Pablo que nos dice que todo lo que hagamos, absolutamente todo, lo hagamos para gloria de Dios, ya sean cosas materiales, o espirituales, o lo común y corriente de cada día.
Dios es muy bueno por habernos dado la existencia, y sería una verdadera lástima que la desaprovechemos, o peor aún, que hagamos de ella un motivo de condenación y no de salvación.
Pensemos estas cosas en este final y comienzo de un período de gracia y don de Dios.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,
"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

 
Sed de amor. 
583 (50) En una ocasión vi a Jesús sediento y a punto de desfallecer, y me dijo: Tengo sed.  Cuando le di agua al Señor, la tomó, pero no la bebió y desapareció inmediatamente; estaba vestido como durante la Pasión. 
Comentario: 
Si bien el Señor en su Pasión tenía sed de agua, la sed que abrasa el corazón de Jesús es la sed de amor, porque Él es el Amor mismo, y necesita ser correspondido con el amor de sus criaturas. ¿Acaso no creó a los ángeles y a los hombres para volcar en ellos su amor y ser correspondido por ellos? Pero una gran cantidad de ángeles, alrededor de una tercera parte, no quiso obedecer a Dios y se rebeló a su amor, y arrastró también con ellos a la humanidad entera.
Pero Dios, como ama infinitamente al hombre, quiso dar una nueva oportunidad a la humanidad, y envió a su Verbo, Jesucristo, para que restituyera el equilibrio perdido.
Ahora Dios quiere recibir amor, porque Él lo tiene absolutamente todo, pero no tiene nuestro corazón, que a veces lo tenemos ocupado con mil amores inferiores, pero no con el amor divino.
Dios tiene sed, pero de amor. No regateemos con Él y entreguémosle nuestro corazón, que en recompensa Dios hará verdaderas “locuras” por nosotros y por quienes amamos.

jueves, 31 de julio de 2014

Primer Viernes de mes: Cómo ganar el Cielo en 9 meses

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Primer Viernes de mes: Cómo ganar el Cielo en 9 meses
Devoción de los nueve viernes dedicados al Sagrado Corazón.
 
Primer Viernes de mes: Cómo ganar el Cielo en 9 meses
Primer Viernes de mes: Cómo ganar el Cielo en 9 meses
"Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento."

Eso le dijo el Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita María de Alacoque (cuyo cuerpo permanece incorrupto a pesar de los 330 años transcurridos), el 16 de junio de 1675. Ver Catecismo: punto 478 y 2669


Aprovechemos las innumerables gracias que Jesús concede a quienes desagravian su Sagrado Corazón los primeros Viernes de mes.


Las Doce Promesas del Sagrado Corazón

1. Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida.
2. Les daré paz a sus familias.
3. Las consolaré en todas sus penas.
4. Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte.
5. Derramaré abundantes bendiciones en todas sus empresas.
6. Los pecadores encontrarán en mi Corazón un océano de misericordia.
7. Las almas tibias se volverán fervorosas.
8. Las almas fervorosas harán rápidos progresos en la perfección.
9. Bendeciré las casas donde mi imagen sea expuesta y venerada.
10. Otorgaré a aquellos que se ocupan de la salvación de las almas el don de mover los corazones más endurecidos.
11. Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.
12. Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento.


Condiciones para ganar esta gracia:

1. Recibir la Sagrada Comunión durante nueve primeros viernes de mes de forma consecutiva y sin ninguna interrupción (obviamente, sin estar en pecado mortal, por ejemplo, por faltar a la Misa dominical). Se sugiere confesión con intención de reparar las ofensas al Sagrado Corazón.

2. Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final.

3. Ofrecer cada Sagrada Comunión como un acto de expiación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.



ORACIÓN PARA DESPUÉS DE CADA UNA DE LAS COMUNIONES DE LOS NUEVE PRIMEROS VIERNES

Jesús mío dulcísimo,
que en vuestra infinita y dulcísima misericordia
prometisteis la gracia de la perseverancia final a los que comulgaren en honra de vuestro Sagrado Corazón nueve primeros viernes de mes seguidos,
acordaos de esta promesa
y a mi, indigno siervo vuestro que acabo de recibiros sacramentado con este fin e
intención,
concededme que muera detestando todos mis pecados,
creyendo en vos con fe viva, esperando en vuestra inefable misericordia y amando la bondad de vuestro amantísimo y amabilísimo
Corazón.
Amén.


ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS VIERNES

Jesús mío, os doy mi corazón, os consagro toda mi vida, en vuestras manos pongo la eterna suerte de mi alma y os pido la gracia especial de hacer mis nueve primeros Viernes con todas las disposiciones necesarias para ser partícipe de la más grande de vuestras promesas, a fin de tener la dicha de volar un día a veros y gozaros en el cielo. Amén.

miércoles, 30 de julio de 2014

al corazon de Jesus

"JESUS YO CONFIO EN TI"

sin envidia

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Sin envidia. 
579 Sé que las gracias que Dios me concede, a veces son exclusivamente para ciertas almas. Este conocimiento me llena de un gran gozo; siempre me alegro del bien de otras almas como si lo poseyera yo misma. 
Comentario: 
Dice la Sagrada Escritura que por envidia del diablo entró la muerte en el mundo. Y pocas veces meditamos que la envidia es semillero de pecados. Por eso especialmente en la vida de piedad, no debemos envidiar a nadie, sino alegrarnos de que otros reciban muchos dones y se conviertan y acerquen a Dios, porque ésa es nuestra misión, acercar a los hombres al Señor.
Muchas veces nos entristecemos cuando vemos que a alguien le va bien, o recibe alguna gracia o milagro. Eso demuestra que tenemos envidia en nuestro interior. ¡Que no suceda nunca más de esa forma, sino alegrémonos siempre cuando alguien recibe un bien o una gracia!
Y estemos contentos que Dios nos ama infinitamente, y que nos da dones y gracias por encima de los que merecemos.
Caín también envidió a Abel, y Judas Iscariote envidió a Cristo, y así podemos remontarnos en la historia o hundirnos en el futuro, que encontraremos que la envidia es causa de asesinatos y maldades, y que incluso fue causa de deicidio.
Para no tener envidia, debemos saber controlar las miradas, los ojos. Porque el ojo ve la riqueza del rico, y apetece la riqueza; ve la carne de la mujer, y apetece la carne; ve el poder de los poderosos, y quiere reinar. Si tenemos un ojo morigerado y casto, sin codicias, entonces no seremos envidiosos y Dios nos regalará tantos y tales dones, que no tendremos motivo de envidiar a ninguno.
Jesús, en Vos confío.

sábado, 26 de julio de 2014

novena a Dios padre

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Novena a Dios Padre
Padre mío que estás en el cielo, ¡cuan dulce y suave es saber que Tú eres mi Padre y que yo soy tu hijo!
Es sobre todo cuando se oscurece el cielo de mi alma y cuando es más pesada mi cruz, que yo siento necesidad de repetirte; ¡Padre, creo en tu Amor hacia mí!
Sí, creo que Tú eres mi Padre cada momento de la vida y que yo soy tu hijo!
¡Creo que me amas con Amor infinito!
Creo que me vigilas día y noche, y ¡ni siquiera un cabello cae de mi cabeza sin tu permiso!
Creo que, infinitamente Sabio, ¡sabes mejor que yo lo que me es útil!
Creo que, infinitamente Potente, ¡puedes obtener el bien un del mal!
Creo que, infinitamente Bueno, haces servir todo para provecho de aquellos que te aman: ¡y aun bajo las manos que golpean yo beso Tu mano que sana!
Creo... ¡pero aumenta mi fe, mi esperanza y caridad!
Enséñame a ver siempre tu Amor como guía de todo acontecimiento de mi vida.
Enséñame a abandonarme en Tí como un niño en los brazos de su madre.
Padre, tú lo sabes todo, tú ves todo, tú me conoces mejor de cuanto yo me conozco ¡Tú lo puedes todo y me amas!
Padre mío, porque tú quieres que recurramos siempre a Ti, heme aquí con confianza para pedirte, con Jesús y María ……………….. (pedir la gracia deseada)
Por esta intención, uniéndome a sus Sagrados Corazones, ofrezco todas mis oraciones, mis sacrificios y mortificaciones, todas mis acciones y una mayor fidelidad a mis deberes.
Te prometo………….. (escoger uno de los 9 propósitos enlistados en la pág. 1).
¡Dame la luz, la gracia y la fuerza del Espíritu Santo!
Confírmame en este Espíritu de modo que no lo pierda, ni lo entristezca, ni lo debilite en mí.
Padre mío, es en el nombre de Jesús, tu Hijo, que te lo pido!
Y tú, Jesús, ¡abre tu Corazón y pon el mío, y junto con el de María, ofrécelo a nuestro Padre divino! ¡Alcánzame la gracia que tanto necesito!
¡Padre Divino, llama a tí todos los hombres! ¡Que todo el mundo proclame tu Paternal Bondad y tu Divina Misericordia!
Sé tierno Padre conmigo y protégeme en todas partes como la pupila de tus ojos. Haz que yo sea siempre digno hijo tuyo: ¡ten piedad de mí!
PADRE DIVINO,
¡dulce esperanza de nuestras almas!
¡Sé conocido, honrado y amado por todos los hombres!
 
PADRE DIVINO,
¡bondad infinita que se difunde a todos los pueblos!
¡Sé conocido, honrado y amado por todos los hombres!
 
PADRE DIVINO,
¡Rocío benéfico de la humanidad!
¡Sé conocido, honrado y amado por todos los hombres!

sábado, 28 de junio de 2014

Oración de Misericordia a los Corazones de Jesús y María

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Oración de Misericordia a los Corazones de Jesús y MaríaSan Juan Eudes

Oh benevolísimo y misericordísimo
Corazón de Jesús,
estampa en nuestros corazones
una imagen perfecta de tu gran misericordia,
para que podamos cumplir
el mandamiento que nos diste:
"Serás misericordioso
como lo es tu Padre ".

Madre de la misericordia,
vela sobre tanta desgracia, tantos pobres,
tantos cautivos, tantos prisioneros,
tantos hombres y mujeres que sufren persecución
en manos de sus hermanos y hermanas,
tanta gente indefensa,
tantas almas afligidas,
tantos corazones inquietos,

Madre de la misericordia,
abre los ojos de tu clemencia
y contempla nuestra desolación.
Abre los oídos de tu bondad
y oye nuestra súplica.

Amorosísima y poderosísima abogada,
demuéstranos que eres en verdad
la Madre de la Misericordia.
OFRECIMIENTO A LOS DOS CORAZONESSan Juan Eudes
Oh Jesús, el Unico Hijo de Dios,
el Unico Hijo de María,
te ofrezco el Corazón bondadosísimo
de tu Madre Divina,
el cual para ti es el más precioso
y agradable de todos.

Oh María, Madre de Jesús,
te ofrezco el Corazón Sagradísimo
de tu amado Hijo,
quien es la vida y el amor de tu Corazón.

Saludo al Corazón de Jesús y de María
San Juan Eudes

Te saludamos, Corazón santo,
Te saludamos, Corazón manso,
Te saludamos, Corazón humilde,
Te saludamos, Corazón puro,
Te saludamos, Corazón sacerdotal,
Te saludamos, Corazón sabio,
Te saludamos, Corazón paciente,
Te saludamos, Corazón obediente,
Te saludamos, Corazón atento a la voluntad del Padre,
Te saludamos, Corazón fiel,
Te saludamos, Corazón fuente de felicidad,
Te saludamos, Corazón misericordioso,
Te saludamos, Corazón amante,

Te adoramos,
Te alabamos,
Te glorificamos,
Te damos gracias,
Te amamos,
Con todo nuestro corazón,
Con toda nuestra alma,
Con todas nuestras fuerzas,

Te ofrecemos nuestro corazón,
Te lo damos,
Te lo consagramos,
Te lo ofrecemos,
Recíbelo y poséelo totalmente,

Purifícalo,
Ilumínalo,
Santifícalo,
Y vive y reina en él, ahora y por siempre jamás. AMEN.


Saludo a María
Yo te saludo, María, Hija de Dios Padre,
Yo te saludo, María, Madre de Dios Hijo,
Yo te saludo, María, Esposa del Espíritu Santo,
Yo te saludo, María, Templo de la Divinidad,
Yo te saludo, María, Virgen de las vírgenes, de quién el Rey de los
cielos ha querido nacer,
Yo te saludo, María, Reina de los mártires,
Yo te saludo, María, Reina del mundo,
Yo te saludo, María, Reina de mi Corazón,
Yo te saludo, María, llena de gracia,

Bendito sea el fruto de tus entrañas, Jesús,
Bendito sea tu esposo, san José,
Bendito sea tu padre, san Joaquín,
Bendita sea tu madre, santa Ana,
Bendito sea tu hijo, san Juan,
Bendito sea tu ángel, san Gabriel,
Benditos sean todos aquellos que te aman y te bendicen. Amén

Jesus dice

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Jesús le dice a Santa Faustina: “Trata de conocer a Dios a través de meditar sus atributos”. Y nosotros también debemos hacer eso. Pensemos en los atributos de Dios que son perfectos e infinitos. Se destaca sobre todos su Bondad y Misericordia infinitas, su Belleza, también infinita. Dios es Luz, una luz inaccesible. Él es Eterno. Se suele decir que el infierno y el Cielo durarán “mientras Dios sea Dios”. ¡Qué frase!, ¿no? Mientras Dios sea Dios. Pensemos un poco en estas palabras y sumerjámonos en la eternidad que nos espera, que según nuestro obrar en este mundo será de alegría sin fin, o de tormentos sin límites. Estamos a tiempo todavía de tomar el buen rumbo y hacer méritos para ganarnos el Cielo e ir a gozar de este Dios que nos creó para Él, para que disfrutemos de Él toda una eternidad.
Jesús, en Vos confío.

Día 30.- LA COMUNIÓN REPARADORA

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Día 30.- LA COMUNIÓN REPARADORA

                Si quieres amar al Corazón de Jesús debes tratar de comulgar su Cuerpo muy frecuentemente. No eres perfecto. Pero la comunión no es un premio; es un medio para llegar al encuentro con el Corazón de Cristo que nos espera y nos ama, nos perdona y nos consuela. ¿Tienes muchos defectos? Para corregirlos tienes necesidad de la comunión. No son los sanos los que tienen necesidad de curación, sino los enfermos. ¿No sabes que la comunión borra por sí todos los pecados veniales y preserva de los mortales?. Que el Sagrado Corazón de Jesús te bendiga y te proteja de todo mal y te conduzca con todos tus seres amados por sus caminos de amor.

Día 29.– LA PALABRA DE DIOS

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Día 29.– LA PALABRA DE DIOS

                Una dulce palabra sale de la boca de ese Jesús que tanto nos amó, cada vez que leemos la Biblia donde El está presente y nos habla. Allí lo encontramos, allí recibimos su fuerza, su consuelo, su luz y su verdad. Nos habla directamente al corazón y lo hace desde su propio Corazón conmovido por nosotros sus hermanos rescatados y salvados por El. Vayamos confiadamente al encuentro diario con su Palabra que es encuentro con El, abrazo con su Sagrado Corazón.

Día 28.- LA EUCARISTÍA

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Día 28.- LA EUCARISTÍA

                ¡El Sagrado Corazón de Jesús se hace Pan por todos en la eucaristía para nuestro alimento! Es el sol de la tierra. En la Eucaristía no eres tú el que rezas, es Jesús quien reza por ti, te fortalece, te abraza junto a su Corazón. Jesús nos había amado tanto, que eligió quedarse muy cerca nuestro, a nuestro alcance para poderlo tocar y comerlo. Este quedarse de Jesús con nosotros expresa el grandioso cariño que nos tiene y para que se cumpla siempre su palabra que dice: “Vengan a mí todos los que están fatigados y agobiados, y yo los aliviaré”. Por eso recurrimos a El y lo adoramos en la Eucaristía.

Día 27.- EL PREMIO FINAL

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Día 27.- EL PREMIO FINAL

                ¡Qué premio tan hermoso te ha reservado el Sagrado Corazón! Es el momento en que el solo pensamiento hace estremecerse: el momento de tu encuentro definitivo en su presencia. Ante este pensamiento, el hombre tiembla, se agita; sin embargo, debe afrontarlo con amor y con la esperanza puesta en la misericordia de Dios. Jesús te sonríe y quiere asegurarte el abrazo gozoso y eterno en su Reino donde serás feliz para siempre. Entre las promesas que hizo a Santa Margarita María quiere recordar este punto: "Mi corazón será para todos mis devotos el seguro asilo en vida y especialmente en el momento de la muerte". Si quieres, pues, afrontar la partida de este mundo con la calma del justo, trata de creer en Jesús, de vivir en Jesús, en su Corazón. Entonces será cuando Él te dirá estas conmovedoras palabras: "Hoy estarás conmigo en el paraíso".

Día 26.- DEVOCIÓN A LA VIRGEN

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Día 26.- DEVOCIÓN A LA VIRGEN

                Jesús antes de morir, dio su testamento. En medio de la agonía contempla al discípulo predilecto y le dice: "He aquí a tu madre". Por su última voluntad, María se convierte en madre de todos. Jesús, que amaba a su madre, se mostró siempre sometido y obediente a ella. Todas las gracias de Dios te llegan por la mediación de María nuestra Madre. Ella está siempre a tu lado porque su Corazón es como el de su Hijo Jesús, lleno de maternal amor y te ama tanto que siempre vela por todos tus trabajos, tus seres queridos y comprende todos tus pesares. Acude en todo momento a ella, porque es tu queridísima Madre que te protege y te ampara en nombre de su Hijo hasta que te encuentres para siempre con Él.

Día 25.- LA PRESENCIA DE DIOS

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Día 25.- LA PRESENCIA DE DIOS

                Escucha las exhortaciones de Jesús: "Cuando hagan limosna recuerden que el Padre ve en lo escondido; que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha. Cuando reces, entra en la habitación y cierra la puerta pues el Padre ve en lo secreto. Cuando ayunes, tu ayuno no se manifestará a los hombres, pero tu Padre celestial ve todo a tu alrededor... dentro de ti. También las mínimas cosas escondidas, no se esconden de su mirada. Nadie puede penetrar en los secretos de tu corazón. Dios, sí. Cuando crees que estás solo hay siempre un ojo que ve tus acciones, un oído que siente tus palabras, una mano que escribe tus pensamientos, un Corazón Sagrado que te ama y está contigo. ¡Dios te ve y te acompaña en todo momento, confía en Él!

Día 24.- ACCIONES ÚTILES

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Día 24.- ACCIONES ÚTILES

                ¿Cuáles han sido los dos grandes deseos del Corazón de Jesús? La gloria del Padre y la salvación de las almas. Por la gloria del Padre, Jesús, con doce años, se encuentra con los doctores del templo; por su gloria recorre toda Palestina, bendiciendo y curando, y cuando llega la hora del suplicio, alza los ojos al cielo y reza: "Padre, yo te he glorificado en la Tierra donde he cumplido la obra que me has confiado. Padre, yo he manifestado tu nombre a los hombres que me has dado. Santifícalos en la verdad. Con estas pocas palabras, Jesús explica su gran misión. Por tu parte ofrece cada día al Señor tus acciones y hacelas con el único fin de dar gloria a Dios. Ama a tu prójimo, ayuda siempre a los demás, sean buenos o malos, Dios te recompensará, su Corazón te dará lo mejor desde esta vida, estarás lleno de bendiciones tú y tu familia.

sábado, 21 de junio de 2014

Día 23.- FRENTE A TANTO MAL

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Día 23.- FRENTE A TANTO MAL







                Cuando San Juan Bautista desde la prisión envió a dos de sus discípulos a Jesús para pedirle si era verdaderamente el redentor prometido. Jesús, por toda respuesta se refirió a los frutos: "Vayan y cuenten a Juan que los ciegos ven, los cojos andan, los muertos resucitan, los pobres son evangelizados". Jesús quiere nuestra salvación. Él vive y obra por nosotros; por nosotros muere en la cruz. Haz el bien siempre y en todas partes. Siembra mucho, siembra a manos llenas el bien; no se perderá en la tierra; fructificará siempre para el cielo. Los cojos caminarán. ¡Cuántos defectos en las personas que tú conoces, que tú quieres! ¡Cuántas malas inclinaciones y quizá cuántos escándalos! Tú sabes que la caridad cristiana obliga a todos a la corrección fraterna y al perdón a ejemplo del Corazón de Jesús que tanto nos ama.


Día 22.- LA PERSECUCIÓN

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Día 22.- LA PERSECUCIÓN

                Quien más pesada, quien más ligera, todos tenemos una cruz personal que llevar, pero no hay una común a todos; es la cruz predicha por Jesús cuando subió al monte de las bienaventuranzas y pronunció las palabras que fueron una verdadera revelación para sus discípulos: Dichosos ustedes cuando los ultrajen, los persigan y mintiendo, digan de ustedes cosas malas por mi causa. Ser perseguidos por causa de la fe, por causa de Jesús es una bienaventuranza, padecer los inconvenientes cotidianos de la vida y sobrellevarlos con fe es de personas fuertes y maduras. Pidamos la fuerza necesaria para ser coherentes en los momentos difíciles de pruebas, de sufrimientos y de dolor para que el Corazón de Jesús siempre esté con nosotros.

Día 21.- LA MORTIFICACIÓN

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Día 21.- LA MORTIFICACIÓN







                Es el mandato de Jesús. Mandato duro para los cristianos débiles y demasiado apegados a las propias comodidades. Mandato comprometedor para los cristianos que desean jugarse todo por Cristo y su Evangelio. "Quien quiera seguirme, debe renunciar a sí mismo" Para seguirle, para ser verdaderos cristianos, debemos corregir nuestros defectos, mortificar nuestras pasiones y nuestros sentidos. El primer médico de nosotros somos nosotros mismos. Para conocerte bien debes hacer el examen de conciencia cada día, cuando estás libre de ocupaciones materiales. ¿Cómo te juegas por tu fe, por tus ideales, por tu compromiso con el prójimo por amor a Cristo? ¿Cómo conservas tu honestidad, tu responsabilidad y el cuidado de los que amas sino es con la mortificación y el esfuerzo?


VISITANTES DE....