I made this widget at MyFlashFetish.com.

lunes, 30 de diciembre de 2013

como cada año

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Por Misericordia de Dios.

"JESUS YO CONFIO EN TI"


Por Misericordia de Dios. 
Llevada por el ardor de su arrepentimiento, sin preocuparse con las convenciones humanas, María Magdalena entra en la sala del banquete. Se postra a los pies de Jesús, los inunda de lágrimas. Simón, el fariseo, contempla esa escena con aire irónico: íntimamente se indigna. “Si este hombre fuese profeta –piensa- bien sabría lo que vale esa mujer. La expulsaría con desprecio...” Pero el Salvador no la rechaza. Le acepta los suspiros, el llanto, todas las señales sensibles de la humilde contrición. La purifica de sus pecados y la colma de dones sobrenaturales. Y el Corazón Sagrado desborda de una alegría inmensa, mientras que en lo alto, en el Reino de su Padre, los ángeles se rejubilan y lo alaban; un alma estaba perdida y hela aquí recuperada; esa alma estaba muerta y hela de nuevo restituida a la verdadera vida. 
 (De "El Libro de la Confianza", P. Raymond de Thomas de Saint Laurent) 
Comentario: 
Siempre es la Misericordia de Dios la que nos ha salvado, porque si hemos sido grandes pecadores, y Dios nos ha perdonado, entonces por toda la eternidad cantaremos las maravillas de la Divina Misericordia.
Pero si, por gracia de Dios, no hemos cometido pecados muy graves, entonces se lo debemos también a la Misericordia Divina, que nos ha preservado, pues si no hemos caído, ha sido gracias a que el Señor nos sostuvo y nos salvó antes de que caigamos.
De modo que siempre debemos estar agradecidos a la Misericordia de Dios, y ser muy devotos de ella, puesto que todas las gracias y favores, celestiales y materiales, nos vienen de ella.
Tener una ilimitada confianza en la Misericordia de Dios, nos acarrea un sinnúmero de gracias y favores de todo tipo, como el mismo Señor le revela a Santa Faustina Kowalska en las siguientes palabras:
“Cuanto más confíe un alma, tanto más recibirá”.
“Si tu confianza es grande, mi generosidad no tendrá límites”.
"Las almas que confían sin límites son Mi gran consuelo, porque en tales almas vierto todos los tesoros de Mis gracias".
"Oh, cuánto me hiere la desconfianza del alma. Esta alma reconoce que soy santo y justo, y no cree que Yo soy la Misericordia, no confía en Mi bondad. También los demonios admiran Mi justicia, pero no creen en Mi bondad".
"Proclama que la misericordia es el atributo más grande de Dios. Todas las obras de Mis manos están coronadas por la misericordia".
"Todo lo que dices sobre Mi bondad es verdad y no hay expresiones suficientes para exaltar Mi bondad".
"Cuando un alma exalta Mi bondad, entonces Satanás tiembla y huye al fondo mismo del infierno".
"Escribe: Todo lo que existe está encerrado en las entrañas de Mi misericordia más profundamente que un niño en el seno de la madre. Cuán dolorosamente Me hiere la desconfianza en Mi bondad. Los pecados de desconfianza son los que Me hieren más penosamente".
“Deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en mi Misericordia”.
“Que se acerquen a ese mar de misericordia con gran confianza. Los pecadores obtendrán la justificación y los justos serán fortalecidos en el bien. Al que haya depositado su confianza en mi misericordia, en la hora de la muerte le colmaré el alma con mi paz divina”.

martes, 10 de diciembre de 2013

Quince minutos con Jesús Misericordioso

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Quince minutos con Jesús Misericordioso

Nos cuesta creer en tu bondad. 
Jesús Misericordioso a veces a los hombres nos cuesta creer en tu bondad, ya sea porque vemos todo el mal que hay a nuestro alrededor y que a veces nos afecta, o afecta a quienes amamos, y pensamos que Dios, Tú, no nos amas tanto, o incluso que nos castigas, y algunos hasta piensan que son odiados de Ti.
Tenemos que darnos cuenta, Jesús mío, que ésta es una maniobra hábil del demonio para llevarnos a la rebelión hacia Ti, hacia tu Providencia. Porque en realidad el mal no puede venirnos nunca de Ti, sino que el mal viene del pecado y del Maligno, autor de todo mal. Y Tú a veces lo permites pero siempre por amor, nunca por odio hacia nosotros, sino todo lo contrario. Y si no nos damos cuenta que es así, en el transcurso de esta vida terrena, lo veremos claramente cuando estemos en la eternidad.
Por eso ¡qué importante es que ya desde ahora mismo confiemos ciegamente en Ti, en tu Bondad infinita y constante hacia nosotros! Si nos sucede cualquier cosa, debemos saber ver tu mano misericordiosa en ello.
Y ahora me viene al recuerdo unas palabras que dijiste a María Valtorta, que son muy verdaderas, y aquí las quiero copiar para tenerlas siempre presente en mi vida:
Dice Jesús:
“Uno de los secretos para alcanzar la santidad es éste: no desviar nunca la mente de un pensamiento que debe regir toda la vida: Dios. El pensamiento de Dios debe ser como la nota sobre la cual todo el canto del alma se entona.
¿Has visto cómo hacen los artistas? Se mueven, van, vienen, parece que no miren abajo del escenario. Pero, en realidad, no pierden nunca de vista al maestro de música que les marca el tiempo. También el alma, para no equivocarse y para no distraerse –lo que le haría equivocarse– debe tener el ojo del alma siempre fijo en Dios. Hablar, trabajar, caminar, pero el ojo mental no debe perder de vista a Dios.
Segundo punto para alcanzar la santidad: no perder nunca la fe en el Señor. Cualquier cosa que suceda, creer que sucede por bondad de Dios. Si es algo penoso, incluso malo, y por ello querido por fuerzas extrañas a Dios, pensar que Dios lo permite por bondad.
Las almas que saben ver a Dios en cualquier lugar, saben también cambiar todas las cosas en moneda eterna. Las cosas malas son monedas fuera de curso. Pero si las sabéis tratar como se debe, éstas se hacen legales y os adquieren el Reino eterno.
Está en vosotros hacer bueno lo que no es bueno; hacer de las pruebas, tentaciones, desgracias –que arruinan completamente a las almas ya derrumbantes– puntales y fundamentos para edificar el templo que no muere. El templo de Dios en vosotros en el presente, el templo de la bienaventuranza en el futuro, en mi Reino”.

VISITANTES DE....