I made this widget at MyFlashFetish.com.

viernes, 27 de mayo de 2011

Lo que Dios permita.

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Lo que Dios permita.
541 Un momento después oí en el alma esta voz: No tengas miedo de nada, no te sucederá nada sin Mi voluntad. Después de estas palabras del Señor una fuerza misteriosa entró en mi alma; me alegro grandemente de la bondad de Dios.
Comentario:
Debemos confiar mucho en Dios, que no permitirá que seamos tentados o probados más allá de nuestras fuerzas, y no dejará que el demonio nos atormente más allá de lo que el Señor permita para nuestro bien.
Si pensáramos en esta verdad de que Dios todo lo gobierna, absolutamente TODO, estaríamos más tranquilos y seguros que un pajarito en su nido, puesto que Dios es bueno y todo lo que quiere o permite en nuestra vida siempre es por amor y bondad hacia nosotros.
Este pensamiento de la Providencia de Dios y de su gobierno de todas las cosas, nos debe dar una gran confianza y paz en el alma, sabiendo que Dios ve y provee lo necesario a quien espera y confía en Él.
No hay que tener miedo, puesto que Dios no permitirá al demonio que nos pruebe más allá de nuestras fuerzas, y Dios nos dará la gracia sobreabundante para que salgamos vencedores y que la tentación o el mal que nos querían causar los demonios, se transforme en fuente de méritos para nosotros y ayuda para la salvación de muchas almas.
Jesús, en Vos confío.

domingo, 15 de mayo de 2011

Mi Maestro.

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Mi Maestro. 

Jesús, sé tú mi maestro, porque no quiero seguir a los falsos maestros del mundo, la moda, la televisión, el deporte, el demonio; sino que quiero seguirte solo a ti, y que me lleves en tus brazos poderosos hasta que al fin de mis días descanse para siempre en tu regazo, en el Cielo, donde seré feliz para siempre contigo.
¡Señor, sabes que el mundo no me puede llenar! Solo tú, que eres Dios, puedes llenar mi alma, que está hecha para lo infinito; y tú eres ese Infinito que busca y desea ardientemente mi corazón.
Jesús Misericordioso, ten misericordia de mí, porque a veces tengo miedo al sufrimiento y al futuro. Veo la vida de los santos y los mártires y me viene temor de no poder llegar adonde tú quieres que yo llegue. Solo te pido que tengas piedad de mí, que soy un pobrecito pecador, y que me ayudes a sobrellevar las pruebas de la vida, todo lo que tú tengas a bien enviarme para mi santificación y la salvación de mis hermanos. Pero te ruego que no me dejes solo, porque solo, soy menos que nada, una pobre cosa que tiene miedo de todo. ¡Ten misericordia de mí, de nosotros, dame el don del Espíritu Santo que, con su Fortaleza me infunda confianza y así pueda caminar seguro por el camino de la vida!

sábado, 14 de mayo de 2011

Sufrir pacientemente los defectos ajenos.

"JESUS YO CONFIO EN TI"


Sufrir pacientemente los defectos ajenos. 
A veces sucede a la inversa, y en lugar de sufrir nosotros con paciencia los defectos ajenos, hacemos sufrir a los demás con nuestros propios defectos.
Tratemos de corregirnos y tengámonos paciencia también para con nosotros mismos, porque el camino a la perfección no es de un día para el otro, sino que es gradual, con caídas y retrocesos. Por eso debemos tener paciencia con los defectos nuestros y con los de los demás, ya que muchas veces actúan sin darse cuenta de que nos molestan.
El ejemplo lo tenemos siempre en Jesús, que trataba bien a todos, incluso a los que lo perseguían y mataban.
Dice la Escritura que a fuerza de paciencia poseeremos nuestras almas. Y Santa Teresa de Jesús dice también que la paciencia todo lo alcanza.
Tenemos que armarnos de paciencia, porque también en el apostolado es necesaria e imprescindible la paciencia, ya que de lo contrario echaríamos todo a perder.
Tomemos el ejemplo de Dios, que no tiene apuro en hacer las cosas y se ha tomado siglos y milenios para realizar su obra creadora y redentora. Y como Dios es el dueño del tiempo, confiemos en Él que nos puede proveer el tiempo necesario para todo. No tengamos prisa porque Dios no la tiene. Conservemos la paz del alma y tengamos una sonrisa con los que nos fastidian, y esto será un gran heroísmo, tal vez más que morir mártires.
Jesús, en Vos confío.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Tiempo de Misericordia.

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Tiempo de Misericordia.

Ya está el hacha puesta en la raíz de los árboles; y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego. (Mt 3, 10)
Comentario:
Dios es infinitamente misericordioso, pero nosotros no somos eternos, y si bien Dios nos quiere dar su misericordia, hay solo un tiempo para que nosotros la podamos merecer, y ese tiempo es mientras vivimos en esta carne mortal, puesto que cuando nos llega la muerte, se termina el tiempo propicio para merecer la Misericordia de Dios, y comienza el tiempo de su Justicia inexorable.
Por eso es necesario que ya desde ahora produzcamos buenos frutos y pidamos perdón a Dios mientras tenemos tiempo, ya que no sabemos cuándo nos llegará la muerte, y con ella, el tiempo de la Justicia divina.
Pero también para el mundo llegará un día en que el tiempo de la misericordia divina cederá al tiempo de la Justicia de Dios, como el mismo Jesús se lo hizo saber a Santa Faustina, diciéndole que hablara de la Misericordia de Dios, que era una señal de los últimos tiempos, ya que luego vendría el tiempo de la Justicia.
Entonces no desperdiciemos este tiempo precioso que tenemos de vida, sino aprovechémoslo para ponernos en regla con Dios, confesándonos con un sacerdote y haciendo obras de misericordia.

martes, 10 de mayo de 2011

No tener miedo.

"JESUS YO CONFIO EN TI"

No tener miedo.
Todas las obras de Dios están coronadas por su Misericordia infinita. Por eso si confiamos en la Misericordia de Dios, entonces no debemos tener miedo a nada ni a nadie, ya que todo lo que sucede en el mundo y en nuestra vida está gobernado por Dios, que es la Bondad infinita, y que no permitiría algo que fuera un verdadero mal para nosotros.
La confianza en Dios expulsa el miedo, y al contrario, la desconfianza en Dios, hace que el miedo se meta en lo profundo de nuestra alma.
Por eso tenemos que hacer el propósito de confiar cada vez más en Dios, en su Misericordia, en su Bondad, meditando y reflexionando cada día en que todo lo que sucede, absolutamente TODO, está gobernado por Dios, y Él lo quiere o, al menos, lo permite por bondad hacia nosotros.
Con este pensamiento enfrentemos la vida y caminemos contentos por el mundo, sabiendo que Dios nos cuida y que, como dice Jesús en el Evangelio, hasta nuestros cabellos están contados, indicándonos con ello que a Dios no se le escapa ni un detalle de nosotros y nos cuida hasta en las cosas más mínimas.
Jesús, en Vos confío.

domingo, 1 de mayo de 2011

VISITANTES DE....