I made this widget at MyFlashFetish.com.

martes, 23 de noviembre de 2010

Tu voluntad.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Tu voluntad.
Jesús Misericordioso, quiero hacer tu voluntad. Porque sé muy bien que mi santificación depende de que yo haga tu santa voluntad. Por eso te pido, te ruego, que me guíes por al camino de tus deseos y que me des las gracias necesarias para enfrentar todo acontecimiento por penoso que sea.
Sé que todo lo que me sucede es querido o, al menos, permitido por ti, por bondad hacia mí, y por eso quiero confiar cada vez más completamente en ti y en tu Providencia divina, porque sé que todo lo que dispones para mí, es por amor y por mi bien, aunque a veces me parezca que es dura la prueba.
¡Señor, ten misericordia de mí, que soy un pobrecito pecador y el más débil de todos los hombres! Sin tu ayuda no puedo dar un solo paso en el bien, ni pronunciar una sola palabra buena. Dame la gracia de tu beneplácito para que yo camine contento por el camino de la vida, cumpliendo tus palabras, y siendo así tu amigo entrañable.
Tú, que llamas amigos a quienes cumplen tus mandamientos, tus palabras, cuéntame a mí también entre tus íntimos amigos, porque a partir de hoy quiero cumplir cada vez mejor y con mayor empeño y buena voluntad todos tus mandamientos.
¡Bendito seas, Jesús Misericordioso! Yo confío en ti pero, ¡aumenta mi confianza! ¡Gracias Jesús, Divino Señor!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Dar posada al peregrino.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Dar posada al peregrino.
Todos somos peregrinos en este mundo, y vamos golpeando en las puertas de los santos y de los ángeles para que nos vayan dando ayuda y alojamiento mientras vamos de camino por la vida. Pues así como nos gusta que ellos nos abran y nos den todo lo necesario para seguir en la senda de la vida, así también debemos saber abrir nuestra casa al hombre cansado y que nos pide un lugar para dormir o descansar y tomar fuerzas. Como dice el Apóstol: “Muchos, sin saberlo, han dado alojamiento a ángeles”.
Se puede decir que en estos tiempos hay tanta maldad que los peregrinos tal vez sean ladrones o asesinos encubiertos. Puede ser. Pero no quedará sin recompensa el que les hayamos abierto nuestra morada, y si nos roban o nos matan, seremos mártires del amor y Dios nos coronará en el Cielo como a verdaderos mártires.
Pero, además, debemos confiar en Dios que nos sabrá defender de los malvados. ¿O no creemos en el poder de Dios que, en un momento puede poner multitud de ángeles para defendernos, si fuera necesario?
El posadero de Belén no quiso dar posada a la Sagrada Familia y se quedó en la oscuridad. Porque se cerró al prójimo, se cerró a Dios. ¡Qué diferente habría sido para él si les hubiera conseguido un lugar a José y a María! ¡Que no nos pase algo similar a nosotros por cerrarle las puertas al peregrino, en quien debemos ver SIEMPRE a Jesús!

sábado, 20 de noviembre de 2010

Misericordia con el prójimo.


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Misericordia con el prójimo.
Todos los hombres necesitamos de la Misericordia de Dios porque nadie se salva en justicia sino por pura misericordia divina. ¿Y cómo obtenerla del Señor?
Jesús nos ha dejado un secreto para granjearnos la misericordia de Dios, y ese secreto es que seamos misericordiosos con nuestros hermanos, porque haciendo así, obtendremos de Dios la misericordia.
¿Y si necesitamos mucha misericordia divina porque hemos pecado mucho y muy gravemente? Hay una solución: lancémonos a realizar obras de misericordia a nuestros prójimos, con todos los medios de que disponemos y por todas las maneras posibles, porque con la misma medida que usemos para los demás, Dios la usará para nosotros. Y si somos buenos con todos, Dios será bueno con nosotros. Si somos muy misericordiosos con los hermanos, Dios lo será con nosotros.
Porque practicar la misericordia con los hombres es simplemente practicar la caridad, compadecerse de las miserias y necesidades de ellos. Y Dios piensa en nosotros, cuando nosotros pensamos en sus hijos.
Recordemos la consagración al Sagrado Corazón de Jesús, que es como un pacto que hacemos con Jesús: El Señor nos dice: “Ocúpate tú de Mí y de mis cosas, que yo me ocuparé de ti y de las tuyas”. ¿Y cuáles son las cosas del Señor? Son la gloria de Dios y la salvación de las almas. Y practicando la misericordia, los hombres favorecidos por nosotros, ven a través nuestro la bondad de Dios para con ellos, y vuelven a Dios o, se acercan más a Él.
Jesús, en Vos confío.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
Pobreza.
532 Después de la Santa Comunión vi al Señor Jesús que me dijo estas palabras: Hoy, penetra en el espíritu de Mi pobreza y organiza todo de tal modo que los más pobres no tengan nada que envidiarte. No en los grandes palacios ni en las esplendidas instalaciones, sino en el corazón puro y humilde Me complazco.
Comentario:
Para conquistar la estima del mundo los hombres buscan fama, dinero, gloria y poder. Pero para conquistar a Dios, el Corazón del Señor, hay que recorrer el camino inverso al recorrido por los hombres de mundo, porque Dios se complace en quien es pobre y despreciado.
Aquí Jesús le dice a Sor Faustina que viva como el más pobre de los mortales. Y nosotros, muchas veces, buscamos la riqueza a toda costa, sin recordar que Jesús nació en un pobre portal, recostado en un pesebre, y vivió en una humilde casita en Nazaret, y luego transcurrió su vida pública mayormente entre los pobres de este mundo.
Así que no tenemos excusa para no acercarnos a Dios, porque para agradarle a Él no es necesario tener mucho, sino hacernos voluntariamente cada vez más pobres, desprendidos de todos los bienes materiales, y así gozaremos de las dulzuras del Señor.
Jesús, en Vos confío

jueves, 11 de noviembre de 2010

Confiar en el perdón.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Confiar en el perdón.
Al alma culpable, oprimida bajo el peso de sus faltas, Jesús decía: “Confía, hijo, tus pecados te son perdonados”.
(De "El Libro de la Confianza", P. Raymond de Thomas de Saint Laurent)
Comentario:
¡Cuántas veces nos parece que no fuimos perdonados por Dios! Hemos cometido un pecado muy grande, o muchos pecados gravísimos, o por lo menos así lo creemos nosotros, y a pesar de habernos acercado varias veces a confesarlos con el sacerdote y de recibir el perdón de ellos, desconfiamos de Dios, creemos que no hemos sido perdonados, y seguimos teniendo miedo y angustia.
Pero Dios, cuando nos perdona los pecados, los destruye completamente y somos nuevas criaturas, completamente limpias. Debemos tener confianza en la Misericordia divina, que es infinitamente más grande que todos los pecados de todos los hombres.
¿Hemos cometido un pecado muy grave? Muy bien, eso está mal. Pero lo que está peor es desconfiar del perdón de Dios, desconfiar de su Misericordia. Y eso es lo que quiere el demonio, para llevarnos a la desesperación y alejarnos así para siempre de Dios. No le demos el gusto y confiemos en Jesús, que es la Bondad infinita y que le duele más la desconfianza que el pecado más grave.

martes, 2 de noviembre de 2010

Quince minutos con Jesús Misericordioso


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Quince minutos con Jesús Misericordioso
Por mi familia.
Jesús Misericordiosísimo, hoy quiero rogarte especialmente por mi familia, por mis seres queridos, para que tengamos paz y estemos unidos en tu amor, porque a veces el demonio lleva la división al núcleo familiar y estamos enojados unos con otros y no nos tenemos paciencia. ¡Señor, haz que estemos unidos en un solo corazón y una sola alma, porque tú y yo sabemos quién es el que siembra división: el demonio, y los hombres que le pertenecen! Estas son palabras duras Jesús, pero sabes que son verdaderas, porque no se puede ser verdadero cristiano y sembrar la discordia en medio de los hermanos.
Jesús, apiádate de todos nosotros, de los cercanos como de los lejanos, para que todos estemos unidos en un mismo espíritu, y tengamos paciencia y nos soportemos con amor, los unos a los otros.
Ojalá que el vivir en casa sea poco menos que un paraíso, ya que es muy lindo volver del trabajo o de la escuela y encontrar un ambiente de paz y armonía en nuestro hogar, donde se puede descansar y tomar nuevas fuerzas para las próximas batallas de la vida.
¡Jesús, ten misericordia de mi familia y de todas las familias del mundo, porque si las familias están mal, toda la sociedad está mal, y las almas sufren y se pierden porque no tienen un lugar de amor que los ampare y contenga! ¡Piedad, Jesús! ¡Misericordia!

VISITANTES DE....