I made this widget at MyFlashFetish.com.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Perseverar en la oración.

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Perseverar en la oración. 
Jesús Misericordioso, Rey de mi alma y de mi vida, te ruego que me ayudes a perseverar en la oración, porque sé muy bien que sin la oración mi alma languidece. Que yo aprenda de Ti, que en los momentos más angustiosos de tu vida, orabas con más insistencia y perseverancia. En cambio a mí me sucede lo contrario: cuanta más angustia y tristeza siento, tanto menos rezo. Y tendría que ser al revés, que cuanto mayor angustia y desconsuelo sienta, deberá ser mayor el tiempo de oración, que si no puedo hacer con palabras y oraciones ya hechas, al menos con el corazón y con las palabras que me salgan en esos momentos, que te invoque en mi ayuda.
Jesús, ¡cuánto me falta para ser perfecto! Parecería que en lugar de avanzar voy retrocediendo en la vida espiritual. Pero creo que esto es una ilusión porque Tú me vas llevando de la mano, y aunque nadie perciba el cambio que hay en mí, ni siquiera yo mismo lo perciba, igual voy avanzando porque Tú me vas transformando y me vas asimilando a Ti.
¡Te amo, Jesús de la Divina Misericordia! Te ruego que me colmes de tu amor y me des ánimo y constancia para rezar constantemente.
¡Bendito seas Señor!

martes, 27 de diciembre de 2011

Un buen consejo.

"JESUS YO CONFIO EN TI"


Un buen consejo.


Un buen consejo puede tener consecuencias muy grandes, puesto que la persona que lo recibe no sólo se beneficia ella si lo acepta, sino que puede ser origen de muchas buenas obras y salvación de almas.


Nunca demos malos consejos ni incitemos a ninguno al mal y a la maledicencia, porque si hasta de toda palabra ociosa pedirá cuenta el Señor en el Juicio, ¡cuánto más pedirá cuenta en el Juicio de toda palabra mala y de todo consejo diabólico!


Efectivamente cuando damos un mal consejo, hacemos la función del demonio, que aconsejó a Eva a desobedecer a Dios. ¡Cuántos hay que aconsejan un divorcio, un aborto, un crimen, una venganza, un suicidio! Tal vez nosotros lo hemos hecho alguna vez. Entonces es tiempo de arrepentirnos y purificar nuestro interior, creando en nosotros un nuevo corazón, para saber aconsejar cosas buenas, siendo así semejantes a los Ángeles Custodios, que saben dar siempre buenos consejos a los que están bajo su tutela.


Dios nos da tiempo y nunca es tarde para volver a empezar. Sólo es tarde cuando ya estamos condenados en el Infierno. Pero mientras tanto, si tenemos vida sobre la tierra, estamos a tiempo de cambiar y hacer penitencia, volvernos buenos consejeros, tratando de borrar el mal que hemos hecho, con el bien que podemos hacer ahora y en el futuro que Dios, misericordiosamente, nos otorga.


No perdamos tiempo inútilmente, porque todos tenemos pecados y todos hemos fallado a Dios y a los hermanos. A partir de hoy, de ahora mismo, comenzaremos una nueva vida, siendo como ángeles buenos que guían a sus hermanos hacia el Cielo y no hacia el Abismo infernal.


Jesús, en Vos confío.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Dios tendrá misericordia de ti

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Dios tendrá misericordia de ti

Tú, que sufres, que necesitas desesperadamente de Dios, que quieres ver, necesitas ver sus milagros contigo, ¡prepárate!, porque Dios tendrá misericordia de ti, y tú verás cambiar, para bien y mejor, todas tus cosas, porque has sido fiel, porque has creído en Aquel que todo lo puede, que es Dios, y lo has hecho tu Señor, al que sirves como un humilde esclavo, sin quejarte, aguantando las palizas que te ha ido dando la vida, porque sabes que no sólo existe la bondad y el bien en este mundo, tantas veces cruel, sino que existe también el mal, y aquí viven los malos junto a los buenos, esperando la siega de todos, confiando en la Justicia Divina, que tiene sus propias leyes, la única Ley que prevalece en todos los tiempos, la Ley Santa de Dios, los 10 Mandamientos, escritos por el dedo de Jahveh, Dios, ¡Dios!
Verás, mi amado hijo-a, que Dios tendrá misericordia de ti. Confía en Aquel que dispuso la Ley como tal, y ¡síguela!
Cumple con la Ley de Dios, porque es DE DIOS.
De ahora en adelante, proponte cumplir la Ley Sagrada de Dios, los 10 Mandamientos, escritos en tablas y en el sano corazón de toda persona, y así y sólo así, te podrá alcanzar, tocar, y podrás sentir, la Santa Misericordia de Dios.
Como Isabel, confía en Dios, y tendrás en tu vida las pruebas de su Amor, porque Dios te Ama, ¡a ti!, ¡sí!, ¡a ti!

P. Jesús

VISITANTES DE....