I made this widget at MyFlashFetish.com.

lunes, 31 de mayo de 2010

LETANÍAS AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


"JESUS YO CONFIO EN TI"


LETANÍAS AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

"...El mes de junio está dedicado, de modo especial, a la veneración del Corazón divino. No sólo un día, la fiesta litúrgica que, de ordinario, cae en junio, sino todos los días. Con esto se vincula la devota práctica de rezar o cantar cotidianamente las letanías al Sacratísimo Corazón de Jesús...." (Juan Pablo II).
"...Las letanías del Corazón de Jesús se inspiran abundantemente en las fuentes bíblicas y, al mismo tiempo, reflejan las experiencias más profundas de los corazones humanos. Son, a la vez, oración de veneración y de diálogo auténtico. Hablamos en ellas del corazón y, al mismo tiempo, dejamos a los corazones hablar con este único Corazón, que es "fuente de vida y de santidad" . Del Corazón que es "paciente y lleno de misericordia" y "generoso para todos los que le invocan...". (Juan Pablo II).


V Señor, ten misericordia de nosotrosR. Señor, ten misericordia de nosotros

V. Cristo, ten misericordia de nosotrosR. Cristo, ten misericordia de nosotros

V. Señor, ten misericordia de nosotrosR. Señor, ten misericordia de nosotros

V. Cristo, óyenosR. Cristo, óyenosV. Cristo, escúchanosR. Cristo, escúchanosV. Dios, Padre celestialR. Ten misericordia de nosotros

V. Dios Hijo Redentor del mundoR. Ten misericordia de nosotros

V. Dios Espíritu SantoR. Ten misericordia de nosotros

V. Trinidad Santa, un solo Dios
R. Ten misericordia de nosotros
(A las siguientes invocaciones se responde: "TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS")Corazón de Jesús, Hijo del Eterno Padre, ...

Corazón de Jesús, Formado por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen ...

Corazón de Jesús, Unido sustancialmente al Verbo de Dios, ...

Corazón de Jesús, Templo Santo de Dios, ...

Corazón de Jesús, Tabernáculo del Altísimo, ...

Corazón de Jesús, Casa de Dios y Puerta del Cielo, ...

Corazón de Jesús, Horno Ardiente de Caridad, ...

Corazón de Jesús, Santuario de Justicia y de Amor, ...

Corazón de Jesús, Lleno de Bondad y de Amor, ...

Corazón de Jesús, Abismo de todas las virtudes,..

Corazón de Jesús, Dignísimo de toda alabanza,...

Corazón de Jesús, Rey y centro de todos los corazones,...

Corazón de Jesús, en Quien se hallan todos los tesoros de la sabiduría...

Corazón de Jesús, en Quien reside toda la plenitud de la Divinidad,...

Corazón de Jesús, en Quien el Padre halló sus complacencias,...

Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos hemos recibido, ...

Corazón de Jesús, Deseo de los eternos collados, ...

Corazón de Jesús, Paciente y lleno de misericordia, ...

Corazón de Jesús, Generoso para todos los que te invocan,...

Corazón de Jesús, Fuente de vida y santidad,...

Corazón de Jesús, Propiciación por nuestros pecados,...

Corazón de Jesús, Saciado de oprobios,...

Corazón de Jesús, Hecho Obediente hasta la muerte, ...

Corazón de Jesús, Traspasado por una lanza,...

Corazón de Jesús, Fuente de todo consuelo,...

Corazón de Jesús, Vida y resurrección nuestra,...

Corazón de Jesús, Paz y reconciliación nuestra,...

Corazón de Jesús, Víctima por los pecadores, ...

Corazón de Jesús, Salvación de los que en ti esperan,...

Corazón de Jesús, Esperanza de los que en ti mueren, ...

Corazón de Jesús, Delicia de todos los Santos,...
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,- Perdónanos Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,- Escúchanos Señor.

Jesús Manso y Humilde de Corazón,- Haz nuestro corazón semejante al Tuyo.

Oh Dios Todopoderoso y Eterno, mira el Corazón de tu amantísimo Hijo, las alabanzas y satisfacciones que en nombre de los pecadores te ofrece y concede el perdón a quienes te piden misericordia en el nombre de tu mismo Hijo, Jesucristo, el cual vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

Acto de Confianza en el Corazón de Jesús



"JESUS YO CONFIO EN TI"

Acto de Confianza en el Corazón de Jesús
Oh, Corazón de Jesús, Dios y Hombre verdadero, delicia de los Santos, refugio de los pecadores y esperanza de los que en Ti confían; Tú nos dices amablemente: Vengan a Mí; y nos repites las palabras que dijiste al paralítico: Confía, hijo mío, tus pecados te son perdonados, y a la mujer enferma: Confía, hija, tu fe te ha salvado, y a los Apóstoles: Confíen, Yo Soy, no teman.
Animado con estas palabras acudo a Ti con el corazón lleno de confianza, para decirte sinceramente y desde lo más íntimo de mi alma: Corazón de Jesús en Ti confío.
Sí, Corazón de mi amable Jesús, confío y confiaré siempre en tu bondad; y, por el Corazón de tu Madre, te pido que no desfallezca nunca esta confianza en Ti, a pesar de todas las contrariedades y de todas las pruebas que Tú quisieras enviarme, para que habiendo sido mi consuelo en vida, seas mi refugio en la hora de la muerte y mi gloria por toda la eternidad. Amén.

Oración para ofrecer la Comunión de los Primeros Viernes


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Oración para ofrecer la Comunión de los Primeros Viernes
Corazón Sacratísimo de Jesús, que por el grande amor que nos tienes, te has dignado prometernos la perseverancia final y la gracia de no morir sin Sacramentos, haciéndote nuestro seguro asilo en la última hora de nuestra vida; humildemente te pido que cumplas en mí tu palabra, que tanta confianza inspira a nuestros coraz0nes. Yo, por mi parte, prometo hacer cuanto pueda para amarte más y más y para hacerme digno de una tan grande Promesa, evitando el pecado y todo cuanto pueda desagradarte. Te pido para ello, tu gracia, que espero alcanzar por lo méritos de tu mismo Corazón. Amén.

En honor del Sagrado Corazón de Jesús


"JESUS YO CONFIO EN TI"


En honor del Sagrado Corazón de Jesús
Durante el mes de junio se celebra en bastantes lugares, de un modo más especial, al Sagrado Corazón de Jesús. Ofrecemos, de la mano de Juan Pablo II, unas meditaciones breves que nos pueden ayudar a crecer en esta devoción tan querida por la Iglesia.
Irma Barocio Esquivel
autorescatolicos.org

Día 1
Hijo del Eterno Padre ...
Día 2
formado por el Espíritu Santo Madre ...
Día 3
unido sustancialmente al Verbo de Dios ...
Día 4
de Majestad Infinita ...
Día 5
Templo Santo de Dios ...
Día 6
Horno Ardiente de Caridad ...
Día 7
Santuario de Justicia y Amor ...
Día 8
lleno de Bondad y de Amor ...
Día 9
Abismo de todas las Virtudes ...
Día 10
dignísimo de toda Alabanza ...
Día 11
Rey y Centro de todos los corazones
Día 12
con todos los tesoros de la Sabiduría y de la Ciencia
Día 13
en quien habita toda la Plenitud de la Divinidad
Día 14
en quien el Padre halló sus complacencias
Día 15
de cuya Plenitud todos hemos recibido
Día 16
deseo de los eternos collados
Día 17
paciente y de mucha Misericordia
Día 18
gseeneroso para todos los que te invocan
Día 19
Fuente de Vida y de Santidad
Día 20
Propiciación por nuestros pecados
Día 21
saciado de oprobios
Día 22
despedazado por nuestros pecados
Día 23
hecho obediente hasta la muerte
Día 24
perforado por una lanza
Día 25
Fuente de todo consuelo
Día 26
Vida y Resurrección nuestra
Día 27
Paz y Reconciliación nuestra
Día 28
Víctima por los pecadores
Día 29
Salvación de los que en Ti esperan
Día 30
Esperanza de los que en Ti mueren


CLIKEA EN EL DIA CORRESPONDIENTE ESTAS PRESENTACIONES SON DE FLUVIUM Y SON MUY HERMOSAS

PROMESAS DE JESUS



"JESUS YO CONFIO EN TI"

Nuestro Señor hizo las siguientes PROMESAS, a las personas que se dedicaran a rezar estas oraciones, por todo un año.

He aquí las PROMESAS:
Las Promesas Libraré del Purgatorio a 15 almas de su parentela o linaje.

15 almas de su parentela o linaje serán preservadas y confirmadas en la gracia.

15 pecadores de su linaje serán convertidos.

El que rezare estas oraciones alcanzará el primer grado de la perfección.

15 días antes de de su muerte, le daré el alimento de Mi Sagrado Cuerpo para que se escape del hambre eterna; y le daré de beber de Mi Preciosísima Sangre para que no padezca de sed eternamente.

15 días antes de su muerte, sentirá contrición profunda por todos sus pecados, y tendrá conocimiento perfecto de todas sus culpas.

Yo pondré el signo de Mi victoriosa Cruz delante de él, para que sea su amparo y defensa contra las acehanzas de sus enemigos.

Antes de su muerte, vendré a él con Mi carísima y bienamada Madre. Benignamente recibiré su alma, y le conduciré a las delicias eternas. Y habiendo conducido a esta alma hasta las mansiones eternas, allí le daré a beber de Manantial de Mi Divinidad; cosa que no haré con los que no hayan recitado Mis oraciones.

Haz saber que el que haya vivido en estado de pecado mortal aún por 30 años, si rezare devotamente estas oraciones, o si hubiere propuesto rezarlas, el Señor le perdonará todos sus pecados. Yo le defenderé contra graves tentaciones.

Preservaré y guardaré sus 5 sentidos. Le preservaré de una muerte repentina. Su alma será librada de la muerte eterna.

Esta alma obtendrá todo cuanto le pidiere a Dios y a la Santísima Virgen. Si haya vivido haciendo su propia voluntad durante todo su vida y si debiera morir a día siguiente, Yo le prolongaré su existencia para que se confiese bien. Cada vez que un alma rezare estas Oraciones, ganará 100 días más de indulgencia. Se le asegura que será colocado junto al Supremo Coro de los Santos Angeles. Al que enseñare estas Oraciones a otra persona, se le asegura gozo continuo y el mérito perdurable por toda la eternidad. Dondequiera que se rezaren estas Oraciones, o si se rezan en algún tiempo futuro, allí estará Dios presente con Su gracia.


Primera Oración Padre Nuestro - Ave Maria. O Jesucristo! ¡Sois la eterna dulzura de todos los que Os aman; la alegría que sobrepasa toda gozo y deseo; la salvación y esperanza de todos los pecadores! Habéis manifestado no tener mayor deseo que el de permanecer en medio de los hombres, en la tierra. Los amáis hasta el punto de asumir la naturaleza humana, en la plenitud de los tiempos, por amor a ellos. Acordaos de todos los sufrimientos que habéis soportado desde el instante de Vuestra Sagrada Pasión; así como fue decretado y ordanado desde toda la eternidad, según el plan divino.
Acordaos, O Señr, que durante la última cena con Vuestros discípulos les habéis lavado los pies; y después, les distéis Vuestro Sacratísimo Cuerpo, y Vuestra Sangre Preciosísima. Luego, confortándolos con dulzura, les anunciasteis Vuestra próxima Pasión.
Acordaos de la tristeza y amargura que habéis experimentado en Vuestra alma, como Vos mismo lo arirmasteis, diciendo: "Mi alma está triste hasta la muerte." "
Acordaos de todos los temores, las angustias y los dolores que habéis soportado, en Vuestro Sagrado Cuerpo, antes del suplicio de la crucifixión. Después de haber orado tres veces, todo bañado de sudor sangriento, fuisteis traicionado por Vuestro discípulo, Judas; apresado por los habitantes de una nación que habíais escogido y enaltecido. Fuisteis acusado por falsos testigos e injustamente juzgado por tres jueces; todo lo cual sucedió en la flor de Vuestra madurez, y en la solemne estación pascual.
Acordaos que fuisteis despojado de Vuestra propia vestidura, y revestido con manto de irrisión. Os cubrieron los Ojos y la Cara infligiendo bofetadas. Después, coronándoos de espinas, pusieron en Vuestras manos una caña. Finalmente, fuisteis atado a la columna, desgarrado con azotes, y agobiado de oprobios y utrajes.
En memoria de todas estas penas y dolores que habéis soportado antes de Vuestra Pasión en la Cruz, concededme antes de morir, una contrición verdadera, una confesión sincera y completa, adecuada satisfacción; y la remisión de todos mis pecados. Amen.


Segundo Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús! la verdadera libertad de los ángeles, y paraíso de delicias! Acordaos del horror y la tristeza que fuisteis oprimido, cuando Vuestros enemigos como leones furiosos, Os rodearon con miles de injurias: salivazos, bofetadas, laceraciones, arañazos y otros suplicios inauditos. Os atormentaron a su antojo. En consideración de estos tormentos y a las palabras injuriosas, Os suplico, ¡O mi Salvador, y Redentor! que me librés de todos mis enemigos visibles e invisibles y que, bajo Vuestra protección, hagáis que yo alcance la perfección de la salvación eterna. Amén.


Tercera Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús! Creador del Cielo y de la Tierra, al que nada puede contener ni limitar! Vos abarcáis todo; todo es sostenido bajo Vuestra amorosa potestad. Acordaos del dolor muy amargo que sufristeis cuando los judíos, con gruesos clavos cuadrados, golpe a golpe, clavaron Vuestras Sagradas Manos y Pies a la Cruz. Y no viéndoos en un estado suficientemente lamentable para satisfacer su furor, agrandaron Vuestras Llagas, thy, agregando dolor sobre dolor. Con indescriptible crueldad, extendieron Vuestro Cuerpo en la Cruz. Y con jalones y estirones violentos, en toda dirección, dislocaron Vuestros Huesos.
O Jesús, en memoria de este santo dolor que habéis soportado con tanto amor en la Cruz, Os suplico concederme la gracia de temeros y amaros. Amen.


Cuarta Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, Médico Clestial, elevado en la Cruz para curar nuestras llagas con las Vuestras! Acordaos que las contusiones y los desfallecimientos que habéis sufrido en todos Vuestros Miembros; y que fueron distendidos a tal grado, que no ha habido dolor semejante al Vuestro. Desde la cima de la cabeza hasta la planta de los pies, ninguna parte de Vuestro Cuerpo estaba exenta de tormentos. Sin embargo, olvidando todos Vuestros sufrimientos, no dejasteis de pedir por Vuestros enemigos, a Vuestro Padre Celestial, diciédole: "Padre, perdónalos no saben lo que hacen."
Por esta inmensa misericordia, y en memoria de estos sufrimientos, Os hago esta súplica: conceded que el recuerdo de Vuestra muy amarga Pasión, nos alcance una perfecta contrición, y la remisión de todos nuestros pecados. Amén.


Quinta Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, Espejo de Resplendor Eterno! Acordáos de la tristeza aguda que habéis sentido al comtemplar con anticipación, las almas que habían de condenarse. A la luz de Vuestra Divinidad, habéis vislumbrado la predistinación de aquellos que se salvarían, mediante los méritos de Vuestra Sagrada Pasión. Simultáneamente habéis contemplado tristemente la inmensa multitud de réprobos que serían condenados por sus pecados; y Os habéis quejado amargamente de esos desesperados, perdidos y desgraciados pecadores.
Por este abismo de la compasión y piedad, y principalmente por la bondad que demostrasteis hacia el buen ladrón, diciéndole: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso.", hago esta súplica, Dulce Jesús. Os pido que a la hora de mi muerte tengáis misericordía de mí. Amén.


Sexta Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, Rey infinitamente amado y deseado! Acordaos del dolor que habéis sufrido, cuando, desnudo y como un criminal común y corriente, fuisteis clavado y elevado en la Cruz. También, fuisteis abandonado de todos Vuestros parientes y amigos con la excepción de Vuestra muy amada Madre. En Vuestra agonía, Ella permaneció fiel junto a Vos; luego, la encomendasteis a Vuestro fiel discípulo, Juan, diciendo a María: "¡Mujer, he aquí a tu hijo!" Y a Juan: "¡He aquí a tu Madre!"
Os suplico, O mi Salvador, por la espada de dolor que entonces traspasó el alma de Vuestra Santísima Madre, que tengáis compasión de mi. Y en todas mis aflicciones y tribulaciones, tanto corporales como espirituales, ten piedad de mí. Asistidme en todas mis pruebas, y especialmente en la hora de mi muerte. Amén.


Septíma Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, inagotable Fuente de compasión, ten compasión de mi! En un profundo gesto de amore, habéis exclamado en la Cruz: "¡Tengo sed!" Era sed por la salvación del género humano. ¡O mi Salvador! Os ruego que inflaméis nuestros corazones con el deseo de dirigirnos hacia la perfección, en todas nuestras obras. Extinguid en nosotros la concupiscencia carnal y el ardor de los apetitos mundanos. Amén.


Octava Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, Dulzura de los corazones y Deleite de espíritu! Por el vinagre y la hiel amarga que habéis probado en la Cruz, por amor a nosotros, oíd nuestros ruegos. Concedednos la gracia de recibir dignamente Vuestro Sacratísimo Cuerpo y Sangre Preciosísima durante nuestra vida, y también a la hora de la muerte para servir de remedio y consuelo a nuestras almas. Amén.


Novena Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, Virtud Real y Gozo de alma! Acordaos de dolor que habéis sentido, sumergido en un océano de amargura, al acercarse la muerte. Insultado y ultrajado por los judíos, clamasteis en alta voz que habíais sido abandonado por Vuestro Padre Celestial, diciédole: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?"
Por esta angustia, Os suplico, O mi Salvador, que no me abandonéis en los terrores y dolores de mi muerte. Amén.


Décima Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, Principio y Fin de todas las cosas, Sois la Vida y la Virtud plena! Acordaos que por causa nuestra fuisteis sumergido en un abismo de penas, sufriendo dolor desde la planta de los Pies hasta la cima de la Cabeza. En consideración a la enormidad de Vuestras Llagas, enseñadme a guardar, por puro amor a Vos, todos Vuestros Mandamientos; cuyo camino de Vuestra Ley Divina es amplio a agradable para aquellos qu Os aman. Amén.


Undécima Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús! ¡Abismo muy profundo de Misericordia! En memoria de la Llagas que penetraron hasta la médula de Vuestros Huesos y Entrañas, para atraerme hacia Vos, presento esta súplica. Yo, miserable pecador, profundamente sumergido en mis ofensas, pido que me apartéis del pecado. Ocultadme de Vuestro Rostro tan justamente irritado contra mi. Escondedme en los huecos de Vuestras Llagas hasta que Vuestra cólera y justísima indignación hayan cesado. Amén.


Duodécima Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, Espejo de la Verdad, Sello de la Unidad, y Vínculo de la Caridad! Acordaos de la multitud de Llagas con que fuisteis herido, desde la Cabeza hasta los Pies. Esas Llagas fueron laceradas y enrojecidas, O dulce Jesús, por la efusión de Vuestra adorable Sangre. ¡Oh, qué dolor tan grande y repleto habéis sufrido por amor a nosotros, en Vuestra Carne virginal! ¡Dulcísimo Jesús! ¿Qué hubo de hacer por nosotros que no habéis hecho? Nada falta. ¡Todo lo habéis cumplido! ¡O amable y adorable Jesús! Por el fiel recuerdo de Vuestra Pasión, que el Fruto meritorio de Vuestros sufrimientos sea renovado en mi alma. Y que en mi corazón, Vuestro Amor aumente cada día hasta que llegue a contemplaros en la eternidad. ¡O Amabilísimo Jesús! Vos sois el Tesoro de toda alegría y dicha verdadera, que Os pido concederme en el Cielo. Amén.


Décima-Tercia Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, fuerte León, Rey inmortal e incencible! Acordaos de inmenso dolor que habéis sufrido cuando, agotadas todas Vuestras fuerzas, tanto morales como físicas, inclinasteis la Cabeza y dijisteis: "Todo está consumado."
Por esta angustia y dolor, Os suplico, Señor Jesús, que tengáis piedad de mí en la hora de mi muerte cuando mi mente estará tremendamente perturbada y mi alma sumergida en angustia. Amén.


Décima-Cuarta Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, único Hijo del Padre Celestial, esplendor y semejanza de Su Esencia! Acordaos de la sencilla y humilde recomendación que hicisteis de Vuestra Alma, a Vuestro Padre Eterno, diciéndole: "¡Padre, en Tus Manos encomiendo Mi Espíritu!" Desgarrado Vuestro Cuerpo, destrozado Vuestro Corazón, y abiertas la Entrañas de Vuestra misericordia para redimirnos, habéis expirado. Por Vuestra Preciosa Muerte, Os suplico, O Rey de los santos, confortadme. Socorredme para resistir al demonio, la carne y al mundo. A fin de que, estando muerto al mundo, viva yo solamente para Vos. Y a la hora de mi muerte, recibid mi alma peregrina y desterrada que regresa a Vos. Amén.


Décima-Quinta Oración Padre Nuestro - Ave Maria. ¡O Jesús, verdadera y fecunda Vid! Acordaos de la abundante efusión de Sangre que tan generosamente habéis derramado de Vuestro Sagrado Cuerpo. Vuestra preciosa Sangre fue derramada como el jugo de la uva bajo el lagar.
De Vuestro Costado perforado por un soldado, con la lanza, ha brotado Sangre y agua, hasta no quedar en Vuestro Cuerpo gota alguna. Finalmente, como un haz de mirra, elevado a lo alto de la Cruz, la muy fina y delicada Carne Vuestra fue destrozado; la Substancia de Vuestro Cuerpo fue marchitada; y disecada la médula de Vuestros Huesos.
Por esta amarga Pasión, y por la efusión de Vuestra preciosa Sangre, Os suplico, O dulcísimo Jesús, que recibáis mi alma, cuando y esté sufriendo en la agonía de mi muerte. Amén.
Conclusión ¡O Dulce Jesús! Herid mi corazón a fin de que mis lágrimas de amor y penitencia me sirvan de pan, día y noche. Convertidme enteramente, O mi Señor, a Vos. Haced que mi corazón sea Vuestra Habitación perpetua. Y que mi conversación sea agradable. Que el fin de mi vida Os sea de tal suerte loable, que después de mi muerte pueda merecer Vuestro Paraíso; y alabaros para siempre en el Cielo con todos Vuestros santos. Amén.

DÍA 1 EL SAGRADO CORAZÓN, MODELO DE AMOR


"JESUS YO CONFIO EN TI"

DÍA 1 EL SAGRADO CORAZÓN, MODELO DE AMOR

¿QUÉ motivos han inducido al Señor a darnos su Sagrado Corazón? Sólo motivos de amor. Porque nos amó se hizo hombre, porque nos amó sufrió Pasión y muerte, porque nos amó quiso quedarse en la Eucaristía, porque nos amó se dignó manifestarnos en estos últimos tiempos las riquezas de su adorable Corazón. ¿Y a quién amó? A criaturas ingratas y culpables, indignas de ocupar uno solo de sus pensamien-tos. Nos vio como éramos, pobres, infelices, llenos de corrupción y de pecados. Por nuestra suma miseria nos amó. ¡Oh amor tiernísimo del Corazón de Jesús! ¿Y cómo nos amó? No como aman los hombres, ni como aman los Ángeles, ni como ama la misma Virgen María. Nos amó como sólo puede amar Él; con amor eterno, infinito, divino, amor del Corazón de un Dios.

¡Oh Pobre corazón mío! ¡Qué nobleza la tuya! Has sido amado a pesar de tu miseria por el Co-razón de todo un Dios! ¿Conoces ¡oh hombre! hasta qué punto te ha engrandecido Dios, haciéndote objeto de su amor?

Medítese unos minutos, II ¿Y qué pide el Corazón de Jesús a cambio de este amor? No pide nuestra vida, nuestra salud ni nuestras riquezas. Pide sólo el amor de nuestro corazón. Pide sólo ser amado, no como merece El, sino como podemos amar nosotros con nuestro pobre corazón. Con una gotita del nuestro se con-tenta Él, a cambio del océano que nos da del suyo. ¡Tengo sed!, clama desde este sagrario, como desde la cruz. Tengo sed de vuestro amor. ¡Ah! ¡hermanos! ¡no nos hagamos los sordos a este grito amoroso del Corazón de Jesús! ¡Amemos al Sagrado Corazón!

¿Y cómo se le ama? Se le ama guardando su ley, procurando seguir sus inspiraciones; buscándole amigos que le quieran; ganándoles almas que un día sean con El dichosas; evitándole injurias y menosprecios; desagraviándole por ellos. Así se aman los hombres unos a otros. Así debemos amar a Jesús. ¿Qué haces tú por aquel padre, por aquella esposa, por aquel hermano, por aquel amigo a quien amas tanto? ¿Cómo les hablas? ¿Cómo les sirves? ¿Cómo les contentas? pues bien; haz lo mismo con el Corazón de tu buen Jesús, y estará satisfecho de ti. ¡Ay de ti si no le amas por lo menos de esta manera! ¡Infeliz! Deberás aborrecerlo por toda la eternidad.
Medítese. y pídase la gracia particular.

1 de junio

"JESUS YO CONFIO EN TI"
1 de junio
- “ES IMPOSIBLE.”Dios nos dice: Todo es posible (Lc 18,27)-
“ESTOY AGOTADO.”Dios nos dice: Yo te haré descansar (Mt 11,28-30)-
“NO PUEDO CON LOS ACONTECIMIENTOS”Dios te responde: Yo dirijo tus pasos (Pr 3,5-6)- “NO LO PUEDO CONSEGUIR”Dios te responde: Todo lo puedes hacer (Flp 4,13)-
“NO VALE LA PENA”Dios te responde: Sí valdrá la pena (Rm 8,28)-
“NO ME PUEDO PERDONAR”Dios te responde: “Yo sí te perdono” (1Jn 1,9)-
“TENGO MIEDO”Dios: Yo no te he dado un espíritu de temor (1Tm 1,7)-
“SIEMPRE ESTOY PREOCUPADO”Dios nos dice: Echa tus cargas sobre mí (1P 5,7)-
“NO TENGO SUFICIENTE FE”Dios nos dice: Yo a todos os doy medida en vuestra fe (Rom 12,3)-
“NO SOY INTELIGENTE”Dios nos dice: Yo te daré la sabiduría (1 Co 1,30)-
“ME SIENTO SOLO”Dios nos dice: Nunca te dejaré (Hb 13,5)
El corazón de Jesús, en este día del mes de Junio, nos invita a creer, a aumentar nuestra fe y a poner todo lo que somos y hacemos en El. Sólo así habrá luz en el fondo de todo lo que vivimos.

SAGRADO CORAZON DE JESUS




"JESUS YO CONFIO EN TI"

SAGRADO CORAZON DE JESUS
CODIGO PARA LA BUENA CIRCULACIÓNDE UN CORAZÓNCON VALORES HUMANOS Y CRISTIANOS(Javier Leoz )
1
Cuando tu vida sea un cruce de dificultades y de desconcierto piensa que Dios te ayudará a salir con éxito. “Pedid y se os dará” nos dice Jesús.RECUERDA MI MISERICORDIA ES ETERNA

Aún cuando creas que siempre vas en la dirección acertada....deja que Dios te acompañe a un lado de tu camino. “Yo soy el camino, la verdad y la vida” dice el Señor.Y SIEMPREE STOY A TU LADO

No todo en el mundo está bien..ni todo en el mundo está mal. Pero es bueno estar atento y saber poner los límites en aquello que nos conviene.

La Fe nos ayuda a cribar lo positivo de lo negativo. “Sin mí nada podéis hacer” nos recuerda Jesús.Y MI CORAZON TE ESPERA
JESÚS, EN TI CONFÍO


sábado, 29 de mayo de 2010

Sin miedo a nada.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Sin miedo a nada.
Donde está Jesús no se debe tener miedo, porque Jesús es Dios y todo poder le está sometido. Por eso si Él permite al demonio que nos haga algo, siempre será para nuestro bien.
Y Jesús está con nosotros si estamos en gracia de Dios, porque así Él habita en nuestra alma junto con el Padre y el Espíritu Santo. Y donde está la Santísima Trinidad también está junto a Ella la Virgen Santísima. Así que ¿por qué vamos a tener miedo?, ¿a quién o a qué vamos a temer? No tengamos miedo entonces y trabajemos por la salvación de las almas y nuestra propia salvación, que aunque el demonio se ponga rabioso y quiera hacernos mal, no podrá hacer nada más que lo que Dios le permita.
Es necesario que intensifiquemos nuestra confianza en la misericordia de Dios, porque el alma que confía en la misericordia divina es el alma más feliz, como el mismo Jesús se lo ha revelado a Sor Faustina.
Entonces recemos mucho para tener valor en la vida y caminar tranquilos y en paz de la mano de Jesús, porque por medio de la oración alejamos los peligros de nuestro lado y nos hacemos fuertes para resistir las pruebas de la vida.

viernes, 28 de mayo de 2010

El Credo de los Apóstoles – meditado


"JESUS YO CONFIO EN TI"

El Credo de los Apóstoles – meditado

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra, (Gn. 1,1 & 2, 1)
Yo creo que existe un Dios que me ha creado a mí y a todo el universo, Yo reconozco que El es lleno de poder, Sabiduría y Amor; El es el autor de todo lo que existe.

y en Jesucristo su Único Hijo, Nuestro Señor, (Lc. 1, 43 Lc. 1, 32 – 33 Jn. 1, 1 Jn. 1, 29 – 34 Is. 11, 1 – 9 )
Yo creo que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios vivo, el Mesías, El ungido, El es el único Hijo engendrado de Dios, eternamente unido a El, El es la Palabra de Dios, hombre verdadero y Dios verdadero, El ha recibido poder sobre toda la creación como "Señor" porque El es nuestro Salvador.

que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; nació de Santa María Virgen, (Lc. 2, 1 – 7 Is. 7, 10 – 17)
Yo creo que la Palabra de Dios se vistió de carne y se volvió hombre para el propósito de nuestra salvación, El fue concebido por el Poder del Espíritu Santo en el vientre de la Santísima Virgen María. Yo creo que Jesús el hijo de María, es el hijo de Dios.

padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado, (Jn. 19, 17 – 42 Is. 53, 13)
Yo creo que Jesucristo renunció toda su Divinidad para poder sufrir por nosotros, El tomó sobre si mismo el castigo debido por nuestros pecados y murió como cualquier ser humano.

descendió a los infiernos, (Hch. 2, 24; 2, 31; Flp 2, 10, I Pe. 3, 19-20, Ap. 1, 18 Ef. 4, 9)
Yo creo que después de que Jesús murió, El fue al lugar donde estaban todos los espíritus de los muertos, El fue allí para liberar a los cautivos quienes no habían recibido su redención todavía.

al tercer día resucitó de entre los muertos; (Jn. 20, 1)
Yo creo que Jesús venció la muerte por el poder de Su resurrección. Los tres días son un signo para los creyentes, una confirmación de la santidad de sus palabras. El destruyó la muerte porque El no tenia pecado y la muerte es el precio por nuestros pecados. El murió para que nosotros podamos vivir eternamente a través de Su resurrección.

subió a los cielos, está sentado a la diestra (derecha) de Dios Padre Todopoderoso; (Hch. 1, 3)
Yo creo en la fidelidad de Jesús, Quien esta sentado a la derecha de Dios como Rey de Reyes y Señor de Señores, allá El prepara un lugar para nuestras almas y envía el Espíritu Santo para darnos Esperanza y Confianza en El.
desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. (Hch. 1, 11 Mt. 25, 31 – 46)
Yo creo en la segunda venida de Cristo (parusía) en Gloria, Yo creo que después de que nosotros muramos seremos juzgados y también creo en el Juicio Final para todo el mundo.
Creo en el Espíritu Santo, (Hch. 2, 1 – 13)Yo creo en la tercera persona de la Santísima Trinidad, Quien nos ha hecho templos de su Gloria, Yo creo que el Espíritu Santo es Dios nuestro abogado, maestro y consolador. El es el Espíritu de Amor y de Paz del Padre y del Hijo.
en la Santa Iglesia Católica, (Ef. 4, 4 – 6)
Yo creo que Jesús fundo Su Iglesia sobre Pedro (Petrus = piedra) la roca, y que esta Iglesia todavía esta firme por el poder de Sus palabras a través de sucesión apostólica hasta el día de hoy, Yo creo que nosotros debemos de someternos a las enseñanzas del Magisterio de la Una, Santa Iglesia: Católica, Apostólica y Romana.

en la Comunión de los Santos, (1Cor. 1, 2 Mt. 13, 31 – 33 (Parábola del Reino) Col. 1, 15 – 20)
Yo creo que la Iglesia es el cuerpo de Cristo, El es la cabeza y nosotros somos los miembros. Por la Gracia de Dios nosotros permanecemos en su Espíritu y entramos en comunión con las almas de aquellos quienes ya han ido ante el. Yo creo en la Iglesia triunfante del cielo, formada por todos los santos en Cristo, Yo creo en la Iglesia sufriente formada por todos aquellos quienes están siendo purificados en el purgatorio, y Yo creo en la Iglesia militante, formada por todos los bautizados quienes están viviendo sus vidas para Dios aquí en la tierra.

en el perdón de los pecados, (Jn. 20, 21 – 23)
Yo creo que todos los pecados cometidos, excepto aquellos cometidos en contra del Espíritu Santo pueden ser perdonados porque Jesús es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Yo creo en el poder de perdonar los pecados dado por Cristo a los Apóstoles y continuado por sucesión apostólica a todos los Sacerdotes Católicos y Ortodoxos, en el Sacramento de la Penitencia donde nosotros somos reconciliados con Dios.

en la resurrección de la carne, y en la vida eterna. Amén. (Jn. 6, 28 1Cor. 15, 35 – ss Cristo nuestra primicia [1Cor. 15, 17])
Yo creo en las Palabras de Cristo Quien dijo "Yo te levantaré en el último día." Yo creo en Sus promesas de la vida eterna. Amén. Que así sea, que haga realidad en mi vida y la de los hermanos. Amén.

Autor: José de Jesús y María

jueves, 27 de mayo de 2010

¡GLORIA Y ALABANZA A TÍ, SANTÍSIMA TRINIDAD, ÚNICO Y ETERNO DIOS!


"JESUS YO CONFIO EN TI"

¡GLORIA Y ALABANZA A TÍ, SANTÍSIMA TRINIDAD, ÚNICO Y ETERNO DIOS!
Bendito seas, Padre, que en Tu infinito Amornos has dado a Tu Hijo Unigénito,hecho carne por obra del Espíritu Santoen el seno purísimo de la Virgen Maríay nacido en Belén hace dos mil años.Él se hizo nuestro Compañero de viajey dio nuevo significado a la historia,que es un camino recorrido juntosen las penas y los sufrimientos,en la fidelidad y el amor,hacia los cielos nuevos y la Tierra nueva en los cuales Tú, vencida la muerte, serás Todo en todos.

¡Gloria y alabanza a Ti, Santísima Trinidad, Único y Eterno Dios!Que por tu gracia, Padre, este año sea un Tiempo de conversión y de gozoso retorno a Ti;que sea un Tiempo de reconciliación entre los hombresy de nueva concordia entre las naciones;un tiempo en que las espadas se cambien por aradosy al ruido de las armas le sigan los cantos de la paz.Concédenos, Padre, poder vivir dóciles a la voz del Espíritu,fieles en el seguimiento de Cristo,asiduos en la escucha de la Palabra y en el acercarnos a las fuentes de la gracia.

¡Gloria y alabanza a Ti, Santísima Trinidad, Único y Eterno Dios!Sostén, Padre, con la fuerza del Espíritu,los esfuerzos de la Iglesia en la nueva evangelizacióny guía nuestros pasos por los caminos del mundo,para anunciar a Cristo con la propia vida orientando nuestra peregrinación terrena hacia la Ciudad de la luz.Que los discípulos de Jesús brillen por su amor hacia los pobres;que sean solidarios con los necesitadosy generosos en las obras de misericordia;que sean indulgentes con los hermanospara alcanzar de Ti ellos mismos indulgencia y perdón.

¡Gloria y alabanza a Ti, Santísima Trinidad, Único y Eterno Dios!Concede, Padre, que los discípulos de Tu Hijo,purificada la memoria y reconocidas las propias culpas,sean una sola cosa para que el mundo crea.Se extienda el diálogo entre los seguidores de las grandes religionesy todos los hombres descubran la alegría de ser hijos tuyos.

A la voz suplicante de María, Madre de todos los hombres,se unan las voces orantes de los apóstoles y de los mártires cristianos,de los justos de todos los pueblos y de todos los tiempos,para que este tiempo sea para cada uno y para la Iglesiacausa de renovada esperanza y de gozo en el Espíritu.

¡Gloria y alabanza a Ti, Santísima Trinidad, Único y Eterno Dios!A Ti, Padre Omnipotente, origen del cosmos y del hombre,Por Cristo, el que vive, Señor del tiempo y de la historia,En el Espíritu que santifica el universo, alabanza, honor y gloria ahora y por los siglos de los siglos. Amén.

lunes, 24 de mayo de 2010

Dad gracias al Señor porque es bueno:porque es eterna su misericordia.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Dad gracias al Señor porque es bueno:porque es eterna su misericordia.

Dad gracias al Dios de los dioses:porque es eterna su misericordia.

Dad gracias al Señor de los señores:porque es eterna su misericordia.

Sólo él hizo grandes maravillas:porque es eterna su misericordia.

Él hizo sabiamente los cielos:porque es eterna su misericordia.

El afianzó sobre las aguas la tierra:porque es eterna su misericordia.

Él hizo lumbreras gigantes:porque es eterna su misericordia.

El sol que gobierna el día:porque es eterna su misericordia.

La luna que gobierna la noche:porque es eterna su misericordia.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.Como era en el principio, ahora y siempre,por los siglos de los siglos. Amén

sábado, 22 de mayo de 2010

Jesús Misericordioso, llévame.


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Quince minutos con Jesús Misericordioso
Jesús Misericordioso, llévame.
Jesús Misericordioso llévame por tus caminos, que aunque sean difíciles sé que no me faltará tu gracia. Prefiero ir por tu camino antes que ir por mi propio camino y por mi propia cuenta. ¡Ay de mí si tú no me guías!, estaría perdido irremediablemente.
Señor, sé que el demonio es muy astuto y engaña a las almas, incluso a las más avanzadas en la virtud. ¿Entonces qué será de mí, que soy un pobre pecador? Pero hay un secreto que me das y es la confianza plena en ti. Si confío ciegamente en ti, no habrá ningún problema de que yo llegue a la santidad que tú quieres.
Jesús Misericordioso, pero esta confianza no son muchos los que la poseen, y yo quiero pedírtela también, que me la aumentes y fortalezas, para que obtenga todo de ti, y camine seguro por el camino de la vida.
Tú ya has dicho que el alma más feliz es la que confía en tu Misericordia. Yo quiero ser feliz por tener ilimitada confianza en tu Misericordia, y hacer mucho bien a mis hermanos con obras de caridad y misericordia, tanto espirituales, como corporales, porque sé que si soy misericordioso con mis prójimos, tú lo serás conmigo, ¡y necesito tanto de tu infinita Misericordia!
¡Gracias, Jesús! ¡Te amo con todo mi corazón y, desde hoy, confío mucho más en ti, quiero confiar más en ti cada día, y con tu ayuda espero lograrlo!

SECUENCIA


"JESUS YO CONFIO EN TI"
SECUENCIA

-Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo.

-Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.

-Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos. Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento.

-Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

-Reparte tus siete dones, según la fe de tus siervos; por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito; salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.

jueves, 20 de mayo de 2010

Por el sufrimiento.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Por el sufrimiento.
Jesús no premia por el éxito apostólico en el trabajo, sino por el sufrimiento en realizarlo. Por eso no debemos esforzarnos tanto en el éxito de una empresa apostólica, tanto como en el ser constantes y pacientes en llevarla a cabo, a pesar de las contrariedades y dificultades, sabiendo que el Señor nos dará el premio por el sufrimiento que tengamos en dicha obra y no por los resultados de la misma.
Esto nos debe animar, porque si la obra tiene buen fruto también el Señor nos lo premiará; pero si queda sin fruto, igual recibiremos el premio de Jesús, porque habremos tenido la buena voluntad de hacer todo lo mejor que pudimos.
Entonces lo mismo puede decirse de nuestras oraciones, y aunque parezca que rezamos en vano, porque las personas por las que rezamos nunca cambian, nunca se convierten, en realidad la oración nunca vuelve vacía y tarde o temprano dará su fruto. Y aunque no den frutos, el Señor igual nos dará el premio.
La perseverancia es necesaria para toda empresa de Dios, porque quien no es perseverante no debe esperar obtener nada de Dios, como lo dice el Apóstol.
Jesús, en Vos confío.

domingo, 16 de mayo de 2010

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
Mortificaciones.
516 Ese mismo día, cuando fui a descansar, durante la noche me vino a visitar un alma pequeña que golpeando en la mesilla de noche, me despertó y pidió oración. Quise preguntarle quién era, pero mortifiqué mi curiosidad y uní esa pequeña mortificación a la oración y la ofrecí por ella.
Comentario:
Como aquí Sor Faustina mortifica su curiosidad, también nosotros debemos hacer mortificaciones a lo largo del día, ya que son muy agradables a Dios, ayudan en la salvación de las almas y nos van formando en la virtud.
A lo largo del día tenemos miles de ocasiones para ejercitar la virtud, haciendo pequeños sacrificios, pequeñas renuncias y mortificaciones, entonces atraeremos la misericordia de Dios sobre nosotros y sobre los pobres pecadores, y esa es la misión que tenemos como Apóstoles de la Misericordia.
A las mujeres tal vez les costará más vencer la curiosidad, a los hombres les costará más vencer otro defecto, pero tenemos que trabajar por nuestra santificación venciéndonos en todo, porque como ha dicho el Señor: “El espíritu está dispuesto pero la carne es débil”.
Siempre es la oración unida al sacrificio lo que obtiene las gracias necesarias para la salvación de las almas. No otras armas usó el Señor. Y si Él las usó, y era Dios, ¿no las querremos usar nosotros? ¿Nos creemos superiores a Él?
Jesús, en Vos confío.

sábado, 15 de mayo de 2010

Tu mirada


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Tu mirada
Jesús Misericordioso, divino Señor, que tu mirada jamás se aparte de mí, que me siga a todas partes porque así estaré protegido de todo mal.
Mírame día y noche, mientras trabajo y descanso, mientras duermo o estoy despierto, siempre Señor, porque tengo enemigos que me odian y buscan mi ruina material y espiritual, temporal y eterna. Son los demonios que quieren llevarme a la perdición. Pero si tú estás conmigo y me vigilas, no tengo temor y me animo a emprender las más difíciles misiones. Sé que por mí mismo soy menos que nada, pero si tú estás conmigo, si no me pierdes de vista, podré caminar en tu presencia por todos los días de mi vida.
Jesús, no apartes tu mirada de mí, y sé que lo harías si cometo pecados graves. ¡Ay de mí si tu mirada se aleja de mí! No mires con ira a tu siervo. Perdona mis pecados y ten misericordia de mí, e incluso si caigo en pecado, no te escondas de mí, no te alejes, sino corrígeme aunque sea duro para mí, castígame, lo que quieras pero te pido por favor que no me pierda, porque prefiero ser corregido por ti aunque duela, que muy tranquilamente seguir caminando hacia el abismo. Quiero ser del número de los hombres a los que corriges con tus castigos amorosos, porque sé que castigas a los que amas.
¡Te amo, Jesús Misericordioso, y espero seguirte amando por los siglos de los siglos! Amén.

jueves, 13 de mayo de 2010

La oración.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

146 (69) La oración. A través de la oración el alma se arma para enfrentar cualquier batalla. En cualquier condición en que se encuentre un alma, debe orar. Tiene que rezar el alma pura y bella, porque de lo contrario perdería su belleza; tiene que implorar el alma que tiende a la pureza, porque de lo contrario no la alcanzaría; tiene que suplicar el alma recién convertida, porque de lo contrario caería nuevamente; tiene que orar el alma pecadora, sumergida en los pecados, para poder levantarse. Y no hay alma que no tenga el deber de orar, porque toda gracia fluye por medio de la oración.
Comentario:
En este fragmento Sor Faustina nos dice lo importante y necesaria que es la oración en todo tiempo y para cualquier persona en cualquier estado. ¿Por qué será que la Santísima Virgen pide tanta oración en sus apariciones y mensajes? Pues porque aquí está la clave del triunfo de Dios. Y nosotros también triunfaremos del mundo, del demonio y de la carne, en tanto y en cuanto recemos, y recemos mucho, pues todas las gracias y ayudas que Dios nos da, vienen gracias a la oración nuestra y de nuestros hermanos. Por eso si queremos practicar la misericordia, nosotros que somos los Apóstoles de la Divina Misericordia, recordemos que hay una forma de practicarla que es muy simple: rezar, y rezar mucho.

martes, 11 de mayo de 2010

Por pura misericordia.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Por pura misericordia.
¿Por qué existimos?
Existimos por pura misericordia de Dios. Porque Dios no tenía ninguna necesidad de crearnos. Pero Él ha querido crearnos a nosotros, a cada uno de nosotros con nombre y apellido, y nos tiene preparado un lugar en el Cielo.
Así que ya por el solo hecho de existir, debemos agradecer a Dios que nos haya creado a nosotros, pues en nuestro lugar podrían haber existido millones de otros hombres. Pero no, el quiso que fuéramos nosotros y no otros los que naciéramos en este mundo y tengamos la posibilidad de ir al Cielo a gozar para siempre de Dios.
¿Y vamos a desaprovechar esta oportunidad única e irrepetible de ser felices para siempre en el Cielo?
¡No!
Pero, lamentablemente, cuando cometemos pecados graves, estamos poniendo en peligro esta felicidad, ya que si morimos en ese estado nos condenaremos para siempre en el Infierno.
Entonces no defraudemos a Dios, no defraudemos a nuestra alma, no pequemos más, y si pecamos, confesémonos cuanto antes implorando la misericordia de Dios, que así como nos creó una vez, nos devuelva la gracia que es como darnos nuevamente la vida, la vida del alma, que es lo más importante.

viernes, 7 de mayo de 2010

ADORADO SEAS, OH DIOS MISERICORDIOSO!


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Divina Misericordia

ADORADO SEAS, OH DIOS MISERICORDIOSO!

Adorado seas, oh Dios Misericordioso,Por haberte dignado descender del Cielo a la tierra.Te adoramos en gran humildad,Por haberte dignado elevar todo el género humano.

Insondable en Tu Misericordia, inconcebible,Por Amor a nosotros has tomado el Cuerpo De la Virgen Inmaculada, jamás rozada por el pecado,Porque así lo has establecido desde la eternidad.

La Santísima Virgen, esta azucena blanca como la nieve,

Es la primera en adorar la omnipotencia de Tu Misericordia.

Su Corazón puro se abre con amor a la venida del Verbo,Cree en las palabras del Ángel y se fortalece en la confianza.

El Cielo se asombró de que Dios se hubiera hecho hombre,Que hubiera en la tierra un Corazón digno de Dios Mismo.

Por qué no Te unes a un Serafín, Señor, sino a un pecador?Oh, éste es un misterio de Tu Misericordia.

Oh misterio de la Divina Misericordia, oh Dios de la piedad,Que te has dignado abandonar el Trono celestial,Y has bajado a nuestra miseria, a la debilidad humana,Porque no son los ángeles sino los hombres los Que necesitan Tu Misericordia.

Para expresar dignamente la Misericordia del Señor,Nos unimos a Tu Madre Inmaculada,Porque así nuestro himno Te será mas agradableYa que Ella ha sido elegida entre los ángeles y los hombres A través de Ella, como a través del cristal puro,Ha llegado a nosotros Tu Misericordia,Por su mérito el hombre se hizo agradable a Dios,

Por su mérito los torrentes de gracias fluyen sobre nosotros.Santa Faustina Kowalska.Diario, 1746.

miércoles, 5 de mayo de 2010

ADORADO SEAS, OH DIOS MISERICORDIOSO!


"JESUS YO CONFIO EN TI"


ADORADO SEAS, OH DIOS MISERICORDIOSO!
Adorado seas, oh Dios Misericordioso,Por haberte dignado descender del Cielo a la tierra.Te adoramos en gran humildad,Por haberte dignado elevar todo el género humano.

Insondable en Tu Misericordia, inconcebible,Por Amor a nosotros has tomado el CuerpoDe la Virgen Inmaculada, jamás rozada por el pecado,Porque así lo has establecido desde la eternidad.

La Santísima Virgen, esta azucena blanca como la nieve,Es la primera en adorar la omnipotencia de Tu Misericordia.Su Corazón puro se abre con amor a la venida del Verbo,Cree en las palabras del Ángel y se fortalece en la confianza.

El Cielo se asombró de que Dios se hubiera hecho hombre,Que hubiera en la tierra un Corazón digno de Dios Mismo.Por qué no Te unes a un Serafín, Señor, sino a un pecador?Oh, éste es un misterio de Tu Misericordia.
Oh misterio de la Divina Misericordia, oh Dios de la piedad,Que te has dignado abandonar el Trono celestial,Y has bajado a nuestra miseria, a la debilidad humana,Porque no son los ángeles sino los hombres los Que necesitan Tu Misericordia.

Para expresar dignamente la Misericordia del Señor,Nos unimos a Tu Madre Inmaculada,Porque así nuestro himno Te será mas agradableYa que Ella ha sido elegida entre los ángeles y los hombres

A través de Ella, como a través del cristal puro,Ha llegado a nosotros Tu Misericordia,Por su mérito el hombre se hizo agradable a Dios,Por su mérito los torrentes de gracias fluyen sobre nosotros.
Santa Faustina Kowalska.Diario, 1746.

lunes, 3 de mayo de 2010

Creer en el Evangelio


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Creer en el Evangelio es creer en el Amor, practicar el Evangelio, es Amar.

Que los más grandes pecadores pongan su confianza en Mi misericordia.

Ellos más que nadie tienen derecho a confiar en el abismo de Mi misericordia.

HijaMía, escribe sobre Mi misericordia para las almas afligidas.

Me deleitan las almas que recurren a Mi misericordia. A estas almas les concedo gracias por encima de lo que piden.

No puedo castigar aún al pecador más grande si él suplica Mi compasión, sino que lo justifico en Mi insondable e impenetrable misericordia.

Escribe: Antes de venir como juez justo abro de par en par la puerta de Mimisericordia. Quien no quiere pasar por la puerta de Mi misericordia, tieneque pasar por la puerta de Mi justicia...(Diario de Santa Faustina Kowalska, 1146)

Quince minutos con Jesús Misericordioso


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Quince minutos con Jesús Misericordioso
Sin miedo
Jesús Misericordioso, tú no quieres que tenga miedo, porque tú estás conmigo en todo momento y no puede sucederme nada que no sea querido o por lo menos permitido por ti. El demonio y los hombres solo me podrán hacer lo que tú les permitas y nada más; y si se lo permites será para mi bien. ¿Entonces por qué sigo teniendo miedo? Es que mi confianza en ti es débil, Señor, y por eso hoy quiero pedirte un aumento de mi confianza en ti y en tu Bondad infinita. Sé que te duele mucho la desconfianza de las almas, especialmente de las almas elegidas por ti, y yo creo que soy uno de tus elegidos, porque aunque no soy consagrado, tú has posado tu mirada en mí y me has elegido como tu apóstol. ¡Señor, dame la valentía de los hijos de Dios! ¡Dame la fortaleza de los mártires, para no tener miedo y vivir en paz en medio de las tribulaciones presentes! Cada vez que rezo el Credo, afirmo creer en Dios Padre Todopoderoso; pero luego, en la práctica, en realidad no creo esta verdad, no creo con absoluta confianza que tú eres Todopoderoso y que nada escapa a tu voluntad. ¿Y entonces a qué tengo miedo? Ayúdame Señor, porque soy débil y temeroso. Tu gracia me puede ayudar. Te lo pido por el amor que tienes a tu Madre Santísima. ¡Te amo, Jesús! ¡Ten misericordia de mí!

VISITANTES DE....