I made this widget at MyFlashFetish.com.

miércoles, 30 de abril de 2014

APROVECHAR EL TIEMPO

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Quince minutos con Jesús Misericordioso

Aprovechar el tiempo. 
Jesús Misericordioso enséñame a aprovechar el tiempo de vida que tengo en este mundo, porque a veces lo malgasto lastimosamente, sin preocuparme en usarlo para acrecentar mi conocimiento sobre Ti y las cosas divinas.
Si yo me pusiera a pensar más a menudo que la única oportunidad que tengo es esta vida terrena, y que luego de ella viene la muerte, y con la muerte el Juicio, entonces no desperdiciaría mi tiempo en tantas vanidades y tonterías como hasta ahora lo he hecho, sino que usaría del tiempo concedido para crecer en amor a Ti y a los hermanos, haciéndome santo, que para ello estoy en este mundo.
Jesús mío, ten compasión de mí, que veo sólo lo evidente, y no tengo buena visión para las cosas espirituales, quizás porque mi fe es débil, o no la pongo por obra, pensando y reflexionando seriamente que el tiempo de misericordia es el tiempo que tengo de vida sobre la Tierra, y que luego viene el tiempo de la Justicia inexorable.
¡Qué locura la mía, al no saber aprovechar esta oportunidad única e irrepetible que me concedes! Enséñame, Jesús Misericordioso, que se vive una sola vez, y que lo que hago en esta vida, queda sellado para siempre.
Por eso a partir de hoy quiero emplear el tiempo lo mejor posible, sin  malgastar ni siquiera un instante, utilizando de él para crecer en santidad y para hacer mucho apostolado y buenas obras. 
 
 

lunes, 21 de abril de 2014

jm

"JESUS YO CONFIO EN TI"

sábado, 19 de abril de 2014

PASCUA DE RESURRECCIÓN

"JESUS YO CONFIO EN TI"
PASCUA DE RESURRECCIÓN
Domingo 18 de abril de 2014
 EL CAMINO DE MARÍA          
 

 
EL SEPULCRO VACÍO Y
 EL ENCUENTRO CON CRISTO RESUCITADO
 
 

"...La profesión de fe que hacemos en el Credo cuando proclamamos que Jesucristo 'al tercer día resucitó de entre los muertos', se basa en los textos evangélicos que, a su vez, nos transmiten y hacen conocer la primera predicación de los Apóstoles. De estas fuentes resulta que la fe en la Resurrección es, desde el comienzo, una convicción basada en un hecho, en un acontecimiento real, y no un mito o una 'concepción', una idea inventada por los Apóstoles o producida por la comunidad post-pascual reunida en torno a los Apóstoles en Jerusalén, para superar junto con ellos el sentido de desilusión consiguiente a la muerte de Cristo en Cruz. De los textos resulta todo lo contrario y por ello, como he dicho, tal hipótesis es también crítica e históricamente insostenible.
Los Apóstoles y los discípulos no inventaron la Resurrección (y es fácil comprender que eran totalmente incapaces de una acción semejante). No hay rastros de una exaltación personal suya o de grupo, que les haya llevado a conjeturar un acontecimiento deseado y esperado y a proyectarlo en la opinión y en la creencia común como real, casi por contraste y como compensación de la desilusión padecida. No hay huella de un proceso creativo de orden psicológico-sociológico-literario ni siquiera en la comunidad primitiva o en los autores de los primeros siglos.
Los Apóstoles fueron los primeros que creyeron, no sin fuertes resistencias, que Cristo había resucitado simplemente porque vivieron la Resurrección como un acontecimiento real del que pudieron convencerse personalmente al encontrarse varias veces con Cristo nuevamente vivo, a lo largo de cuarenta días. Las sucesivas generaciones cristianas aceptaron aquel testimonio, fiándose de los Apóstoles y de los demás discípulos como testigos creíbles. La fe cristiana en la Resurrección de Cristo está ligada, pues, a un hecho, que tiene una dimensión histórica precisa..." (Beato Juan Pablo II. Audiencia general. 1 de febrero de 1989)

NOVENA A LA DIVINA MISERICORDIA

"JESUS YO CONFIO EN TI"








El perdón, en la misericordia de Dios

"JESUS YO CONFIO EN TI"
El perdón, en la misericordia de Dios
Cuando uno hace consideraciones sobre la Divina Misericordia y en la manera de vivir el mensaje, viene a la mente la necesidad de confiar en Dios y ser misericordioso con los demás. Sin embargo el perdón tambien se encuentra en el corazón del mensaje de la Divina Misericordia. Es un acto de misericordia hacia los demás y hacia uno mismo, y con frecuencia es una condición para la sanación fisíca, pero especialmente es una condición para el progreso espiritual.

Así como Dios perdona nuestros pecados, debemos perdonar las ofensas de los demás. “Y cuando pongáis de pie para orar, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que tambien vuestro Padre, que está en los cielos, os perdone vuestras ofensas.” (Mc 11,25)

La necesidad de perdonar se hace aún más necesaria en una sociedad con tantos males como la nuestra; uno no tiene que mirar muy lejos para ver gente sufriendo los efectos devastadores del divorcio, la violencia, las adicciones, la pornografía, etc. El perdón no es una emoción, sino una decisión. Si el perdón no fuera posible, Dios no podría mandarnos perdonar.
Mucha gente evita y procura no pensar en aquellos que los han herido, y no se enfrentan con los problemas fundamentales; por ello, no pueden encontrar la sanación que desean. Otros creemos que hemos perdonado si no hablamos negativamente de alguien, aunque muy en el fondo guardamos mucho rencor reprimido. Este enojo o rencor sale a la superficie de muchas maneras y afecta nuestra relación con los demás, incluso con aquellos a quienes más queremos.

¿De qué nos sirve rezar la Coronilla a la Divina Misericordia a las tres de la tarde, y después gritar y vociferar al cónyugue enfrente de los niños a las cuatro de la tarde?
Piensa cuántas veces rezamos el Padrenuestro: “...y perdonanos nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden” (Mt 6,12)
Estamos viviendo en tiempos de gran misericordia, y sin embargo no podremos recibir el derroche de la misericordia de Dios, mientras no hayamos perdonado a aquellos que nos han ofendido. “Si alguno dice: Amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve” (Jn 4,20)
Al negarnos a perdonar a nuestros hermanos y hermanas, el corazón se cierra, su dureza lo hace impermeable al amor misericordioso del Padre; en la confesión del propio pecado, el corazón se abre a su gracia (ver el Catecismo de la Iglesia Católica, 2840).


¿Cuántas veces nos ha perdonado Dios? Dijimos anteriormente que la imagen de la Divina Misericordia simboliza los Sacramentos del Bautismo y de la Reconciliación. El gran Sacramento de la Reconciliación no debe verse como un castigo, un regaño o flagelación, sino como un vehiculo de sanación.
Dios siempre esta ahí, listo para perdonar. ¡No hay limites para su misericordia!
Nuestro Señor le dijo a Santa Faustina: "Apóstol de Mi misericordia, proclama al mundo entero Mi misericordia insondable" (Diario, 1142)



Su misericordia es tan grande, que nunca seremos capaces de comprenderla; es como un océano que no tiene fondo. ¡Pero qué dificil es perdonar cuando alguien nos ha herido!
Santa Faustina escribió: “Quien sabe perdonar, se prepara muchas gracias de parte de Dios.

Siempre que mire la cruz, perdonaré sinceramente" (Diario, 390)
Dios me perdona a mí, ¿yo no voy a perdonar?

lunes, 14 de abril de 2014

Oración de acción de gracias

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Oración de acción de gracias
(Santa Faustina Kowalska)



 Oh Jesús, Dios eterno, te doy gracias por tus innumerables gracias y bendiciones. Que cada latido de mi corazón sea un himno nuevo de agradecimiento a ti, oh Dios. Que cada gota de mi sangre circule para ti, Señor. Mi alma es todo un himno de adoración a tu misericordia. Te amo, Dios, por ti mismo.

La Misericordia a través del Sacramento de la Penitencia

"JESUS YO CONFIO EN TI"

La Misericordia a través del Sacramento de la Penitencia

 Oración para la Confesión

Jesús mío, quiero hacer una buena confesión, ayúdame a hacerla.
Ayúdame a recordar los pecados que he cometido desde mi última confesión.
Ayúdame a dolerme con todo mi corazón de ellos y decirlos bien al Sacerdote.
Virgen Santísima, Madre mía, Santo Ángel de mi Guarda y todos los Santos del Cielo, rueguen ...
por mí para que haga yo una buena confesión. Amén

El pecador ante Dios no se siente descubierto, sino perdonado. Ante Cristo Crucificado el pecador no debe sentir vergüenza sino amor. La confesión es un encuentro peculiar: la miseria choca con la misericordia, el pecador y el redentor se abrazan, el hijo pródigo y el padre se vuelven a encontrar.

RECUERDALO ALAS 3 HORA DE LA DIVINA MISERICORDIA

"JESUS YO CONFIO EN TI"
 
 

EL FUEGO Y EL HIELO

"JESUS YO CONFIO EN TI"

LA ORACION

"JESUS YO CONFIO EN TI"

LA FUENTE DEL AMOR

"JESUS YO CONFIO EN TI"

LA LUZ

"JESUS YO CONFIO EN TI"

LA ESPERANZA

"JESUS YO CONFIO EN TI"

PERDON ES....

"JESUS YO CONFIO EN TI"

YO SOY

"JESUS YO CONFIO EN TI"

PROMEDIANDO EL DÍA

"JESUS YO CONFIO EN TI"

PROMEDIANDO EL DÍA
 
¡Ya!
 
 
Estamos transcurriendo este día que la Providencia amorosa de Dios nos ha concedido, y podemos tener la tentación de decir que mañana haremos tal cosa, mañana seremos mejores, mañana perdonaremos, etc. Pero debemos pensar que el mañana quizás no se nos conceda, por eso tenemos que comenzar a hacer las cosas hoy, ahora, ya.
Hay un dicho que dice: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, y es una gran verdad, especialmente en lo que respecta a nuestra conversión y santificación. Hoy estamos vivos, pero mañana ¿quién sabe si amaneceremos?
Al menos, si vamos a programar el futuro, digamos: Mañana, si Dios quiere, haré tal cosa, iré a tal lugar, etc.
Pero comencemos hoy mismo a ser más buenos, más santos. ¡Ya! tenemos que hacer lo poco o mucho que el Señor nos permite hacer, con alegría y dándole gracias que estamos vivos para poder obrar de acuerdo a su voluntad.

VISITANTES DE....