I made this widget at MyFlashFetish.com.

lunes, 30 de diciembre de 2013

como cada año

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Por Misericordia de Dios.

"JESUS YO CONFIO EN TI"


Por Misericordia de Dios. 
Llevada por el ardor de su arrepentimiento, sin preocuparse con las convenciones humanas, María Magdalena entra en la sala del banquete. Se postra a los pies de Jesús, los inunda de lágrimas. Simón, el fariseo, contempla esa escena con aire irónico: íntimamente se indigna. “Si este hombre fuese profeta –piensa- bien sabría lo que vale esa mujer. La expulsaría con desprecio...” Pero el Salvador no la rechaza. Le acepta los suspiros, el llanto, todas las señales sensibles de la humilde contrición. La purifica de sus pecados y la colma de dones sobrenaturales. Y el Corazón Sagrado desborda de una alegría inmensa, mientras que en lo alto, en el Reino de su Padre, los ángeles se rejubilan y lo alaban; un alma estaba perdida y hela aquí recuperada; esa alma estaba muerta y hela de nuevo restituida a la verdadera vida. 
 (De "El Libro de la Confianza", P. Raymond de Thomas de Saint Laurent) 
Comentario: 
Siempre es la Misericordia de Dios la que nos ha salvado, porque si hemos sido grandes pecadores, y Dios nos ha perdonado, entonces por toda la eternidad cantaremos las maravillas de la Divina Misericordia.
Pero si, por gracia de Dios, no hemos cometido pecados muy graves, entonces se lo debemos también a la Misericordia Divina, que nos ha preservado, pues si no hemos caído, ha sido gracias a que el Señor nos sostuvo y nos salvó antes de que caigamos.
De modo que siempre debemos estar agradecidos a la Misericordia de Dios, y ser muy devotos de ella, puesto que todas las gracias y favores, celestiales y materiales, nos vienen de ella.
Tener una ilimitada confianza en la Misericordia de Dios, nos acarrea un sinnúmero de gracias y favores de todo tipo, como el mismo Señor le revela a Santa Faustina Kowalska en las siguientes palabras:
“Cuanto más confíe un alma, tanto más recibirá”.
“Si tu confianza es grande, mi generosidad no tendrá límites”.
"Las almas que confían sin límites son Mi gran consuelo, porque en tales almas vierto todos los tesoros de Mis gracias".
"Oh, cuánto me hiere la desconfianza del alma. Esta alma reconoce que soy santo y justo, y no cree que Yo soy la Misericordia, no confía en Mi bondad. También los demonios admiran Mi justicia, pero no creen en Mi bondad".
"Proclama que la misericordia es el atributo más grande de Dios. Todas las obras de Mis manos están coronadas por la misericordia".
"Todo lo que dices sobre Mi bondad es verdad y no hay expresiones suficientes para exaltar Mi bondad".
"Cuando un alma exalta Mi bondad, entonces Satanás tiembla y huye al fondo mismo del infierno".
"Escribe: Todo lo que existe está encerrado en las entrañas de Mi misericordia más profundamente que un niño en el seno de la madre. Cuán dolorosamente Me hiere la desconfianza en Mi bondad. Los pecados de desconfianza son los que Me hieren más penosamente".
“Deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en mi Misericordia”.
“Que se acerquen a ese mar de misericordia con gran confianza. Los pecadores obtendrán la justificación y los justos serán fortalecidos en el bien. Al que haya depositado su confianza en mi misericordia, en la hora de la muerte le colmaré el alma con mi paz divina”.

martes, 10 de diciembre de 2013

Quince minutos con Jesús Misericordioso

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Quince minutos con Jesús Misericordioso

Nos cuesta creer en tu bondad. 
Jesús Misericordioso a veces a los hombres nos cuesta creer en tu bondad, ya sea porque vemos todo el mal que hay a nuestro alrededor y que a veces nos afecta, o afecta a quienes amamos, y pensamos que Dios, Tú, no nos amas tanto, o incluso que nos castigas, y algunos hasta piensan que son odiados de Ti.
Tenemos que darnos cuenta, Jesús mío, que ésta es una maniobra hábil del demonio para llevarnos a la rebelión hacia Ti, hacia tu Providencia. Porque en realidad el mal no puede venirnos nunca de Ti, sino que el mal viene del pecado y del Maligno, autor de todo mal. Y Tú a veces lo permites pero siempre por amor, nunca por odio hacia nosotros, sino todo lo contrario. Y si no nos damos cuenta que es así, en el transcurso de esta vida terrena, lo veremos claramente cuando estemos en la eternidad.
Por eso ¡qué importante es que ya desde ahora mismo confiemos ciegamente en Ti, en tu Bondad infinita y constante hacia nosotros! Si nos sucede cualquier cosa, debemos saber ver tu mano misericordiosa en ello.
Y ahora me viene al recuerdo unas palabras que dijiste a María Valtorta, que son muy verdaderas, y aquí las quiero copiar para tenerlas siempre presente en mi vida:
Dice Jesús:
“Uno de los secretos para alcanzar la santidad es éste: no desviar nunca la mente de un pensamiento que debe regir toda la vida: Dios. El pensamiento de Dios debe ser como la nota sobre la cual todo el canto del alma se entona.
¿Has visto cómo hacen los artistas? Se mueven, van, vienen, parece que no miren abajo del escenario. Pero, en realidad, no pierden nunca de vista al maestro de música que les marca el tiempo. También el alma, para no equivocarse y para no distraerse –lo que le haría equivocarse– debe tener el ojo del alma siempre fijo en Dios. Hablar, trabajar, caminar, pero el ojo mental no debe perder de vista a Dios.
Segundo punto para alcanzar la santidad: no perder nunca la fe en el Señor. Cualquier cosa que suceda, creer que sucede por bondad de Dios. Si es algo penoso, incluso malo, y por ello querido por fuerzas extrañas a Dios, pensar que Dios lo permite por bondad.
Las almas que saben ver a Dios en cualquier lugar, saben también cambiar todas las cosas en moneda eterna. Las cosas malas son monedas fuera de curso. Pero si las sabéis tratar como se debe, éstas se hacen legales y os adquieren el Reino eterno.
Está en vosotros hacer bueno lo que no es bueno; hacer de las pruebas, tentaciones, desgracias –que arruinan completamente a las almas ya derrumbantes– puntales y fundamentos para edificar el templo que no muere. El templo de Dios en vosotros en el presente, el templo de la bienaventuranza en el futuro, en mi Reino”.

martes, 17 de septiembre de 2013

Dar ánimo al desanimado.

"JESUS YO CONFIO EN TI"


Dar ánimo al desanimado. 
 
 
No es una obra de misericordia enumerada entre las comunes, pero es necesario que la practiquemos en estos tiempos, pues son muchos los que están desanimados por la gran maldad que hay en el mundo, y bajan los brazos y de descorazonan. Incluso a veces nos pasa también a nosotros mismos, que al ver los pocos frutos del apostolado, o el gran mal que hay en la humanidad, nos damos por vencidos y bajamos los brazos. Y el demonio ayuda no poco a que esto se dé así, pues el diablo tiene experiencia en desalentar almas, y sabe que el desaliento es el paso previo al pecado, porque la tristeza atrae la influencia diabólica.
Jesús experimentó el desánimo especialmente en el Huerto de los Olivos, pero no sucumbió a él. Efectivamente el demonio le mostró, y Jesús también lo intuyó con su inteligencia divina, para cuántos sería inútil su Pasión y Muerte. Y este saber lo abatió a tal punto que sólo con el consuelo del ángel, pudo recuperarse y enfrentar la realidad, e ir al encuentro del traidor con entereza y valor.
Jesús sabe muy bien que nos desalentamos con facilidad, y por eso quiere usarnos a nosotros para que demos ánimo a los hermanos, pues sabemos por experiencia que es fácil caer en el desánimo.
No nos dejemos ganar por el desánimo, porque Cristo es el único vencedor, y nosotros vencemos con Él, aunque los frutos sean pocos o ninguno, el Señor premia por el trabajo y el sufrimiento, y no por los frutos obtenidos.
Jesús, en Vos confío.

Por los enfermos.

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Por los enfermos. 
 
Jesús Misericordiosísimo hoy quiero pedirte especialmente por los enfermos, porque muchas veces me olvido de que yo estoy bien y hay muchos hermanos míos que sufren mucho, en el cuerpo o en el alma, y quiero, a partir de hoy, ser más misericordioso con ellos, visitándolos o al menos rezando por ellos, por su pronta recuperación y alivio, y también por sus familiares y quienes los cuidan, para que tengan paciencia y amor, y se encienda en ellos la luz de la esperanza.
Jesús mío, ayúdame a recordar cada día a todas las personas que, mientras que yo me divierto y estoy sano, ellas sufren en hospitales, sanatorios, clínicas y casas particulares, acongojadas por la enfermedad y desalentadas y abatidas. Que yo jamás me olvide de ellas y que cada noche eleve una oración por ellas y mande un ángel a confortarlas, como Tú también tuviste tu ángel que te dio fuerzas en el Huerto de los Olivos.
Jesús Misericordioso, enséñame a ser yo también misericordioso especialmente con los que están enfermos, porque son tus predilectos, ya que con su enfermedad ayudan a redimir al género humano.
Y cuando yo caiga enfermo, acuérdate de la misericordia que practiqué para con los enfermitos, y derrama sobre mí el consuelo y la paz en mis dolencias, para que no me rebele a tu voluntad y pueda llevar los achaques de mi enfermedad con valor y coraje, sabiendo que Tú me amas infinitamente, como amabas a Lázaro, y que si permites que esté enfermo e incluso que muera, es por un bien para mí y para todos, que si no lo comprendo en este mundo, sí lo entenderé en el más allá.
¡Bendito seas Jesús, confío en Ti!

Oración: Dime ¿quién eres?


martes, 3 de septiembre de 2013

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,
"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

Lo mejor. 
572  Oh, qué grande debe ser el fervor de cada alma de este convento, si Dios desea morar con nosotras. Que cada una tenga presente que si no somos nosotras, almas religiosas, las que intercedan con Dios, entonces ¿quién lo hará? Que cada una arda como una víctima pura de amor delante de la Majestad de Dios; pero para ser agradable a Dios, debe unirse estrechamente a Jesús; solamente con Él y por Él podemos agradar a Dios. 
Comentario: 
Hay un dicho que dice que “la corrupción de lo mejor, es la peor”, y esto se puede aplicar a cuando un sacerdote o una religiosa, llamados por vocación a ser santos y a interceder entre Dios y los hombres, caen a lo más bajo y se corrompen.
Por eso aquí vemos que Santa Faustina es consciente de que si las religiosas de su Congregación no ponen empeño en interceder por la humanidad ante Dios, y tratar siempre de ser santas agradando en todo a Dios, entonces ¿quién lo hará?
Así también si algún día el Señor no encontrara almas sacerdotales y religiosas en el mundo, muy pronto acabaría el mundo, puesto que son estas almas quienes lo sostienen en la existencia, pues de otra manera ya habría sido cancelado por Dios.
Recemos mucho por las vocaciones sacerdotales y religiosas, y también recemos por las familias, pues es de las buenas familias de donde salen las santas vocaciones a la vida consagrada.
Y no creamos que los religiosos son solo los monjes, sino que hay laicos que son almas sacerdotales y religiosas, incluso más que los propios llamados a la vida religiosa y consagrada, porque lo que cuenta es el corazón y la disposición de alma para ser víctima con Jesús en la cruz.
Jesús, en Vos confío.

Consagración a Dios Padre

"JESUS YO CONFIO EN TI"




Consagración a Dios Padre
 
Padre Amado, por favor acepta el ofrecimiento de todo mi ser: Cuerpo, Mente y Espíritu. Te alabo por Tu Creación, por Tus Obras y Maravillas.
Te agradezco por darme la vida y por todo lo que has hecho por mí. Te ofrezco, todo aquello que con tanta generosidad me has concedido. Con toda sinceridad, me arrepiento de no Conocerte, Amarte, Servirte ni Honrarte como debería...
En esta oportunidad quiero asumir mi herencia como Hijo tuyo, con todo el gozo y responsabilidades que correspondan...
Te doy mi “Sí” para que puedas disponer de mí como un instrumento de Tu Divina Voluntad.
Hago la solemne promesa de serte fiel y te pido me concedas la gracia de la firmeza y la perseverancia en mi Fe.
Padre mío, el más Amado, Cuidadoso y Misericordioso de todos los Padres; en Tu Divina Presencia, proclamo sinceramente mi amor por TI.
 Te ofrezco todo mi ser y toda mi familia...
Solemnemente me consagro a TI junto a los míos ahora y por siempre. Padre Amado, como Tu Hijo, te pido: Que envíes a María para que me conduzca hacia Jesús y que Jesús me envíe el Espíritu Santo, para que Ellos puedan llevarme ante Ti.
Que Tú puedas vivir en mí y conmigo - Un Templo vivo preparado por María, dedicado por Jesús y purificado por el Espíritu Santo... Permite que pueda estar siempre en Ti y Contigo.
 Que me concedas la gracia de ser un Auténtico hijo Tuyo, un Amigo Íntimo y Verdadero, uno de los que Te Ama sobre todas las cosas. Y cuando vengas a recogerme en mi último momento, me lleves a Tu Hogar para estar Contigo.
Te pido además Padre, por el bien de la humanidad: -Ten misericordia de todos Tus Hijos - en su Pasado, Presente y Futuro. - Trae la Paz al Mundo y reúne a todos Tus Hijos alrededor Tuyo. - Haz que venga a nosotros Tu Reino y se haga Tu Voluntad en la Tierra y en el Cielo. Amén.

Letanías al Padre Celestial

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Letanías al Padre Celestial
Padre Santo. Padre Justo.
Padre que eres Perfecto.
Padre que eres Uno con el Hijo.
Padre que amas al Hijo.
Padre que estás en el Hijo.
Padre que enviaste al Hijo.
Padre de las luces de quien desciende toda dádiva buena y todo don perfecto.
Padre a quien se va por Jesús.
Padre a quien podemos conocer en Jesús.
Padre a quien contemplamos en Jesús.
Padre que estás con Jesús.
Padre que estás con Jesús.
Padre cuyo Nombre ha manifestado Jesús.
Padre que concedes todo lo que Te pedimos en nombre de Jesús.
Padre que Amas a todos los que amamos a Jesús.
Padre a quien plugo dar el Reino a la gente sencilla.
Padre que debe ser Amado en espíritu y verdad.
Padre en cuya Casa hay muchas moradas.
Padre que Ves en lo secreto.
Padre que siempre Trabajas.
Padre que Honras a quien Te sirve.
Padre que eres el Viñador.
Padre a quien podemos Glorificar dando mucho fruto.
Abba Padre a Quien todo es posible.
Padre en cuyas Manos encomendó Jesús su Espíritu.
Padre de Quien salió y Retornó Jesús.
Padre que eres Glorificado por Jesús.
Padre que Glorificas a Jesús.
Padre a Quien Jesús pidió otro Consolador.
Padre que prometiste el Espíritu Santo.
Padre de Quien procede el Espíritu de la Verdad.
Padre a Quien bendijo Jesús para revelar los Misterios del Reino a la gente sencilla.
Oración:
¡Oh Padre Mío! Amadísimo Te adoro, Te doy Gracias e imploro Tu clemencia y me ofrezco hoy a Ti, con todas mis obras, en unión del Verbo Divino y en expiación universal, sólo porque Te amo, Ampárame en este día que Te consagro mi corazón. Amén.

Novena a Dios Padre

"JESUS YO CONFIO EN TI"



Novena a Dios Padre
Padre mío que estás en el cielo, ¡cuan dulce y suave es saber que Tú eres mi Padre y que yo soy tu hijo!
Es sobre todo cuando se oscurece el cielo de mi alma y cuando es más pesada mi cruz, que yo siento necesidad de repetirte; ¡Padre, creo en tu Amor hacia mí!
Sí, creo que Tú eres mi Padre cada momento de la vida y que yo soy tu hijo!
¡Creo que me amas con Amor infinito!
Creo que me vigilas día y noche, y ¡ni siquiera un cabello cae de mi cabeza sin tu permiso!
Creo que, infinitamente Sabio, ¡sabes mejor que yo lo que me es útil!
Creo que, infinitamente Potente, ¡puedes obtener el bien un del mal!
Creo que, infinitamente Bueno, haces servir todo para provecho de aquellos que te aman: ¡y aun bajo las manos que golpean yo beso Tu mano que sana!
Creo... ¡pero aumenta mi fe, mi esperanza y caridad!
Enséñame a ver siempre tu Amor como guía de todo acontecimiento de mi vida.
Enséñame a abandonarme en Tí como un niño en los brazos de su madre.
Padre, tú lo sabes todo, tú ves todo, tú me conoces mejor de cuanto yo me conozco ¡Tú lo puedes todo y me amas!
Padre mío, porque tú quieres que recurramos siempre a Ti, heme aquí con confianza para pedirte, con Jesús y María ……………….. (pedir la gracia deseada)
Por esta intención, uniéndome a sus Sagrados Corazones, ofrezco todas mis oraciones, mis sacrificios y mortificaciones, todas mis acciones y una mayor fidelidad a mis deberes.
Te prometo………….. (escoger uno de los 9 propósitos enlistados en la pág. 1).
¡Dame la luz, la gracia y la fuerza del Espíritu Santo!
Confírmame en este Espíritu de modo que no lo pierda, ni lo entristezca, ni lo debilite en mí.
Padre mío, es en el nombre de Jesús, tu Hijo, que te lo pido!
Y tú, Jesús, ¡abre tu Corazón y pon el mío, y junto con el de María, ofrécelo a nuestro Padre divino! ¡Alcánzame la gracia que tanto necesito!
¡Padre Divino, llama a tí todos los hombres! ¡Que todo el mundo proclame tu Paternal Bondad y tu Divina Misericordia!
Sé tierno Padre conmigo y protégeme en todas partes como la pupila de tus ojos. Haz que yo sea siempre digno hijo tuyo: ¡ten piedad de mí!
PADRE DIVINO,
¡dulce esperanza de nuestras almas!
¡Sé conocido, honrado y amado por todos los hombres!
 
PADRE DIVINO,
¡bondad infinita que se difunde a todos los pueblos!
¡Sé conocido, honrado y amado por todos los hombres!
 
PADRE DIVINO,
¡Rocío benéfico de la humanidad!
¡Sé conocido, honrado y amado por todos los hombres!
Madre Eugenia E. Ravasio
* Jean Card.Verdier
Arzobispo de París                                  

miércoles, 14 de agosto de 2013

Obras de Misericordia

"JESUS YO CONFIO EN TI"
 

Obras de Misericordia

 

Dar un folleto católico. 
Hay tantas “cadenas” y “oraciones milagrosas” que encontramos en forma de folletos en bancos de iglesias, pero que son falsas y dejan mucho que desear... ¿Por qué no comenzamos a hacer la obra de misericordia de regalar folletos católicos con devociones o una buena enseñanza?
Esta obra de misericordia formaría parte de “enseñar al que no sabe”, porque mucha gente vive ignorante de la religión, y la mayoría se ha quedado sólo con el catecismo que aprendió en la Primera Comunión.
Si les alcanzamos un folleto piadoso, ya sea de formación o con alguna devoción católica, aprobada por la Iglesia y de sólida doctrina, entonces estamos haciendo un gran bien, y es como una piedra arrojada al lago, que sus ondas llegan muy lejos. ¿Quién sabe si ese folleto que hoy damos a una persona, no tendrá efectos y repercusiones impresionantes?
Por ejemplo hemos dado un folleto a un enfermo, y este enfermo es pariente cercano de un impresor, que se entusiasma con el folleto y decide imprimir miles para repartirlos por todas partes. Y a su vez cada folleto repartido, es una semilla que puede producir cuantiosos frutos.
En realidad toda obra buena es como una semilla de insospechadas consecuencias buenas y beneficiosas para muchos, incluido en primer lugar el que la realiza.
Hagamos el propósito de repartir alguna hojita con una devoción cualquiera, llevándosela a un enfermo o preso, o dándosela a un amigo o pariente, porque la ignorancia es mucha y Dios nos quiere utilizar como instrumentos de misericordia y apostolado.
Jesús, en Vos confío.

miércoles, 7 de agosto de 2013

VEN ESPIRITU SANTO

"JESUS YO CONFIO EN TI"

A JESUS SACRAMENTADO

"JESUS YO CONFIO EN TI"

ACROSTICO AJESUS

"JESUS YO CONFIO EN TI"

EN TI CONFIO

"JESUS YO CONFIO EN TI"

OREMOS A JESUS

"JESUS YO CONFIO EN TI"

PERDON SEÑOR

"JESUS YO CONFIO EN TI"

"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

"JESUS YO CONFIO EN TI"

"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
Temor de ofender a Dios. 
571 Oh Jesús mío, Verdad eterna, no tengo miedo de nada, de ningunas dificultades, de ningunos sufrimientos, temo solamente una cosa, es decir, ofenderte. Oh Jesús, preferiría no existir que entristecerte. Oh Jesús, Tú sabes que mi amor no conoce a nadie, solamente a Ti, en ti se ahogó mi alma. 
Comentario: 

No sé si nosotros podemos tener los mismos pensamientos de Santa Faustina, pues tenemos miedo de muchas cosas, y a veces no tenemos miedo de lo que más importa, que es la ofensa a Dios.
¿Tenemos miedo de tantas cosas? Pero entonces no confiamos en Dios, pues si sabemos que Él es Omnipotente y que nos ama, ¿por qué andamos por la vida, tan angustiados y miedosos?
Sin embargo lo que sí merecería nuestro temor y miedo es el ofender y entristecer al Corazón de Jesús con nuestros pecados.
Un pecado es el mal más grande que existe en el mundo, pues si es mortal nos mata el alma, y la condena a una eternidad de penas y tormentos en el Infierno.
Y si por cometer un pecado leve o venial, pudiéramos sacar todas las almas del Purgatorio y del Infierno, aún así no deberíamos cometerlo, porque es tan grande la maldad de un pecado, aunque sea leve, que no habría que cometerlo por ninguna razón.
¡Y nosotros que muchas veces pecamos tan tranquilamente y como la cosa más natural del mundo! Es Satanás que nos tiene engañados.
Ojalá no ofendamos más a Dios, que ya está muy ofendido, porque el Corazón de Jesús es nuestro tesoro y no debemos contristarlo con nuestros pecados.
Es cierto que el miedo al castigo del Infierno nos puede ayudar para no pecar. Pero más nos ayuda el amor a Jesús, pues si le amamos de verdad, seguramente no querremos lastimarlo y maltratarlo con nuestro pecado, que aumenta el dolor a su Sagrado Corazón.
Jesús, en Vos confío.
 

lunes, 22 de julio de 2013

ORACION

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Oración
"Corazón de Jesús traspasado de amor por mí, haz mi corazón semejante al tuyo". Abre, Señor, mi entendimiento para recibir tus palabras y hacerlas fructificar en mi vida. Renueva mis oídos del alma para escuchar tu mensaje, y concede a mi voluntad la fortaleza y decisión para cumplir tus designios de amor. Aumenta mi fe para verte en la oración; aumenta mi esperanza para entusiasmarme con el día en que pueda gozar eternamente de ti en el cielo y amarte sin fin.

Petición

Jesús, Señor de Misericordia, ayúdame a incrementar mi familiaridad contigo por la fe, de tal modo que te conozca cada vez más; y conociéndote, te ame más; y amándote, te imite más; e imitándote te siga y me entregue todo a ti sin reservas.

jueves, 18 de julio de 2013

Quince minutos con Jesús Misericordioso

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Quince minutos con Jesús Misericordioso

 

El día del amigo. 
Jesús Misericordioso, tú eres mi gran Amigo. El mundo festeja en muchas partes el 20 de julio el día del amigo, y muchos amigos se reúnen a comer y a compartir. Yo quiero también, además de estar con mis amigos, compartir también contigo que eres mi Gran Amigo, mi verdadero Amigo que nunca me falló.
Jesús de Misericordia, tú dijiste que más recibirá quien más confíe en ti, es por eso que yo quiero confiar ilimitadamente, como el amigo confía en su buen amigo, así y más todavía, yo quiero confiar en ti, Jesús mío, que eres mi Amigo perfecto.
Jesús, sé que estás triste porque los hombres te dejamos muy solo en el Sagrario. Tú te quedaste en la tierra para consuelo de los hombres, y nosotros estamos ocupados y preocupados en mil cosas, y descuidamos el ir a visitarte y hacerte un momento de compañía. ¿Por qué, Señor, permites que te tratemos así? Porque nos amas, y te has entregado completamente a nosotros porque nos amas con locura divina. ¡Qué lástima que desaprovechemos, la mayoría de nosotros, este don de tu amor infinito!
Si viéramos con los ojos del cuerpo todos los dones y gracias, consuelos y bienes que recibimos al hacerte una visita al Sagrario, no dejaríamos pasar ni un solo día sin ir a visitarte. Pero nuestros ojos del cuerpo no ven lo espiritual, sino sólo lo material, y así desperdiciamos un tesoro tan valioso: compartir contigo Sacramentado, un momento en la iglesia.
Jesús, te ruego que me abras los ojos y me des un corazón más bueno, capaz de compadecerme de tu soledad de Amigo incomprendido y abandonado. Yo quiero ser tu amigo de verdad, no te quiero fallar jamás con el pecado ni con la indiferencia, sino colmarte de cuidados y detalles de amor y amistad, como hacen los amigos entrañables.
¡Te amo, Jesús mío! ¡Cuida y bendice también a todos mis amigos; los de la tierra, y también mis amigos del Cielo: los Santos; sin olvidarte de dar una bendición especial a mis amigos queridos del Purgatorio: todas las Benditas Almas!

miércoles, 10 de julio de 2013

oracion diaria a Jesus

"JESUS YO CONFIO EN TI"


Jesús, Jesús toma mi corazón: te lo dono. Deseo que eso sea el refugio en que pueda encontrar asilo cuando los pecadores más obstinados, te rechazan y te maldicen.
Soy una pobre hija (o) tuya (o), que le has dado una misión grande a cumplir, muy grande por su capacidad.
Mas Tú, omnipotente y benigno, me ayudas y me perdonas si no llego a cumplir todo lo que deseas de mi. Por eso confío en tu bondad y misericordia infinita y te pido:
“Piedad Jesús, piedad de mi y de todo el mundo. Ayuda mi incapacidad y ayuda a todos, todos!”
¡Gracias Jesús! Sé que ninguna plegaria eleva el alma en vano y que a cada deseo o invitación tú respondes con generosidad y amor infinito.
Sean rendidas mil veces gracias a ti, por todo aquel perdón y aquellos dones de amor que das a todas las criaturas de la tierra para redimirlas y salvarlas.

¡Gracias, Jesús mi Redentor; gracias, Jesús mi Salvador!

Gracias en eterno a tu Misericordia Infinita.

lunes, 17 de junio de 2013

"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

"JESUS YO CONFIO EN TI"

"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
Nada podemos hacer. 
569 15 XII 1935. Hoy desde muy temprano una fuerza misteriosa me empuja a obrar, no me deja en paz ni un momento; un ardor misterioso se ha encendido en mi corazón empujándome a obrar, no logro dominarlo; es un martirio silencioso conocido solamente a Dios, pero que haga (39) de mí lo que a Él le agrade; mi corazón está dispuesto a todo. Oh Jesús, mi queridísimo Maestro, no te alejes de mí ni por un momento. Oh Jesús, Tú sabes bien lo débil que soy de por mí, por eso sé que mi debilidad Te obliga a estar siempre conmigo. 
Comentario: 
Ya el Señor ha dicho en su Evangelio que nosotros somos como los sarmientos y Él es la vid, y separados de Él, no podemos hacer absolutamente nada. Siendo esto así, tendríamos que buscar siempre estar muy unidos a Jesús. Y lo estamos cuando nos mantenemos en gracia de Dios. Porque cuando cometemos pecado grave o mortal, entonces nos separamos del tronco, que es Cristo, y así somos infructuosos; y si tenemos la desgracia de morir en ese estado, arderemos para siempre en el Infierno.
Y como dependemos en todo de Jesús, es necesario que invoquemos su auxilio por medio de la oración, pues si no rezamos, no obtendremos nada de Dios, y tarde o temprano el demonio hará presa en nosotros, y nos arrebatará la gracia de Dios. Porque, además de que poseemos la gracia santificante en el alma, también el Señor nos va regalando constantemente durante el día, las gracias actuales, que nos mueven para hacer buenas obras y los deberes de estado.
Es una gran verdad que si el Señor nos dejara de su mano, estaríamos inmediatamente perdidos. Por lo tanto es imprescindible que recemos mucho, constantemente, para seguir recibiendo la influencia benéfica de la gracia de Dios.
Y recordemos que las obras que se hacen estando en pecado mortal, no tienen valor para el Cielo. De donde se deduce la importancia capital de vivir en gracia y amistad de Dios, para que no perdamos los frutos y premios de las buenas obras.
Jesús, en Vos confío.

domingo, 9 de junio de 2013

"JESUS YO CONFIO EN TI"

martes, 28 de mayo de 2013

Una pobreza más grave.

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Una pobreza más grave. 
Hoy se habla mucho de pobreza y de los pobres, pero no pocas veces se toma por pobreza sólo la pobreza material, olvidando la peor clase de pobreza que es la espiritual, cuando las almas están faltas de Dios, sin la gracia santificante. ¡Ésa sí que es la pobreza que debe tener prioridad en nuestro apostolado, si bien también debemos socorrer la pobreza material!
Porque Jesús socorría la pobreza material, para anunciar a los pobres a Dios. Y si socorremos a los pobres pero no les damos la verdad, entonces somos sólo obradores de filantropía, que no tenemos la verdadera caridad cristiana.
La Iglesia no fue fundada por Cristo para ocuparse solamente de los pobres materiales, sino principalmente para la salvación de las almas, para anunciar a todas las gentes la Buena Noticia de la salvación, y así todos se conviertan y dejen de pecar.
¿Qué clase de iglesia es aquella que habla de los pobres, pero que no condena el pecado ni lo ve como un mal, el verdadero y único mal, del que vienen todas las desgracias al mundo?
Estemos atentos y socorramos misericordiosamente a los pobres, tanto a los pobres materiales, como a los pobres espirituales, y así estaremos en la Verdad.
Jesús, en Vos confío.

jueves, 23 de mayo de 2013

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,
"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

 
 
Corregir sin desanimar. 
568    (36) El comportamiento de la Superiora para con las hermanas.
 
            La Superiora debe distinguirse por la humildad y el amor hacia cada hermana, sin excepción alguna. Que no se deje guiar por simpatía o por antipatía, sino por el espíritu de Cristo. Debe saber que Dios le pedirá cuenta de cada hermana. Que no diga sermones a las hermanas, sino que dé el ejemplo de una profunda humildad y el de negarse a sí misma, ésta será la enseñanza mas eficaz para las que dependen de ella. Que sea resuelta, pero nunca brusca; que tenga paciencia si la cansan con las mismas preguntas, aunque tenga que repetir cien veces la misma cosa, pero siempre con la misma calma. Que trate de presentir todas las necesidades de las hermanas sin esperar que le pidan ésta u otra cosa, porque son diversas las naturalezas de las almas. Si ve que alguna hermana está triste o doliente, trate de ayudarle de cualquier manera y de consolarla; que ruegue mucho y pida luz para saber (37) cómo comportarse con cada una de ellas porque cada alma es un mundo diferente. Dios tiene distintos modos para tratar con las almas que, a veces, para nosotros, son incomprensibles e inconcebibles, por eso la Superiora debe ser prudente para no impedir la actuación de Dios en ningún alma. Que nunca amoneste a las hermanas cuando está nerviosa, además los reproches deben siempre ir acompañados por palabras de estímulo. Hay que dar a conocer al alma su error para que lo reconozca, pero no se la debe desalentar. La Superiora debe distinguirse por el amor activo a las hermanas, debe encargarse de todas las penas para aliviar a las hermanas; que no exija ningunos servicios de las hermanas, que las respete como a las esposas de Jesús y que esté dispuesta a servirles tanto de día como de noche; debe más bien pedir que ordenar. Que tenga el corazón abierto a los sufrimientos de las hermanas y que ella misma estudie y contemple fijamente el libro abierto, es decir, a Jesús Crucificado. Que siempre pida con fervor la luz y, especialmente, cuando tenga que arreglar algo de importancia con alguna (38) hermana. Que se cuide de entrar en el ámbito de sus conciencias, porque en este campo es el sacerdote que tiene la gracia; pero sucede que algún alma sienta la necesidad de desahogarse ante la Superiora, entonces la Superiora puede recibir las confidencias de un alma, pero no se olvide del secreto, porque nada disgusta más a un alma que cuando se diga a otros lo que ella dijo en confianza, es decir en secreto. Las mujeres tienen siempre la cabeza débil respecto a esto; pocas veces se encuentra a una mujer con la mente de hombre. Procure una profunda unión a Dios y Dios gobernará a  través de ella. La Virgen Santísima será la Superiora [208] de este convento y nosotras seremos sus hijas fieles. 
Comentario: 
Muchísimas enseñanzas podríamos sacar de este hermoso texto, pero quedémonos con lo que dice Sor Faustina de la importancia de corregir sin desalentar al que se corrige.
Porque muchas veces, cuando hacemos una corrección, no miramos por el bien del otro, sino que nos queremos quitar la bronca que tenemos por el mal hecho, y así “aplastamos” al hermano con nuestro reproche.
En cambio aquí Sor Faustina dice a la Superiora, y en ella a todos nosotros, que corrijamos pero dando ánimos, no para aplastar, sino para elevar, porque el desánimo es el arma preferida por Satanás para hacer inofensivas a las almas y hacerlas desistir del apostolado y de la búsqueda de perfección.
¡Cuántos pecados puede cometer un alma desalentada! Porque es más proclive a la tristeza y desesperación, terreno propicio para cometer pecados de todas clases.
Por eso tomemos este valioso ejemplo de cómo corregir a los hermanos pero sin desalentarlos, sino infundiéndoles ánimo para que sigan corriendo hacia la meta de la santidad.
No corrijamos nunca cuando estamos enojados, porque cuando la ira nos domina, difícilmente somos justos. Esperemos que pase la tormenta, elevemos el pensamiento a Dios, y luego procedamos a corregir con amor y paciencia, para el bien del otro, recordando que también nosotros cansamos a Dios con nuestras repetidas faltas, pero Él no nos abandona y siempre nos da ánimos y esperanzas.
Jesús, en Vos confío.

martes, 23 de abril de 2013

Corazón misericordioso.

"JESUS YO CONFIO EN TI"
 
Corazón misericordioso. 

Jesús hoy quiero pedirte que me des un corazón misericordioso y compasivo, porque de ello depende mi salvación, ya que efectivamente quien es misericordioso con los hermanos, también alcanzará misericordia de Ti.
Que yo jamás me endurezca en el egoísmo que cada vez domina más en este mundo, y que siempre tenga un corazón de carne, dispuesto a compadecerse de las angustias y penas de los demás y siempre abierto a escuchar y consolar a todos, escondiendo las propias penas en tu Sacratísimo Corazón.
Jesús, el mundo en que vivo me quiere amargar la vida, me quiere volver duro e insensible para con las necesidades de los hermanos, en especial para quienes más abandonados están. ¡No lo permitas, Señor! Antes envíame la muerte, pero que no me vuelva malo y duro, porque eso me llevaría lejos de tu camino, y con  peligro de perderme para siempre en el Abismo infernal.
Tú, Jesús, perdonas muchas cosas, muchísimas; pero no perdonas la dureza de corazón. Es que con un acto brusco podemos hacer que un alma se desespere y se pierda, o incluso que sean muchas las almas que se pierdan por una dureza nuestra hacia ellas.
Señor, tú sabes que el demonio quiere volverme malo, y Tú haces todo lo posible para que yo siga siendo bueno y dulce, manso y amable como Tú. Ojalá venzas Tú, Señor, en mi corazón, para que yo alguna vez pueda volar feliz a tu Paraíso, donde no entran los malos y duros de corazón.

domingo, 21 de abril de 2013

Aprovechemos el tiempo.

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Aprovechemos el tiempo. 
¡Hay tantas miserias en el mundo! Y no creamos que Dios no las podría remediar en un abrir y cerrar de ojos, sino que por un designio de su Providencia infinita, ha querido, o al menos permite, que haya estas miserias de todas clases, para darnos la oportunidad a nosotros de practicar la compasión y la misericordia.
A veces estamos deseosos por hacernos de una fortuna material y buscamos cielo y tierra para ganar dinero o bienes materiales. Y no nos damos cuenta de que al alcance de la mano tenemos una fortuna mucho mayor, que son nuestros prójimos sufrientes, que si los socorremos con caridad, entonces nos hacemos de una fortuna incorruptible que nos esperará en el Cielo.
Pero no creamos que esto nos traerá sólo bienes espirituales para gozar en el Paraíso, porque ya aquí en la tierra gozaremos de esos bienes, ya que el Señor no se deja ganar en generosidad y a Él le gusta que tengamos para dar, por eso volcará en nuestro regazo un cúmulo de bienes espirituales, morales y hasta materiales, para que socorramos cada vez mejor a nuestros hermanos menos favorecidos y alcanzados por la desgracia.
Busquemos los tesoros donde hay que buscarlos, en los que sufren, en los pobres no sólo materiales sino sobre todo en los pobres espirituales, los abandonados, los despreciados, los pecadores.
Si hacemos así, entonces no sólo que nadaremos en la abundancia, incluso material cuando sea conveniente, sino que tendremos una conciencia tranquila, limpia, y viviremos felices, con un fuego de amor en el corazón y la alegría de estar haciendo que este mundo sea menos triste y amargo de lo que es.
Jesús, en Vos confío.

viernes, 29 de marzo de 2013

PASION Y MUERTE

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Mi Pasión, Nunca la OlvidasA Pesar, de Tantos AñosSiempre Te Acuerdas, de EllaOveja, de Mí RebañoMuy Bien, Recuerdas los HechosDe Mi Martirio y DolorMe Vejaron, Me HumillaronY Eso Que les Di, Mi AMORY Tú También, Te PreguntasEn Tu Mente, en Tu InteriorPor Qué, la Humanidad Fue InjustaCon JESUS, El REDENTORMás Hoy, en la ActualidadSigue Habiendo, Ciegos y SordosDía a Día, Me CrucificanEn Muy, Diferentes Modos¿ Cuáles Son Ellos , PreguntasY Te Voy, a ContestarCuando Hieres y CriticasCuando Engañas y Hablas MalPorque allí, adentro llevasPasiones y egoísmosAmbiciones, de TenerY así, Te corroes Tu MismoSiempre, Primero Eres TúY Después Tú, Nunca Tu HermanoPiensa, si Ese Fue el EjemploQue YO te Dejé, HermanoTe Dominan, los PlaceresLos Vicios, las TentacionesDe Mi PADRE, ni te AcuerdasNo le Elevas, OracionesVes, Como Tengo RazónPor Eso, Te Hablo HumanidadPorque Sólo, Eres CristianoCRISTIANO SUPERFICIALNo PRACTICAS MI EVANGELIOSiempre, Te Olvidas de ElAsí, Nunca Ganaras el CieloHombres, de Muy POCA FEHoy Te Invito a PracticarloDespierta Ya, Por FavorPues los Tiempos, Ya LlegaronMi Paz Te Dejo y Mi Amor Te DOY C.N.P.

JESUS DICE

"JESUS YO CONFIO EN TI"
 Procura vivir en el recogimiento para oí­r Mi voz que es tan bajita que sólo la pueden oí­r las almas recogidas. (Diario,

La pasión de Cristo (Pelicula completa subtítulos en español)


"JESUS YO CONFIO EN TI"
http://www.youtube.com/watch?v=wcj7gUJC08o&feature=youtu.be

1 er dia de la novena

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Jesús decía a Sor Faustina: “Deseo que durante nueve días lleves a las almas a la Fuente de mi Misericordia para que saquen fuerzas, alivio y toda gracia que necesiten para afrontar las dificultades de la vida y especialmente la hora de la muerte. Cada día traerás a mi Corazón a un grupo diferente de almas y las sumergirás en este mar de mi misericordia. Y a todas esas almas Yo las introduciré en la casa de mi Padre. Lo harás en esta vida y en la vida futura. Y no rehusaré nada a ningún alma que traerás a la Fuente de mi Misericordia. Cada día pedirás a mi Padre las gracias para estas almas por mi amarga Pasión. (Diario # 1209)

1er día de la novena (Viernes Santo)

Hoy tráeme a toda la humanidad y especialmente a todos los pecadores y sumérgelos en el mar de mi misericordia. De esta forma me consolarás de la amarga tristeza en que me sume la pérdida de las almas.

Muy misericordioso Jesús, cuya naturaleza es la de tener compasión de nosotros y de perdonarnos, no mires nuestros pecados sino la confianza que depositamos en tu bondad infinita. Acógenos en la morada de tu muy compasivo Corazón y nunca nos dejes salir de él. Te lo suplicamos por el amor que te une al Padre y al Espíritu Santo.

Rezar la coronilla de la Misericordia (ver al final)
Eterno Padre, mira con misericordia a toda la humanidad, y especialmente a los pobres pecadores que están encerrados en el Corazón lleno de compasión de Jesús, y por su dolorosa Pasión muéstranos tu misericordia para que alabemos su omnipotencia por los siglos de los siglos. Amén

jueves, 14 de marzo de 2013

Quince minutos con Jesús Misericordioso

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Quince minutos con Jesús Misericordioso

Poder de Dios. 
Señor Jesús, ¿qué pueden los hombres contra Ti? A veces nosotros no caemos en la cuenta de que eres Tú quien gobierna todas las cosas y haces lo que quieres, porque eres el Señor Todopoderoso. ¿Y por qué yo siempre estoy tan desconfiado y vacilante? Debe de ser porque tengo poca fe. Por eso te ruego, Jesús Misericordiosísimo, que en este año de la fe, me des la gracia de un aumento de fe en mi alma, para que pueda vivir en paz mi corazón, pues quien tiene fe, vive tranquilo, sin inquietudes, pues sabe muy bien que Dios guía los avatares de la historia, del tiempo y de los hombres.
Señor Jesús, ten compasión de mí que soy como una veleta que se agita por vientos contrarios, y lo que hoy propongo, mañana o al momento siguiente, ya lo estoy modificando e incluso haciendo al revés de lo que me propuse.
Jesús, Tú sólo me puedes dar esa fortaleza necesaria para emprender una vez por todas el camino de mi conversión, de mi santificación, especialmente en estos tiempos, en que se acerca el Fin de los Tiempos con tu venida en gloria, y quieres que para ese momento estemos esperándote con las lámparas encendidas, es decir con la fe y la confianza en el corazón.
¡Bendito seas, Jesús Misericordioso! A partir de hoy te prometo hacer todos mis pobres esfuerzos para serte grato, pero Tú dame tu ayuda generosa como al más menesteroso de tus hijos, como a quien más lo necesita, pues yo soy uno de tus hijos más necesitados en todos los sentidos y aspectos.
Confío en ti, Jesús, y sé que no quedaré confundido ni mis enemigos se reirán de mí.
¡Gracias Señor!

VISITANTES DE....