I made this widget at MyFlashFetish.com.

viernes, 31 de diciembre de 2010

Gracias señor



GRACIAS..POR..EXISTIR

jueves, 30 de diciembre de 2010

miércoles, 29 de diciembre de 2010

El perdón.


"JESUS YO CONFIO EN TI"


El perdón.
Jesús, hoy quiero pedirte perdón por todos los pecados que he cometido a lo largo de mi vida, porque sé que pecando te ofendí y te lastimé, y aumenté los dolores de tu Corazón misericordioso.
Jesús, te ruego que me perdones y espero que, a través del sacerdote, me des la absolución de todos mis pecados, porque quiero vivir en paz, con la conciencia tranquila y confiando siempre en ti, sabiendo que siempre perdonas a los que se arrepienten de corazón, y tu ves que yo estoy profundamente arrepentido.
Misericordiosísimo Señor, ¿quién tendrá compasión de mí si tú me rechazas? ¿Quién podrá consolar mi dolor si tú no lo haces? Por eso te ruego que tengas misericordia de mí como del más grande pecador que hubo sobre la tierra, porque mis pecados son numerosos y a veces me viene el temor de perderme eternamente en el Infierno. No permitas que desconfíe de tu infinita Misericordia, porque sé que te duele más la desconfianza de las almas, que sus pecados más graves.
Entonces, Jesús, hoy me arrojo en tus brazos, con un corazón contrito y humillado, y confío ciegamente en que me amas y me quieres perdonar.
¡Bendito seas por siempre, Señor!

lunes, 27 de diciembre de 2010

Redimir al cautivo.


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Redimir al cautivo.
Muchos de los que están en la cárcel son inocentes, o al menos no son más culpables que muchos otros hombres que están sueltos y que nos topamos por la calle. Por eso debemos tener misericordia con los encarcelados, ya que ellos están pagando lo que deben a la justicia, y tienen necesidad de sentirse queridos y perdonados por Dios, porque muchos de ellos han perdido la esperanza.
Pensemos qué nos gustaría que hicieran con nosotros si fuéramos nosotros los que estuviéramos presos, y actuemos de la misma manera que quisiéramos ser tratados, porque muchas veces estrechamos la mano de quien es más ladrón y homicida que uno que está en la cárcel.
Si tenemos algún familiar o amigo preso, no dejemos de ir a visitarlo para confortarlo y darle ánimos y esperanza, para recordarle que Dios lo ama y que le da tiempo para enmendarse, recapacitar y convertirse y santificarse.
Recordemos que no sabemos cómo son las vueltas de la vida y del destino, y tal vez nosotros, por error o merecidamente, algún día también caigamos entre rejas.
Seamos misericordiosos con los que están privados de la libertad, porque veremos muchos santos en el Cielo, que en la tierra estuvieron presos en cárceles. Recordemos el caso del Buen Ladrón y sepamos que cualquiera que tenga buena voluntad puede redimirse.
Jesús, en Vos confío.

viernes, 24 de diciembre de 2010

El Tribunal de la Misericordia.


"JESUS YO CONFIO EN TI"


El Tribunal de la Misericordia.
La Misericordia de Dios es infinita, pero si no nos acercamos a ella, no podremos disfrutarla y ser levantados del lodo.
Dios quiere aplicar su Misericordia sobre nosotros, especialmente a través del Sacramento de la Confesión, porque es allí donde Jesús, oculto en el sacerdote, nos está esperando para abrir su Corazón y hacer brotar para nosotros el torrente de su amor y su perdón.
Estamos a tiempo todavía. Si hace mucho que no nos confesamos, éste es el momento justo para hacerlo, porque no sabemos cuánto tiempo más de vida tendremos, y tal vez cuando queramos confesarnos ya no lo podamos hacer.
Tenemos la salvación al alcance de la mano. No la desaprovechemos, porque puede llegar un día en que busquemos al Señor y ya no lo encontremos.
Tomemos fuerzas con este sacramento y recibámoslo frecuentemente, al menos una vez al mes, porque nos va lavando de las culpas y nos va curando las cicatrices que dejan los pecados ya perdonados.

martes, 21 de diciembre de 2010

Ilusionarnos con Dios.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Ilusionarnos con Dios.
Mi amor no desilusiona a nadie. (Diario # 29)
Comentario:
Nadie que haya puesto su confianza en el Señor ha quedado confundido o defraudado, porque Dios es fiel y cumple sus promesas, y jamás dejará de auxiliar a quien se confía a Él.
Las mayores aspiraciones del alma las encuentra en Dios, porque todo deseo de felicidad lo podemos satisfacer en Dios, ya que Él es el Amor y la Misericordia, y en Él seremos felices ya desde este mundo.
Nada hay tan provechoso y útil, además de consolador, como el sentirnos amados por Dios, ya que quien se siente amado por el Señor, vive esta vida en la mayor felicidad, aún en medio de las pruebas que todos debemos pasar, y camina confiado en la Providencia divina, sabiendo que hay Uno que lo ama infinitamente, y que le perdonará todo en caso de que caiga en los pecados más terribles.
Porque a veces puede suceder que el demonio, con su astucia, nos haga caer en pecados graves. Entonces sabemos que tenemos un Bueno que desde el Cielo sabe y ve todo, y nos ama, y puede y quiere perdonarnos completamente.
Cuando vamos conociendo a una persona, muchas veces sucede que nos desilusionamos, porque descubrimos en ella cosas que no nos gustan o, al menos, nos desilusionan del ideal que nos habíamos formado de ella.
No sucede así con Dios, con Jesús, pues cuanto más lo conocemos, cuanto más profundizamos en su Persona, tanto más nos enamoramos de Él y caemos en la cuenta de que es infinitamente perfecto, y así cada vez nos admiramos más de Él, y jamás somos desilusionados.

La misericordia en el Evangelio


"JESUS YO CONFIO EN TI"

La misericordia en el Evangelio
¡Dios se hizo hombre!
Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. (Mt 1, 1)
Comentario:
La muestra más grande de la Misericordia de Dios, es que Dios se ha hecho hombre, se ha hecho uno de los nuestros.
Sí. Con el pecado original, la humanidad había sido hecha prisionera por Satanás, y estaba esclava de él y ya no había salvación para ella, sino que todos los hombres estábamos destinados a nacer, sufrir y morir sin esperanza, terminando todos, absolutamente todos, en el castigo del Infierno eterno.
Pero esto repugnó a la Justicia divina, y la Misericordia de Dios vino en nuestro auxilio. La Santísima Trinidad decretó la Encarnación del Verbo, que es la Tercera Persona de la Trinidad, para salvarnos del Maligno.
Así fue que Dios se hizo hombre en Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre. Ésta es la mayor demostración de la Misericordia divina, porque pensar que el Infinito, el Perfecto, el Todopoderoso, quiso hacerse débil, vulnerable y morir ajusticiado en una cruz, es algo que excede toda imaginación, y solo el amor de Dios por los hombres, que es infinito, pudo idear semejante cosa.
Así que el mayor milagro de la Misericordia del Señor es cuando vemos en Navidad al Niño Dios recostado en un pobre pesebre. ¡Dios se ha hecho hombre! ¡El Infinito se ha encerrado en una carne mortal por amor a nosotros! ¡Saltemos de alegría y no dejemos de sorprendernos de este prodigio, de este milagro del amor de Dios!

domingo, 19 de diciembre de 2010

Potencia de la pureza.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Potencia de la pureza.
534 La castidad, este voto se entiende por sí mismo, prohíbe todo lo que está prohibido por el sexto y el noveno mandamientos de Dios, naturalmente; obras, pensamientos, palabras, sentimientos, y... Entiendo que el voto solemne difiere del voto simple, lo entiendo en toda la extensión. Cuando lo estaba contemplando, escuché en el alma estas palabras: Tú eres Mi esposa para la eternidad, tu pureza debe ser mayor que la de los ángeles, porque con ningún ángel tengo relación de tan estrecha intimidad como contigo. La más pequeña acción de Mi esposa tiene un valor infinito, el alma pura tiene una potencia incalculable delante de Dios.
Comentario:
Parece que esta verdad también la sabe muy bien Satanás, que por todos los medios, trata de inducir a la impureza a las almas, especialmente por medio de la prensa, el cine, la televisión y la moda.
Dios ama la pureza y por eso quiso nacer de una Virgen, y sus mejores amigos fueron los puros.
Es que siendo puros comprenderemos mejor a Dios y las cosas de Dios. La Sabiduría de Dios se comunicará con nosotros más generosamente y entenderemos lo que los teólogos presuntuosos y viciosos no entienden.
Hay que huir de la impureza, pero debemos ser caritativos y misericordiosos con los que pecan, sin juzgarlos jamás y rezando por ellos y por su conversión.
Lamentablemente hoy dentro de la Iglesia Católica hay sacerdotes que creen que nada es pecado, y por eso ya no confiesan a la gente, y así las almas quedan sucias e imposibilitadas de recibir las gracias que Dios les tenía destinadas.
Hoy, como siempre, el sexto y el noveno mandamientos siguen teniendo toda la validez de la Palabra de Dios, que no puede mudar ni cambiar, porque es Palabra eterna.
Jesús, en Vos confío.

jueves, 9 de diciembre de 2010

"JESUS YO CONFIO EN TI"

QUE TE PARECE????


"JESUS YO CONFIO EN TI"

¿Qué te parece experimentar un poco de misericordia por los demás? No, no es sentir pesar, sino misericordia.

Cuando miro alguien en problemas, cuando escucho que hubo una tragedia en alguna parte, cuando siento que alguien está feliz, en vez de sentir pesar, puedo sentir misericordia.

Esto implica que entiendo la situación de los demás y sé que es temporal.

Implica que reconozco que ellos son seres capaces.

Mientras al sentir pesar, eso me genera tristeza, la misericordia me da una sensación de bienaventuranza, pues siento el placer de estar bien, de forma que pueda dar más a otros.

Siento que debo ayudarlos hasta que también se queden bien y me puedan cooperar en volver a otros más bien, en una cadena inmensa de misericordia.

Quince minutos con Jesús Misericordioso


"JESUS YO CONFIO EN TI"



Quince minutos con Jesús Misericordioso
El amor.
Jesús Misericordioso, sé que lo que más aprecias y quieres de mí es el amor, porque tú lo tienes todo, ya que eres Dios, pero no tienes mi corazón, y yo quiero dártelo con todos sus afectos.
Jesús, quiero hacer cada cosa del día por amor a ti, con amor a ti, porque sé muy bien que solo el amor puede alcanzar dones y favores de tu omnipotencia, y también sé que el amor es lo que te consuela de tanta frialdad e indiferencia de los hombres.
Jesús, quiero ir a visitarte en el Sagrario, aunque sea una vez por semana, o cuando disponga de un momento de tiempo para dedicarlo completamente a ti, porque tú estás realmente presente en la Eucaristía.
Señor, ¡qué frío soy a veces! Enciéndeme con el fuego de tu santo amor, para que yo, a mi vez, encienda a otras muchísimas almas con el fuego de la caridad.
Misericordiosísimo Jesús, ¡qué error cometemos cuando caemos en la rutina de los días monótonos y grises, sin recordar que hasta las más pequeñas acciones, si son hechas por amor, tienen un valor infinito! Ayúdame, Señor, a entender esto de una vez por todas, y no buscar hacer grandes obras, sino más bien hacer TODAS las obras, por pequeñas que sean, con amor a ti y a las almas.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Visitar a los enfermos.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Visitar a los enfermos.
Allí donde hay sufrimiento, allí está Cristo. Y en los enfermos está el Señor, esperándonos a que vayamos a visitarlo y a consolarlo.
Porque debemos saber que quien está enfermo, muchas veces está desmoralizado y es muy sensible al amor o a la indiferencia de los hombres. Porque quien ha caído enfermo, a veces se siente castigado por Dios, y el demonio le susurra pensamientos de desesperación y tristeza.
Es bueno, entonces, que vayamos a visitarlo y a llevarle esperanza, a que le transmitamos que Dios lo ama y que no es un castigo de Dios su enfermedad, sino que más bien es un hacerse corredentor con Cristo, llevando una partecita de la Cruz de Cristo, para colaborar con la obra redentora del Señor.
Cuántas conversiones se han dado en un enfermo que recibe la visita amorosa de un familiar, de un amigo o de un desconocido que tiene piedad de él.
No temamos contagiarnos, porque Dios nos protegerá. Y si nos contagiáramos y muriésemos, Dios nos dará el Cielo como a mártires suyos, mártires de la caridad y del amor hacia el enfermo.
Jesús, en Vos confío.

martes, 7 de diciembre de 2010

Corazón misericordioso.




"JESUS YO CONFIO EN TI"


Corazón misericordioso.
Las cosas que van sucediendo en este mundo pueden provocar dos cosas en nosotros. La primera, es que nos pueden hacer más duros y cerrados en nosotros mismos, más egoístas. La segunda, que es opuesta a la primera, es que nos pueden hacer más compasivos y tiernos, abiertos a acoger al prójimo que sufre, en definitiva a ser misericordiosos.
Y esta última es la actitud que debemos alcanzar, porque Dios es misericordioso y quiere que sus hijos sean como Él, misericordiosos.
No nos cerremos al sufrimiento del prójimo, a la necesidad del prójimo.
Ya tenemos un ejemplo de lo que logra la cerrazón a las necesidades del prójimo, porque cuando María y José fueron a buscar posada a Belén, no les dieron alojamiento, y así los habitantes de Belén se quedaron sin el anuncio de la Buena Noticia.
¿Qué habría pasado si el hospedero les hubiera dado un lugar en la posada? ¿Qué gloria habría obtenido este hombre?
¿Qué habría sucedido si una casa les hubiera abierto de par en par las puertas para que naciera el Salvador? ¿Qué sería de la gloria de esa casa y de sus habitantes?
Así también nosotros, abramos las puertas de nuestras almas al prójimo necesitado, porque como dice el Apóstol: “Muchos, sin saberlo, han dado alojamiento a ángeles”.
Jesús, en Vos confío.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
Jesús, el más pobre.
533 Al quedarme sola empecé a reflexionar sobre el espíritu de pobreza. Veo claramente que Jesús no poseía nada siendo el Dueño de todas las cosas. El pesebre prestado; camina por la vida haciendo el bien a todos sin tener dónde apoyar la cabeza. Y en la cruz veo el colmo de su pobreza, ya que ni siquiera tiene puesta una vestidura. Oh Jesús, a través del solemne voto de pobreza deseo asemejarme a Ti; la pobreza será mi madre. (10) No poseer nada exteriormente ni disponer de nada como de mi propiedad, ni tampoco desear algo interiormente. Y en el Santísimo Sacramento ¡qué grande es Tu pobreza! ¿Hubo alguna vez un alma tan abandonada como Tú, Jesús, en la cruz?
Comentario:
¡Qué distinto piensa el mundo! ¡Y qué distinto, incluso, pensamos nosotros, que queremos tener dinero y apreciamos tanto los bienes materiales! ¡Y pensar que no hay cosa que sea más peligrosa para la salvación, como el estar apegados a los bienes de esta tierra!
Si el Señor, que conoce todas las cosas, quiso ser pobre y permanecer pobre, por algo será.
Es tiempo de que pensemos en esta actitud de Jesús que, pudiéndolo tener todo, no quiso tener nada.
Es que la libertad que da la pobreza, no la da la riqueza, porque aunque uno se cree libre al ser rico, en realidad es esclavo de sus bienes.
Pero lo difícil que hizo Jesús fue el tener en sus manos ríos de oro, y permanecer pobre. Porque ciertamente los ricos le daban grandes limosnas y regalos, que Él utilizaría para los pobres y para los gastos comunes del grupo apostólico, pero nunca se guardó nada para sí, y esto es más difícil todavía, porque quien es pobre a la fuerza, porque nunca tuvo la oportunidad de tener mucho dinero, no tiene mucho mérito. Pero en cambio el que puede tener muchos bienes, e incluso los tiene en sus propias manos, pero no los acapara sino que permanece siendo pobre, ese sí que es grande.
Pensemos en este modo de obrar de Cristo y obremos nosotros también de la misma manera.
Jesús, en Vos confío.

VISITANTES DE....