I made this widget at MyFlashFetish.com.

jueves, 17 de mayo de 2012

Quince minutos con Jesús Misericordioso

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Quince minutos con Jesús Misericordioso



Obras de misericordia.


Jesús Misericordiosísimo, sé muy bien que tú quieres de nosotros obras de misericordia, hechas por amor a los hermanos, porque en ellos te vemos a ti. Por eso te ruego que me ayudes a compadecer a mis prójimos y darme a ellos, ejercitando las obras de misericordia en los tres grados que nos has enseñado, es decir, con la obra, con la palabra y con la oración.




Que yo realice muchas obras de misericordia en el día, y si no puedo hacerlo, que al menos ayude con mi palabra a todos. Si tampoco puedo ayudar con mi palabra, entonces que lo haga con la oración, que siempre está a mi alcance para ejercitar la misericordia con los vivos y los difuntos.



Jesús, sé muy bien que debo practicar la misericordia para obtener tu Misericordia divina, ya que tú eres misericordioso con los misericordiosos, pero eres justo con los duros de corazón.


Quiero aprovechar ese secreto que nos diste en el Santo Evangelio, que es que practiquemos la misericordia para obtenerla de Dios.


¡Te amo, Jesús mío, y quiero arder de amor por ti y por los hermanos, para aliviar las miserias con las que me encuentre en el camino de mi vida! Con tu ayuda estoy seguro de lograrlo. ¡Bendito seas por siempre, Jesús!



martes, 15 de mayo de 2012

Obtener misericordia.

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Obtener misericordia.







Todos somos más o menos pecadores, y todos necesitamos de la misericordia de Dios. Y Jesús nos ha revelado un secreto en el Evangelio, que quien sea misericordioso con los demás, también obtendrá misericordia de Dios.






¿Y qué esperamos para comenzar a hacer obras de misericordia, ya sean corporales o espirituales? ¿Acaso estamos tan seguros de nuestra salvación eterna? ¿Algún ángel nos ha revelado que estamos confirmados en gracia? ¡No! Simplemente estamos estancados y presumiendo que nos salvaremos con seguridad por el solo hecho que nosotros somos nosotros.






No nos engañemos, porque el Señor quiere obras hechas con amor, porque nos ha creado para que demos frutos, y siendo compasivos y misericordiosos con los hermanos, merezcamos la Vida eterna.






No hace falta salir a los barrios pobres para practicar la misericordia, sino que a nuestro alrededor siempre hay alguien necesitado de nuestro auxilio, socorro, consejo, limosna, palabra de aliento.






Seamos buenos de verdad, como bueno es Dios. Es decir que cuando el Señor en el Evangelio nos ha dicho que seamos perfectos como perfecto es el Padre eterno, nos ha querido decir que seamos buenos como Bueno es Dios Padre, con lo cual nos ha dicho que no hay techo ni límite para ser buenos, siempre hay posibilidad de ser más buenos de lo que somos actualmente. Así que derramemos amor a manos llenas que el premio es grande.






Jesús, en Vos confío.



VISITANTES DE....