I made this widget at MyFlashFetish.com.

domingo, 27 de diciembre de 2009

Quince minutos con Jesús Misericordioso



Quince minutos con Jesús Misericordioso
Por tu dolorosa Pasión
Amado Jesús mío, te pido que por tu dolorosa y amarga Pasión no se pierda ninguno de los pobres pecadores. Ellos no saben a qué esclavitud se sujetan con su pecado, y así el demonio les tiende trampas y los lleva paulatinamente al abismo. Quiero ayudarte a redimir a las almas, y sé que eso se logra solo con la oración y la penitencia, el ayuno y el sufrimiento. ¡Pero es que soy tan débil para hacer esas cosas! Por eso te ofrezco el amor. Sí, amarte mucho a ti y a las almas, y con ello pienso ayudarte en la misión de salvarlas. Porque el amor me hará fuerte en todas las virtudes y valiente para hacer sacrificios por los pecadores. Ya decía uno de los pastorcitos en Fátima que si tú les mostraras a los pecadores lo que es el Infierno, se convertirían. Pero ellos no tienen idea y van camino a él a pasos agigantados. ¡Señor, quiero ayudarlos a salvarlos, porque es una sola la vida que tenemos en esta tierra, y después viene la muerte y el juicio sin apelación posible! ¡Que terrible debe ser para quien se condena, la desesperación eterna! ¡Ojalá yo salve a muchas almas y así salvaré también la mía! Jesús, te amo con todo mi corazón y quiero propagar tu misericordia infinita por todo el mundo. Si bien esto tal vez me es imposible, que por lo menos la difunda entre mis más allegados, parientes y amigos. ¡Bendito seas Señor!

jueves, 24 de diciembre de 2009

¿Qué podemos hacer por el Señor?


¿Qué podemos hacer por el Señor?
A veces pensamos: ¿Qué podemos hacer por el Señor? Se nos ocurren muchas cosas todas buenas. Pero hay una mejor que podemos y debemos hacer y es confiar, confiar, confiar en la bondad de Dios. Porque a Dios el pecado que más le duele es el de la desconfianza, y especialmente la desconfianza de las almas elegidas, que a pesar de que Jesús las ha elegido y les prodiga toda clase de bienes, no confían en Él. ¡Pobre Jesús! No sabe qué hacer para que sus criaturas confíen en Él. Por lo menos nosotros, los Apóstoles de la Divina Misericordia, caractericémonos por la confianza sin límites en la misericordia divina, en la bondad de Dios. Entonces dejaremos contento el Corazón del Señor y en nuestra vida la misericordia nos cuidará como una madre cuida y atiende al más pequeño y necesitado de sus hijitos.
Jesús, en Vos confío.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,



Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
Propósitos.
504 Propósitos después de los ejercicios espirituales.
No hacer nada sin el permiso del confesor y la aceptación de las Superioras en todo y especialmente en las inspiraciones y las exigencias del Señor.
Todos los momentos libres los pasaré con el Huésped Divino dentro de mí; procuraré mantener el silencio interior y exterior para que Jesús descanse en mi corazón.
Mi descanso mas grato será en servir y ser disponible a las hermanas. Olvidarme de mí misma y pensar en agradar a las hermanas.
No me justificaré ni excusaré de ningún reproche que me hagan, permitiré juzgarme por cualquiera y en cualquier modo.
Tengo a un solo Confidente a quien revelo todo y lo es Jesús en la Eucaristía y en substitución de Él, el confesor.
En todos los sufrimientos del alma o del cuerpo, en las tinieblas o en el abandono me callaré como una paloma sin quejarme.
Me anonadaré en cada momento como una victima [postrándome] a sus pies para impetrar misericordia por las pobres almas.
Comentario:
Si bien dicen que el Infierno está sembrado de buenos propósitos, dando a entender con ello que muchos que se condenaron realizaron buenos propósitos pero no los cumplieron; también es cierto que si no hacemos buenos propósitos nunca avanzaremos en la santidad. El propósito es como un objetivo que debemos conquistar. No debemos ponernos muchos propósitos, sino algunos pocos y escribirlos en un papel y repasarlos cada mañana al levantarnos, para que lo tengamos presente durante el día. No dejemos esta práctica porque es muy útil para adelantar en la virtud. No nos desanimemos si no podemos cumplirlos porque esto es un combate y un esfuerzo que dura toda la vida, no pretendamos ser santos de la noche a la mañana, tengamos paciencia con nosotros mismos pero sin pereza o pusilanimidad. Recemos mucho y vayamos a los pies del Sagrario para recibir fuerzas del Señor que nos permita cumplir los propósitos. Recordemos que un propósito que tenemos como Apóstoles de la Misericordia es el de rezar todos los días una coronilla de la misericordia. Tratemos de cumplirlo siempre.
Jesús, en Vos confío.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Quince minutos con Jesús Misericordioso



Quince minutos con Jesús Misericordioso
Por los pobres pecadores
Amado Jesús, hoy quiero pedirte especialmente por todos los pobres pecadores que van, a grandes pasos, caminando hacia su perdición eterna. Detenlos en esta carrera que los lleva al abismo. Usa de tu misericordia infinita para atraerlos a tu Corazón sacratísimo, porque no saben lo que hacen y el demonio los tiene engañados y enceguecidos. Que cuando se les abran los ojos y caiga la venda que tienen en ellos, no se desesperen sino que confíen en tu infinita misericordia y se arrojen a tus divinos brazos con confianza. Jesús, perdónalos porque son muy infelices al no tenerte en sus corazones y al haber elegido al diablo como señor. Ojalá yo pueda salvarlos, Jesús. Ayúdame a salvarlos de las garras del Infierno. Sé que Tú eres el más interesado por estas almas, pero quieres mi ayuda para salvarlas del pecado y de la condenación eterna. Dime Señor qué quieres que haga. No soy muy fuerte para realizar grandes penitencias y sacrificios, pero te prometo que haré todas las acciones comunes del día con mucho amor a Ti, y así cada pequeña cosa que realice, tendrá un valor muy grande ante tus ojos y serán obras meritorias para alcanzar la conversión de estas pobres almas engañadas por el diablo. ¡Te amo, Jesús de mi corazón! ¡Ten también misericordia de mí que soy un pobre pecador!

miércoles, 16 de diciembre de 2009

El amor.


El amor.
El amor soporta todo y no teme a nada. Si tuviéramos un poco de amor verdadero ya no tendríamos miedo a nada. Pero a veces somos muy débiles en amar, y nos encerramos en nosotros mismos. Es tiempo de romper con estos lazos y lanzarnos a amar a Dios con toda el alma y a amar a las almas con todas las fuerzas, porque ya lo dice San Pablo que si uno tiene todo pero no tiene amor, no tiene caridad, entonces es algo hueco que no vale nada. Toda la doctrina cristiana habla del amor a Dios y al prójimo, en definitiva del amor. ¡Cuánto nos equivocamos al tratar de “cumplir” solamente, dejando de lado el amor! Cada acción que realicemos en adelante, hagámosla con amor y por amor a Dios y al prójimo, entonces todo nuestro obrar será agradable a Dios y nos santificaremos rápidamente, porque el que ama avanza a grandes pasos por el camino de la santidad. Cambiemos nuestro corazón de piedra por un corazón de carne. Pidámosle al Señor que nos dé un corazón de carne semejante al suyo.
Jesús, en Vos confío.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

QUE HORA ES?


Una vez ví un bonito reloj y me aproximé para verlo más de cerca. Debajo del reloj, había una pregunta curiosa que decía:
¿Qué hora es?Estas tres palabras unidas forman una gran pregunta para nuestras vidas.

Luego de leer esta pregunta, vinieron a mi mente muchas respuestas para cada persona, como por ejemplo:

Es Hora de Perdonar, es la respuesta de las personas que a lo largo de los años han vivido odiando a alguien.

Es Hora de Arrepentirse puede ser la respuesta de los pecadoresEs Hora de Olvidar, responderá alguien que vive de recuerdos, pensando en el pasado, amarrado al pasado, atrapado en el pasado.

Es Hora de Dar, tendría que responder una persona que ha sido mezquina, que ha sido egoísta y se ha olvidado del prójimoEs hora de ser Humilde, seria la respuesta de las personas orgullosas

Es hora de estar alegres, por la esperanza que tenemos (Romanos 12,12) seria la respuestas de miles que viven tristes y sin esperanza.

Es hora de buscar la Paz,

Es hora de buscar la Armonía, tendrían que responder los que viven en guerra, buscando la violencia.

Es hora de ser Valientes y Trabajadores, tendrían que responder los perezosos y flojos.

Es hora de seguir el Camino La Verdad y La vida, dirían los que están perdidos

Es hora de seguir al Buen Pastor, dirían las ovejas descarriadas

Es hora de buscar la Luz, exclamarían los que viven en la oscuridad

Es hora de Ayunar,

Es hora de la Penitencia,

Es hora de la Limosna, dirían los feligreses en Cuaresma.

Es hora de Buscar a Dios, dirán también muchosPara la pregunta
"¿Qué hora es?"
Existen muchas y diversas respuestas. Hay diferentes maneras de contestar, pero de manera particular la respuesta que yo daría, mi respuesta preferida, la que mas me emociona es:

ES HORA de: "AMAR A DIOS con todo nuestro CORAZON, con toda nuestra ALMA, y con toda nuestra MENTE y con todas nuestras FUERZAS (Mc 12,29)"Por gracia de Dios, nosotros tenemos aún un Reloj, el reloj de nuestra vida.

Aún nos queda el tiempo necesario para responder adecuadamente a la pregunta:
¿Qué hora es? Responde con tu vida a esta pregunta, con tus acciones; responde con buenas obras.Un consejo: Durante el resto de tu vida, prepara la repuesta que salvará tu vida.

Si aprovechas el reloj de la vida y aprendes a responder a esta pregunta, cuando mueras y te encuentres ante el tribunal de Cristo, a ti te corresponderá hacer esta pregunta. Sí, en efecto, probablemente cuando llegues asombrado por el cambio de estado, preguntaras:
¿Qué hora es Señor? Y si en la vida terrenal aprendiste a responder a esta pregunta, Jesucristo seguro te responderá:
Es hora de la ETERNIDAD, Es hora de la VIDA ETERNA.

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,



Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
Conocer a Jesús.
503 Jesús mío, de verdad, yo no sabría vivir sin Ti, mi espíritu se ha fundido con el Tuyo. Nadie lo comprenderá bien, primero hay que vivir de Ti para conocerte en los demás.
Comentario:
Nadie puede dar lo que no tiene. No podemos dar a Jesús a las gentes si primero no lo tenemos nosotros. De la abundancia del corazón habla la boca. Y cuando los primeros discípulos le preguntaron a Jesús dónde vivía, Él les respondió: “Vengan y lo verán”. Y así también nos responde a nosotros cuando le preguntamos cómo ser santos: “Vengan y lo verán”. Es decir que debemos seguir a Jesús, conocer a Jesús. Se trata de un camino, de ir profundizando en la persona de Jesucristo, y cuanto más lo conocemos tanto más nos encendemos de amor por Él, y así podremos darlo a conocer porque nosotros mismos lo tenemos y lo amamos. Lo primero que hay que hacer es vivir en gracia de Dios, ya que si estamos en pecado mortal, Jesús no habita en nuestras almas. En cambio si estamos en gracia de Dios, en amistad con Él, entonces Jesús está contento habitando en nuestro corazón y de allí Él mismo se dará a conocer a nuestros hermanos.

martes, 8 de diciembre de 2009

Con la ayuda de la gracia


Con la ayuda de la gracia

Jesús Misericordioso sé que tengo que trabajar más por mi santificación, porque si bien lucho contra los pecados graves y tal vez ya no los cometo, tú también quieres que me purifique de los pecados leves y de las imperfecciones. Pero es que necesito tu ayuda en todo, Señor, porque sin ti no puedo hacer realmente ningún avance en el camino de la virtud. Cuando quiero hacer todo por mi cuenta, entonces es cuando caigo, porque no se puede ser bueno con la sola voluntad sino que es necesario que tú ayudes con tu gracia. ¿Cuándo entenderé estas cosas, Señor? No soy lo suficiente confiado en ti y en tu misericordia. No dejo que actúes tú en mi alma y a veces echo todo a perder.
Pero sé que me amas tanto que siempre remedias mis defectos y errores, y que todo, en definitiva, saldrá bien al final, porque tú, que eres Dios, escribes derecho en líneas torcidas; y mis errores solo servirán para hacerme más humilde y más dócil a tu voluntad, ya que no querré hacer nada por mi cuenta, sino hacer todo contigo y de tu mano. ¡Señor, ten piedad de mí, que soy un pobrecito pecador! Soy muy capaz de volver atrás si tú no me sostienes y acompañas. ¡Soy tan débil, Señor! Tú me conoces bien, mejor de lo que me conozco yo mismo. Quiero recordar siempre que tú estás constantemente a mi lado para ayudarme, e invocarte a cada paso para avanzar seguro por el camino de la perfección. ¡Te amo, Jesús, y te doy gracias por tu amor infinito hacia mí!

lunes, 7 de diciembre de 2009

TENER Y MIRAR CON AMOR SIEMPre


TENER Y MIRAR CON AMOR SIEMPRE LA IMAGEN DE NUESTRO SEÑOR DE LA “DIVINAMISERICORDIA”“

El alma que venere esta Imagen no perecerá” (Diario, 48) “También prometo, ya aquí en la tierra, la victoria sobre el enemigo” “Yo Mismo la defenderé como a mi gloria, en la hora de la muerte” “MiMirada en esa Imagen es igual a la Mirada desde la Cruz”.“Ofrezco a los hombres un recipiente con el que han de venir a la Fuente dela Misericordia para recoger gracias.

Ese recipiente es esta Imagen con lafirma: JESÚS, EN TI CONFÍO”. (Diario, 327)“Por medio de esta Imagen estaré concediendo muchas gracias, por eso, quecada alma tenga acceso a Ella” (Diario 570).

Quince minutos con Jesús MisericordiosoConfianza en Jesús Hoy, Jesús Misericordioso de mi corazón, vengo a pedirte un gran favor, ungrandísimo favor; y es que me des la gracia de confiar completamente en ti, en tu misericordia infinita. Porque sé que todo está en confiar en ti y que concedes el mayor número degracias a quien confía ciegamente en tu misericordia.

Pero debo confesar que mi confianza a veces flaquea y, como Pedro, me asusto al ver el mar tan agitado y comienzo a hundirme, sin reaccionar que debo poner toda mi confianza y esperanza en ti y no en mis fuerzas y destreza.

¡Señor, qué débil soy! Solo tú, que eres el Amor, puedes amarme a mí que soy tan imperfecto.

Pero sé que estás contento porque soy débil y así tú puedes ejercer tu poderen mí y me puedes elevar a gran altura para que yo, en el Cielo,cante para siempre tus misericordias para conmigo.Señor, estoy contento porque existes, porque eres tan bueno que ningunamente humana ni angélica puede comprender.

Estoy contento porque me creaste, porque me amas y quiero decirte que te amocon todo mi pobre corazón, y estoy seguro de que me regalarás el Cielo al final de mi vida, no por misméritos, sino por tu gran bondad.¡Te amo, Jesús mío! ¡Ten piedad de mí!“JESÚS, EN TI CONFÍO”. (Diario, de Santa Faustina N° 327)

martes, 1 de diciembre de 2009

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,



Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
El amor.
502 Sólo el amor tiene importancia, es él que eleva nuestras más pequeñas acciones hasta la infinidad.
Comentario:
Lo que verdaderamente importa no es tanto la obra en sí, sino el amor que ponemos en hacer la obra. Por eso, cuando hacemos hasta la más pequeña acción movidos por el amor a Dios y a las almas, entonces esa sencilla acción se convierte en una gran obra. Así, si levantamos una hoja seca del suelo, hagámoslo con amor, y entonces será una obra meritoria y, aunque no parezca, con esa sencilla obra estaremos salvando almas y nos estaremos santificando. Pero lo más importante es que estaremos amando a Dios, ya que el Señor solo quiere amor de nosotros, porque nos ha creado por amor y quiere recibir amor de sus criaturas. Amor con amor se paga, y a todo lo que nos da el Señor, debemos corresponderle con amor. Ya lo dice San Agustín: “Ama y haz lo que quieras”. Pero para amar a Dios debemos conocerlo, y lo conocemos leyendo la Sagrada Escritura y libros espirituales, y también lo conocemos en la oración, entonces así amaremos a Dios tiernamente y todo lo que hagamos lo haremos por amor a Él, y tendrá valor para el Cielo.

VISITANTES DE....