I made this widget at MyFlashFetish.com.

martes, 17 de septiembre de 2013

Dar ánimo al desanimado.

"JESUS YO CONFIO EN TI"


Dar ánimo al desanimado. 
 
 
No es una obra de misericordia enumerada entre las comunes, pero es necesario que la practiquemos en estos tiempos, pues son muchos los que están desanimados por la gran maldad que hay en el mundo, y bajan los brazos y de descorazonan. Incluso a veces nos pasa también a nosotros mismos, que al ver los pocos frutos del apostolado, o el gran mal que hay en la humanidad, nos damos por vencidos y bajamos los brazos. Y el demonio ayuda no poco a que esto se dé así, pues el diablo tiene experiencia en desalentar almas, y sabe que el desaliento es el paso previo al pecado, porque la tristeza atrae la influencia diabólica.
Jesús experimentó el desánimo especialmente en el Huerto de los Olivos, pero no sucumbió a él. Efectivamente el demonio le mostró, y Jesús también lo intuyó con su inteligencia divina, para cuántos sería inútil su Pasión y Muerte. Y este saber lo abatió a tal punto que sólo con el consuelo del ángel, pudo recuperarse y enfrentar la realidad, e ir al encuentro del traidor con entereza y valor.
Jesús sabe muy bien que nos desalentamos con facilidad, y por eso quiere usarnos a nosotros para que demos ánimo a los hermanos, pues sabemos por experiencia que es fácil caer en el desánimo.
No nos dejemos ganar por el desánimo, porque Cristo es el único vencedor, y nosotros vencemos con Él, aunque los frutos sean pocos o ninguno, el Señor premia por el trabajo y el sufrimiento, y no por los frutos obtenidos.
Jesús, en Vos confío.

Por los enfermos.

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Por los enfermos. 
 
Jesús Misericordiosísimo hoy quiero pedirte especialmente por los enfermos, porque muchas veces me olvido de que yo estoy bien y hay muchos hermanos míos que sufren mucho, en el cuerpo o en el alma, y quiero, a partir de hoy, ser más misericordioso con ellos, visitándolos o al menos rezando por ellos, por su pronta recuperación y alivio, y también por sus familiares y quienes los cuidan, para que tengan paciencia y amor, y se encienda en ellos la luz de la esperanza.
Jesús mío, ayúdame a recordar cada día a todas las personas que, mientras que yo me divierto y estoy sano, ellas sufren en hospitales, sanatorios, clínicas y casas particulares, acongojadas por la enfermedad y desalentadas y abatidas. Que yo jamás me olvide de ellas y que cada noche eleve una oración por ellas y mande un ángel a confortarlas, como Tú también tuviste tu ángel que te dio fuerzas en el Huerto de los Olivos.
Jesús Misericordioso, enséñame a ser yo también misericordioso especialmente con los que están enfermos, porque son tus predilectos, ya que con su enfermedad ayudan a redimir al género humano.
Y cuando yo caiga enfermo, acuérdate de la misericordia que practiqué para con los enfermitos, y derrama sobre mí el consuelo y la paz en mis dolencias, para que no me rebele a tu voluntad y pueda llevar los achaques de mi enfermedad con valor y coraje, sabiendo que Tú me amas infinitamente, como amabas a Lázaro, y que si permites que esté enfermo e incluso que muera, es por un bien para mí y para todos, que si no lo comprendo en este mundo, sí lo entenderé en el más allá.
¡Bendito seas Jesús, confío en Ti!

Oración: Dime ¿quién eres?


martes, 3 de septiembre de 2013

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,
"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario

Lo mejor. 
572  Oh, qué grande debe ser el fervor de cada alma de este convento, si Dios desea morar con nosotras. Que cada una tenga presente que si no somos nosotras, almas religiosas, las que intercedan con Dios, entonces ¿quién lo hará? Que cada una arda como una víctima pura de amor delante de la Majestad de Dios; pero para ser agradable a Dios, debe unirse estrechamente a Jesús; solamente con Él y por Él podemos agradar a Dios. 
Comentario: 
Hay un dicho que dice que “la corrupción de lo mejor, es la peor”, y esto se puede aplicar a cuando un sacerdote o una religiosa, llamados por vocación a ser santos y a interceder entre Dios y los hombres, caen a lo más bajo y se corrompen.
Por eso aquí vemos que Santa Faustina es consciente de que si las religiosas de su Congregación no ponen empeño en interceder por la humanidad ante Dios, y tratar siempre de ser santas agradando en todo a Dios, entonces ¿quién lo hará?
Así también si algún día el Señor no encontrara almas sacerdotales y religiosas en el mundo, muy pronto acabaría el mundo, puesto que son estas almas quienes lo sostienen en la existencia, pues de otra manera ya habría sido cancelado por Dios.
Recemos mucho por las vocaciones sacerdotales y religiosas, y también recemos por las familias, pues es de las buenas familias de donde salen las santas vocaciones a la vida consagrada.
Y no creamos que los religiosos son solo los monjes, sino que hay laicos que son almas sacerdotales y religiosas, incluso más que los propios llamados a la vida religiosa y consagrada, porque lo que cuenta es el corazón y la disposición de alma para ser víctima con Jesús en la cruz.
Jesús, en Vos confío.

Consagración a Dios Padre

"JESUS YO CONFIO EN TI"




Consagración a Dios Padre
 
Padre Amado, por favor acepta el ofrecimiento de todo mi ser: Cuerpo, Mente y Espíritu. Te alabo por Tu Creación, por Tus Obras y Maravillas.
Te agradezco por darme la vida y por todo lo que has hecho por mí. Te ofrezco, todo aquello que con tanta generosidad me has concedido. Con toda sinceridad, me arrepiento de no Conocerte, Amarte, Servirte ni Honrarte como debería...
En esta oportunidad quiero asumir mi herencia como Hijo tuyo, con todo el gozo y responsabilidades que correspondan...
Te doy mi “Sí” para que puedas disponer de mí como un instrumento de Tu Divina Voluntad.
Hago la solemne promesa de serte fiel y te pido me concedas la gracia de la firmeza y la perseverancia en mi Fe.
Padre mío, el más Amado, Cuidadoso y Misericordioso de todos los Padres; en Tu Divina Presencia, proclamo sinceramente mi amor por TI.
 Te ofrezco todo mi ser y toda mi familia...
Solemnemente me consagro a TI junto a los míos ahora y por siempre. Padre Amado, como Tu Hijo, te pido: Que envíes a María para que me conduzca hacia Jesús y que Jesús me envíe el Espíritu Santo, para que Ellos puedan llevarme ante Ti.
Que Tú puedas vivir en mí y conmigo - Un Templo vivo preparado por María, dedicado por Jesús y purificado por el Espíritu Santo... Permite que pueda estar siempre en Ti y Contigo.
 Que me concedas la gracia de ser un Auténtico hijo Tuyo, un Amigo Íntimo y Verdadero, uno de los que Te Ama sobre todas las cosas. Y cuando vengas a recogerme en mi último momento, me lleves a Tu Hogar para estar Contigo.
Te pido además Padre, por el bien de la humanidad: -Ten misericordia de todos Tus Hijos - en su Pasado, Presente y Futuro. - Trae la Paz al Mundo y reúne a todos Tus Hijos alrededor Tuyo. - Haz que venga a nosotros Tu Reino y se haga Tu Voluntad en la Tierra y en el Cielo. Amén.

Letanías al Padre Celestial

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Letanías al Padre Celestial
Padre Santo. Padre Justo.
Padre que eres Perfecto.
Padre que eres Uno con el Hijo.
Padre que amas al Hijo.
Padre que estás en el Hijo.
Padre que enviaste al Hijo.
Padre de las luces de quien desciende toda dádiva buena y todo don perfecto.
Padre a quien se va por Jesús.
Padre a quien podemos conocer en Jesús.
Padre a quien contemplamos en Jesús.
Padre que estás con Jesús.
Padre que estás con Jesús.
Padre cuyo Nombre ha manifestado Jesús.
Padre que concedes todo lo que Te pedimos en nombre de Jesús.
Padre que Amas a todos los que amamos a Jesús.
Padre a quien plugo dar el Reino a la gente sencilla.
Padre que debe ser Amado en espíritu y verdad.
Padre en cuya Casa hay muchas moradas.
Padre que Ves en lo secreto.
Padre que siempre Trabajas.
Padre que Honras a quien Te sirve.
Padre que eres el Viñador.
Padre a quien podemos Glorificar dando mucho fruto.
Abba Padre a Quien todo es posible.
Padre en cuyas Manos encomendó Jesús su Espíritu.
Padre de Quien salió y Retornó Jesús.
Padre que eres Glorificado por Jesús.
Padre que Glorificas a Jesús.
Padre a Quien Jesús pidió otro Consolador.
Padre que prometiste el Espíritu Santo.
Padre de Quien procede el Espíritu de la Verdad.
Padre a Quien bendijo Jesús para revelar los Misterios del Reino a la gente sencilla.
Oración:
¡Oh Padre Mío! Amadísimo Te adoro, Te doy Gracias e imploro Tu clemencia y me ofrezco hoy a Ti, con todas mis obras, en unión del Verbo Divino y en expiación universal, sólo porque Te amo, Ampárame en este día que Te consagro mi corazón. Amén.

Novena a Dios Padre

"JESUS YO CONFIO EN TI"



Novena a Dios Padre
Padre mío que estás en el cielo, ¡cuan dulce y suave es saber que Tú eres mi Padre y que yo soy tu hijo!
Es sobre todo cuando se oscurece el cielo de mi alma y cuando es más pesada mi cruz, que yo siento necesidad de repetirte; ¡Padre, creo en tu Amor hacia mí!
Sí, creo que Tú eres mi Padre cada momento de la vida y que yo soy tu hijo!
¡Creo que me amas con Amor infinito!
Creo que me vigilas día y noche, y ¡ni siquiera un cabello cae de mi cabeza sin tu permiso!
Creo que, infinitamente Sabio, ¡sabes mejor que yo lo que me es útil!
Creo que, infinitamente Potente, ¡puedes obtener el bien un del mal!
Creo que, infinitamente Bueno, haces servir todo para provecho de aquellos que te aman: ¡y aun bajo las manos que golpean yo beso Tu mano que sana!
Creo... ¡pero aumenta mi fe, mi esperanza y caridad!
Enséñame a ver siempre tu Amor como guía de todo acontecimiento de mi vida.
Enséñame a abandonarme en Tí como un niño en los brazos de su madre.
Padre, tú lo sabes todo, tú ves todo, tú me conoces mejor de cuanto yo me conozco ¡Tú lo puedes todo y me amas!
Padre mío, porque tú quieres que recurramos siempre a Ti, heme aquí con confianza para pedirte, con Jesús y María ……………….. (pedir la gracia deseada)
Por esta intención, uniéndome a sus Sagrados Corazones, ofrezco todas mis oraciones, mis sacrificios y mortificaciones, todas mis acciones y una mayor fidelidad a mis deberes.
Te prometo………….. (escoger uno de los 9 propósitos enlistados en la pág. 1).
¡Dame la luz, la gracia y la fuerza del Espíritu Santo!
Confírmame en este Espíritu de modo que no lo pierda, ni lo entristezca, ni lo debilite en mí.
Padre mío, es en el nombre de Jesús, tu Hijo, que te lo pido!
Y tú, Jesús, ¡abre tu Corazón y pon el mío, y junto con el de María, ofrécelo a nuestro Padre divino! ¡Alcánzame la gracia que tanto necesito!
¡Padre Divino, llama a tí todos los hombres! ¡Que todo el mundo proclame tu Paternal Bondad y tu Divina Misericordia!
Sé tierno Padre conmigo y protégeme en todas partes como la pupila de tus ojos. Haz que yo sea siempre digno hijo tuyo: ¡ten piedad de mí!
PADRE DIVINO,
¡dulce esperanza de nuestras almas!
¡Sé conocido, honrado y amado por todos los hombres!
 
PADRE DIVINO,
¡bondad infinita que se difunde a todos los pueblos!
¡Sé conocido, honrado y amado por todos los hombres!
 
PADRE DIVINO,
¡Rocío benéfico de la humanidad!
¡Sé conocido, honrado y amado por todos los hombres!
Madre Eugenia E. Ravasio
* Jean Card.Verdier
Arzobispo de París                                  

VISITANTES DE....