I made this widget at MyFlashFetish.com.

viernes, 13 de julio de 2012

Quince minutos con Jesús Misericordioso

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Quince minutos con Jesús Misericordioso




Oídos abiertos.


Señor Jesús, ¡cuántas personas que van por el mundo tienen la necesidad de ser escuchadas, de ser atendidas en sus penas y deseos! Ojalá yo sea, Señor mío, un alma dispuesta a escuchar siempre a mi prójimo, que busca alivio y consuelo en desahogarse de sus penas y trabajos.


Todos queremos hablar, pero son pocos los que saben escuchar y aconsejar. Yo quiero ser uno de estos, Jesús, que no sólo escuchan a las personas sino que las apuntalan y no dejan que se vayan de su lado sin darle un consejo oportuno y una caricia consoladora en su alma.



Jesús Misericordioso, dame la gracia de imitar a tu Madre santísima, que es llamada por la Iglesia “Consuelo de los afligidos”, para que yo sepa consolar al triste y escuchar con atención, sin apuros ni malos modos, todos los problemas de mis prójimos.




¿Pero sabes una cosa, Señor? Para que no me afecten tanto los problemas de los hermanos, yo te los presentaré inmediatamente a Ti, porque si me los guardo sólo para mí, también me podrían afectar a mí, que no sabré manejarlos. En cambio todo lo que mi prójimo me confíe cuando se desahogue conmigo, enseguida te lo presentaré a Ti, para que Tú, con tu poder y tu amor, le resuelvas las cosas y lo consueles, porque en definitiva eres Tú, Jesús, quien arregla todos nuestros asuntos. Yo quiero ser una especie de canal abierto entre el alma atribulada y Tú.


Jesús, te quiero mucho, y quisiera hacer mucho bien, pero a veces no me atrevo o soy miedoso. Ten compasión de mí y dame la valentía y el coraje de los santos para hacer buenas obras para tu gloria y la salvación de mis hermanos.

miércoles, 11 de julio de 2012

Corazón de carne.

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Corazón de carne.







Dios quiere que tengamos un corazón de carne y no de piedra, porque Él sólo desea que los hombres seamos buenos y compasivos unos con otros, y por eso Él no quiere solucionar todos los problemas y sufrimientos, porque quiere darnos la oportunidad de que hagamos méritos socorriendo a los necesitados, a los que sufren, y así merezcamos el Cielo, y seamos semejantes a Dios, que es Misericordioso sobre toda medida. Los hijos deben ser semejantes al Padre, y así quienes practican la misericordia con los hermanos, se hacen semejantes al Padre eterno que es infinitamente Misericordioso.






¡Ay de nosotros si viendo la miseria en que están nuestros prójimos, no aprovechamos para socorrerlos y hacer obras de misericordia! Porque Dios sólo las permite para que nosotros, haciendo las veces de su providencia divina, socorramos a los necesitados, ya sean necesitados materiales o espirituales.






Podemos estar seguros de que el Señor, en el día del Juicio, nos pedirá cuenta, ante todo el universo, de por qué no hemos hecho nada por los que sufrían cerca nuestro.






No tengamos un corazón duro, porque corremos el riesgo de terminar en el Infierno, donde terminan todos los que tienen un corazón de piedra.






Jesús, en Vos confío.



VISITANTES DE....