I made this widget at MyFlashFetish.com.

sábado, 28 de agosto de 2010

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentarioDios es omnipotente.
527 Una vez sentí en el alma un apremio para que me pusiera a la obra y cumpliera todo lo que Dios exigía de mí. Entré un momento en la capilla, oí esta voz en el alma: ¿Por qué tienes miedo? ¿Piensas que Me faltará la omnipotencia para ayudarte? Y [en] aquel momento sentí en el alma una extraña fuerza y me parecieron nada todas las contrariedades que me habrían podido suceder [en] el cumplimiento de la voluntad de Dios.
Comentario:
Si meditáramos un poco más en que Dios es omnipotente, es decir, que todo lo puede, absolutamente TODO, o, como dijo el Ángel Gabriel a María Santísima: “No hay nada imposible para Dios”, entonces andaríamos por la vida con más confianza en el Señor. No que nos descuidemos en la oración, porque justamente el Señor quiere que recemos, y que recemos mucho. Pero lo que sí debemos hacer es actuar como nos enseñó el Padre Pío de Pietrelcina: “Reza, ten fe y no te preocupes”.
Lo principal de la devoción a la Divina Misericordia es la confianza. Con la confianza es que podemos recibir de Dios todas las gracias, aún las inconcebibles e inimaginables, pero que Dios quiere concedernos a los que confiemos completamente en Él.
Entonces, como Apóstoles de la Misericordia divina, tenemos que ponernos un objetivo: la confianza en Dios, la confianza plena en la Bondad de Dios, porque solo de esa forma obtendremos los dones y gracias del Altísimo, para nosotros y para nuestros hermanos.
Jesús, en Vos confío.

viernes, 27 de agosto de 2010

Amor en vez de temor


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Amor en vez de temor
Jesús Misericordioso, amor de mis amores, hoy quiero pedirte algo importante: la gracia de amarte más que temerte. Porque a veces tengo miedo de ti y de los castigos eternos, es decir, del Infierno. Y esto está bien, porque como dice San Ignacio de Loyola: “Si del amor del Señor me olvidare, al menos que por temor a los castigos vuelva a cumplir los mandamientos”. Pero yo quiero pedirte Jesús expulsar de mí todo temor servil y dar lugar al amor a ti, Señor. Porque el amor es más perfecto que el temor, y tú quieres que yo te ame con todas mis fuerzas y que ya no tenga miedo de ti, y que mi único temor sea el de ofenderte por lo bueno que eres y porque te causaría dolor.
Jesús, quiero amarte con todo mi corazón y confiar ciegamente en tu bondad infinita. Desde hoy me pongo bajo los rayos divinos de tu misericordia, y no quiero salir de su amparo hasta que me presente ante ti en el día de mi muerte, con un corazón ardiente de amor por ti.
¡Bendito seas Señor, porque eres la misma Bondad, y porque me amas infinitamente y quieres que yo sea bueno como eres tú!
Jesús, ayúdame a expulsar este miedo

lunes, 23 de agosto de 2010

DIOS DE MISERICORDIA


"JESUS YO CONFIO EN TI"

"Dios de misericordia y bondad, bendice esta mañanaque me has dado.

Que sea un día de salvación, un día que traiga bendiciones y de frutos duraderos para mí y para quienes me rodean.

Bendíceme a mí y todo aquello de cuanto hoy me encargue,todo cuanto emprenda, toque, moldee y organice.

Que mi trabajo se convierta en bendición para otros.

Bendíceme para que yo misma pueda convertirmeen fuente de bendición para aquellas personas con las que hoyme encuentre.

Bendice a las personas que me rodean.

Bendice a mi familia, a mis hijos, a mis amigos.

Bendice sobre todos a las personas que tienen dificultades consigo mismas, que no se sienten bendecidas, que son portadoras de tantas palabras hirientes,que no alcanza a escuchar tus palabras de bendición.

Mantén tu mano sobre ellas y bendícelas, para que tu bendición expulse de ellas toda palabra de maldición y les de certidumbre de que su vida da fruto.

Bendice sus pasos para que sean pasos de paz.

Bendice sus obras y sus palabras, su trabajo y su descanso.

Bendice las habitaciones de mi vivienda.

Expulsa de ellas todos los sentimientos negativos que a veces se quedan en su interiorde los conflictos que no se llegaron a aclarar.

Bendice mi lugar de trabajo, para que realicemos nuestra tarea en un ámbito de bendición. Bendice todos los espacios de mi día, para que todos cuantos entren en ellos se sepan rodeados por tu bendición, para que su corazones se abran y se dejen obsequiar por ella.

Acompáñame hoy con tu bendición a mí y a las muchas personas en las que en este momento pienso. Amén.

Confiemos en Dios.


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Confiemos en Dios.
¿Por qué no confiar en Dios, si Él es la Bondad infinita, es la Misericordia misma?
¿No nos basta que Jesús haya muerto de forma tan cruel para demostrarnos su amor por nosotros? ¿Qué esperamos para confiar en Él?
En realidad si desconfiamos de Dios y tenemos miedo a la condenación eterna, es porque no conocemos bien a Dios, porque si hemos sido o somos muy pecadores, los más pecadores de los hombres, no hay nada que temer, porque sabemos que Dios perdona cualquier tipo y número de pecados, con tal de que nos arrepintamos de corazón y vayamos a los pies del Señor y humildemente le pidamos perdón.
Él conoce nuestra debilidad y sabe que el demonio es muy astuto y que nos hace caer muy fácilmente, porque somos débiles y estamos muy inclinados al mal.
Pero lo que estaría mal de nuestra parte es quedarnos en el suelo, es decir, si tenemos la desgracia de caer en pecado, tenemos la obligación de levantarnos, de hacer una sincera confesión con un sacerdote y seguir en el combate. Y aunque caigamos una y mil veces, una y mil veces debemos acudir a la fuente de la Misericordia de Dios que es el Sacramento de la Confesión.
Dios no se cansa de perdonar, nosotros no nos cansemos de pedir perdón, y con el tiempo veremos que avanzamos en la vida de santidad y ya no caeremos tan frecuentemente, y la Misericordia de Dios nos habrá transformado de pecadores en santos.
Jesús, en Vos confío.

jueves, 19 de agosto de 2010

La Llaga de la Misericordia




"JESUS YO CONFIO EN TI"


La Llaga de la Misericordia,


La Llaga del Costado del Señor, sigue derramando la Lluvia de la Misericordia sobre todos nosotros, porque vivimos los tiempos de la Misericordia Divina. A Francisco de Asís se abrió esa llaga, y al Padre Pío también, derramando abundantísima sangre que unió a estos dos extraordinarios hombres a la Redención del Señor, invitándolos a ellos y a nosotros todos a ser corredentores, como es Corredentora la Madre del Señor. Dios nos invita así a configurarnos a Su Cruz, a llevarla, a dejarnos envolver en esta Lluvia de Gracias, de Misericordia Divina, que abundante y profusamente brota de Su Costado.

Hoy, ahora y siempre, adoremos la Llaga del Costado de Cristo como signo de Su Infinita Misericordia. La Lanza que traspasó a aquel Cordero en la cima del Gólgota sigue traspasando Su Misericordiosísimo Corazón en la forma de incontables ofensas y pecados, que se acrecientan al son y el crepitar de la hoguera espiritual en la que el mundo gozoso se sumerge. Nada detiene el fluir de la Sangre y el Agua, hasta que un día el Padre Eterno invite al Justo Juez a derramar Su Justicia.

Vivimos un tiempo de Gracia, no lo desperdiciemos. Adoremos al Amor de los Amores, que en tiempos de Misericordia nos baña con el Amor que brota de la Llaga de Su Costado, la Llaga de la Misericordia

Modo de vida.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Modo de vida.
526 (4) + El 14. Este jueves, mientras hacíamos la adoración nocturna [191], al principio no pude rezar, una aridez se adueñó de mí; no pude contemplar la dolorosa Pasión de Jesús, pero me postré en cruz y ofrecí la dolorosa Pasión del Señor Jesús al Padre Celestial como satisfacción por los pecados del mundo entero. Al levantarme del suelo después de aquella plegaria y al volver a mi reclinatorio, de repente vi a Jesús junto a él. El Señor Jesús con el mismo aspecto que tenia durante la flagelación, en la mano tenia la túnica blanca con la que me vistió y un cinturón con el que me ciñó y me cubrió con un manto rojo igual al que le cubría a Él en la Pasión, y un velo del mismo color y me dijo: Tú y tus compañeras tendrán un hábito igual; Mi vida desde el nacimiento hasta la muerte en la cruz será su regla. Contémplame y vive según esto; deseo que penetres más profundamente en Mi espíritu (5) y [tengas presente] que soy manso y humilde de Corazón.
Comentario:
Este modo de vida que el Señor le propone a Sor Faustina para la nueva congregación que ella debe formar, es el modo de vida que Jesús propone a todos los cristianos, a todos los hombres, porque es la imitación de su vida, ya que el Señor vino al mundo para que su vida nos sirviera como ejemplo y guía en nuestro peregrinar terreno.
Los cristianos todavía no hemos descubierto mucho del vivir cristiano, porque no vivimos como otros Cristos y damos así oportunidad al demonio de que nos arrastre consigo, y escandalizamos a muchos hermanos nuestros.
Es tiempo de que dejemos de leer periódicos, de mirar televisión y pasar el tiempo en frivolidades, y de que empecemos a leer y meditar más el Santo Evangelio, para adecuar nuestra vida a la de Cristo, porque de ello depende nuestra salvación y, quizás, la salvación de muchos hermanos nuestros.
Jesús, en Vos confío.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Contigo, Jesús, lo puedo todo.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Contigo, Jesús, lo puedo todo.
Querido Jesús Misericordioso, contigo lo puedo todo. Esta es una gran verdad que a veces no me pongo a meditar, porque si verdaderamente la meditara, entraría gran luz en mi corazón y en mi alma y ya no tendría miedo a nada ni a nadie. Porque estando contigo no hay nada que temer, ya que todo te está sujeto.
Señor, quiero confiar cada vez más en ti y desconfiar cada vez más en mí, porque de esto depende mi santificación y mi salvación.
Sé que contigo estoy seguro como un pajarito en el nido, bajo las alas de su madre. Pero a veces me entra la desconfianza y debo luchar con ella.
¡Qué débil soy, Señor! Tú me amas tanto y te me das por entero, y yo en cambio soy tan tacaño y me reservo cosas para mí y para mi egoísmo. No soy capaz de entregarme verdaderamente a ti; aunque lo digo de palabra, en los hechos no me abandono en ti.
¡Señor, si no haces un milagro conmigo, estoy perdido! Porque soy una pobre nada que sin ti no vale nada.
Jesús, apiádate de mi pobre miseria y ten infinita misericordia de mí, que soy el más necesitado y el más desprovisto entre todos los hombres.
Solo quiero decirte que te amo, Jesús mío, y que quiero compensar mis faltas y pecados, dándote mucho amor, para reparar por mí y por los que no te aman.
¡Bendito seas por siempre Señor!

lunes, 16 de agosto de 2010

ACTO DE CONFIAR






ACTO DE CONFIAR
Dios, Padre misericordioso, que has revelado tu amor en tu Hijo Jesucristo y lo has derramado sobre nosotros en el Espíritu Santo Consolador, te confiamos hoy el destino del mundo y de todo hombre. Inclínate hacia nosotros, pecadores; sana nuestra debilidad; derrota todo mal; haz que todos los habitantes de la tierra experimenten Tu misericordia, para que en Ti, Dios uno y trino, encuentren siempre la fuente de la esperanza. Padre eterno, por la dolorosa pasión y resurrección de tu Hijo, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Amén.
(Papa Juan Pablo II)
"JESUS YO CONFIO EN TI"

sábado, 14 de agosto de 2010

La vida es lucha.


"JESUS YO CONFIO EN TI"

La vida es lucha.
Este tiempo de vida sobre la tierra es tiempo de lucha, de combate, tiempo de misericordia divina, pues siempre Dios está dispuesto a perdonarnos y podemos comenzar una nueva vida después de la caída.
La Misericordia de Dios nos es necesaria ya que ningún hombre puede salvarse sin la Misericordia divina, puesto que todos los hombres la necesitamos debido a que ninguno de nosotros es justo y todos, más o menos, tenemos que ser perdonados.
La Misericordia del Señor es un remedio en esta lucha, que debemos aprovechar mientras tenemos vida, porque llegará el momento de la muerte y ahí mismo, del tiempo pasaremos a la eternidad, donde todo quedará fijado para siempre en nosotros.
Pensemos en esto, no para tener miedo y vivir angustiados, pero sí para ser prudentes y previsores, sabiendo que un día moriremos, y que para ese momento nos tenemos que encontrar en gracia de Dios.
Confesémonos frecuentemente, al menos una vez al mes, si no hay pecados graves, porque en cada confesión se nos curan las heridas que dejaron los pecados y se nos da fuerzas para seguir en la contienda en que nos jugamos la eternidad.
Jesús, en Vos confío.

domingo, 8 de agosto de 2010

Que el Señor



"JESUS YO CONFIO EN TI"


Que el Señor te bendiga y te guarde

Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te conceda su Gracia

Que el Señor habite en ti y te de Paz.

Que el Señor TE DE SU MISERICORDIA

viernes, 6 de agosto de 2010

"Exijo de ti obras de misericordia


"JESUS YO CONFIO EN TI"

"Exijo de ti obras de misericordia que deben surgir del amor hacia mí. Debes mostrar misericordia siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte. Te doy tres formar de ejercer misericordia: la primera - es la acción, la segunda - la palabra, y la tercera - la oración. En estas tres formas se encierra la plenitud de la misericordia y es un testimonio indefectible del amor hacia mí. De este modo el alma alaba y adora mi misericordia"
Santa Faustina - D. 742

jueves, 5 de agosto de 2010

SANTISIMO SEÑOR DE LA MISERICORDIA

"JESUS YO CONFIO EN TI"

SANTISIMO SEÑOR DE LA MISERICORDIA

HEME AQUI POSTRADA HUMILDE Y CONTRITA ANTE TU DIVINA IMAGEN,MEDITANDO EN TUS SANTISIMAS LLAGASY POR ELLAS IMPLORANDO TU PIEDAD Y MISERICORDIA EN MIS NECESIDADES, TRIBULACIONES Y SUFRIMIENTOS,

PARA QUE BENDIGAS MI HOGAR Y MIS HIJOSY HACERNOS DIGNOS Y MERECEDORES DE TU PERDON Y PIEDAD, PUES TU MARTIRIO EN EL GOLGOTA Y LA SANGRE QUE DERRAMASTE POR REDIMIRNOS,NOS LAVE Y PURIFIQUE DE TODA MANCHA.

SANTISIMO SEÑOR DE LA MISERICORDIACONTEMPLO TU SANTA LLAGA DE LA MANO IZQUIERDA,Y CON TODAS LAS VENAS DE MI CORAZON TE PIDO,SEÑOR ME AYUDES EN MIS PENAS Y AFLICCIONES SOBRE TODO EN LA QUE HOY ME AFLIGE, TE PIDO CONSUELO Y MISERICORDIA(SE PIDE)

SANTISIMO SEÑOR DE LA MISERICORDIACONTEMPLO TU SANTA LLAGA DE TU MANO DERECHA.,POR ELLA TE PIDO EXTIENDAS TU DIESTRAY GUIES A MIS HIJOS, A MI ESPOSO YA LOS QUE AMO, POR EL CAMINO DEL BIEN APARTANDOLOS DE TODO PELIGRO,DE MALAS COMPAÑIAS ESPECIALMENTE.(SE PIDE)

SANTISIMO SEÑOR DE LA MISERICORDIA CONTEMPLO TU SANTA LLAGA DEL PIE IZQUIERDO,Y POR ELLA TE PIDO BENDIGAS MIS NEGOCIOS Y MI TRABAJOPARA QUE NO FALTE EL PAN NUESTRO DE CADA DIA; ESPECIALMENTE(SE PIDE)

SANTISIMO SEÑOR DE LA MISERICORDIACONTEMPLO TU SANTA LLAGA DEL PIE DERECHO,Y POR ELLA TE PIDO LA PAZ DE MI HOGAR,LA BUENA ARMONIA EN MI FAMILIA PARA QUE MIS HIJOS SE ENCAMINEN POR LA SENDA DE LA VIRTUD, PARA QUE SEAN FELICES ESPECIALMENTE....(SE PIDE)

SANTISIMO SEÑOR DE LA MISERICORDIACONTEMPLO Y MEDITO CON TODO MI CORAZON LA LLAGA DE TU SANTO COSTADO, Y POR LA ABUNDANTE SANGRE QUE DE ELLA DERRAMASTETE PIDO LA SALUD DEL ALMA Y CUERPOQUE LAS ENFERMEDADES QUE TANTO AFLIGEN,NO SE APODEREN DE MI NI DE LOS QUE AMO;DEVOLVIENDO LA SALUD PERDIDA ESPECIALMENTE.....(SE PIDE)

SANTISIMO SEÑOR DE LA MISERICORDIAYA QUE HE MEDITADO EN TUS SANTISIMAS LLAGAS,Y CON LA FE QUE OIRAS MIS SUPLICAS TE OFREZCO SER TU DEVOTAY PROPAGAR TU DEVOCION.

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJOY DEL ESPIRITU SANTO.

BORRA SEÑOR LAS MANCHAS DE SUS CULPASY SI TIENE YA LA DICHA DE ESTAR LIMPIO (A) DE ELLAS DALE LA ENTRADA EN TU SANTA GLORIA.

PIADOSO JESUS, DALE EL DESCANSO ETERNO (SE REZA UN PADRE NUESTRO

Su bondad


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Su bondad
La verdad es que Nuestro Señor es adorablemente bueno: su Corazón no puede ver sufrir sin ser desgarrado. Esa piedad le hace operar algunos de sus mayores milagros, espontáneamente, e incluso antes de haber recibido cualquier súplica.
La multitud le sigue a través de las montañas desiertas de Palestina; durante tres días, se olvida, para oírle, de la necesidad de comer y de beber. Llama, sin embargo, el Maestro a los Apóstoles: “Tengo compasión de la muchedumbre –les dice- y si les envío a sus casas en ayunas desfallecerán en el camino”. Y multiplica los pocos panes que les quedaban a los discípulos.
En otra ocasión, Él se dirigía a la pequeña ciudad de Naím, escoltado por una multitud. Casi al llegar a las puertas encuentra un cortejo fúnebre. Era un joven al que llevaban para la última morada: hijo único y su madre viuda. No esperando nada más de la vida, con profundo desaliento, seguía la triste mujer el cuerpo de su hijo. Ese dolor mudo compadeció vivamente al Maestro: Se emocionó de misericordia por la pobre madre afligida y le dijo: “¡No llores más!”. Y, acercándose a las angarillas donde yacía el cadáver, devolvió el joven vivo a su madre.
Almas heridas por las pruebas; conciencias turbadas por la duda, o, tal vez, por el remordimiento; corazones torturados por la traición o por la muerte; ustedes que sufren, ¿creen acaso que Jesús no tiene piedad de sus dolores? Eso sería no comprender su inmenso amor. Él conoce sus miserias; Él las ve y su Corazón se compadece. Es por ustedes, hoy, que Él lanza ese grito de compasión; y es a ustedes a quien Él repite, como a la viuda de Naím: “¡No llores. Yo soy la Resignación, Yo soy la Paz. Yo soy la Resurrección y la Vida!”.
Esa confianza, que naturalmente nos debería inspirar la divina bondad, Nuestro Señor nos la reclama explícitamente. Hace de ella condición esencial de sus favores. Lo vemos, en el Evangelio, exigir actos formales de esa confianza antes de obrar ciertos milagros.
¿Por qué Él, siempre tan tierno, se muestra tan duro en apariencia con la cananea, que le pide la cura de la hija? La rechaza varias veces; pero nada la desanima. Ella multiplica sus súplicas; nada disminuye su confianza inquebrantable. Eso era justamente lo que pretendía Jesús: “¡Mujer –exclama con alegre admiración- grande es tu Fe!” Y añade: “Hágase conforme tú lo deseas”.
La confianza obtiene el cumplimiento de nuestros deseos: el mismo Nuestro Señor lo afirma.
¡Extraña aberración de la inteligencia humana! Creemos en los milagros del Evangelio, puestos que somos católicos convictos; creemos que Cristo no perdió nada de su poder subiendo a los Cielos; creemos en su bondad, probada en toda su vida y, sin embargo, ¡no sabemos abandonarnos a la confianza en Él!
Conocemos muy mal al Corazón de Jesús. Nos obstinamos en juzgarlo por nuestros débiles corazones: realmente parece que quisiéramos reducir su inmensidad a nuestras mezquinas proporciones. Nos cuesta admitir esa increíble misericordia para con los pecadores, porque somos vengativos y lentos en perdonar. Comparamos su infinita ternura con nuestros pequeños afectos. Nada podemos comprender de ese fuego devorador que hacía de Su Corazón un inmenso brasero de amor, de esa santa pasión por los hombres que le dominaba completamente, de esa caridad infinita que lo llevó de las humillaciones del Pesebre al sacrificio del Gólgota. Y no podemos decir con el Apóstol San Juan, en la plenitud de nuestra Fe: ¡Creemos, Señor, en tu amor! Credidimus caritati.
Divino Maestro, de ahora en adelante, queremos abandonarnos enteramente a tu amorosa dirección.
Te confiamos el cuidado de nuestro futuro material. Ignoramos lo que nos reserva ese futuro cargado de amenazas. Pero nos abandonamos a las manos de tu Providencia.
Confiamos nuestros pesares a tu Corazón. A veces son muy crueles. Pero Tú estás con nosotros para suavizarlos.
Confiamos a tu misericordia nuestras miserias morales. La debilidad humana nos hace temer todos los desfallecimientos. Pero Tú, Señor, nos habrás de amparar y preservarás de caer.
Como el Apóstol preferido que descansó la cabeza sobre vuestro pecho, así descansaremos nosotros sobre tu Divino Corazón; y, según la palabra del Salmista, ahí dormiremos con deliciosa paz, porque estaremos -¡oh Jesús!- firmemente establecidos por Ti en una confianza inalterable.

miércoles, 4 de agosto de 2010

¿Por qué el Señor manifiesta su Misericordia?:

"JESUS YO CONFIO EN TI"


¿Por qué el Señor manifiesta su Misericordia?:Después de haber visto brevemente como el Señor manifestó a Santa Faustina el deseo de su Corazón de que se arraigara en los corazones la devoción a su Divina Misericordia, nos podremos preguntar ¿Por qué? ¿Por qué el Señor en pleno siglo XX, se aparece a esta religiosa y con insistencia le pide que se establezca esta devoción?.
Si pensamos un poco, no es una devoción nueva, ha estado siempre en la Iglesia desde que el Corazón de Dios existe, pero de una forma nueva el Señor presenta su Misericordia, fluyendo y derramándose en forma de dos rayos que no tienen otro fin más que el de la conversión y arrepentimiento del pecado. Aquí está el propósito del Señor.
El Señor, contemplando como la humanidad en el siglo mas avanzado tecnológicamente, se ha alejado de El, y ha caído en las garras del pecado y de la oscuridad, quiso dar a los hombres el remedio para salir de la fosa en la que se ha adentrado.
Jesús se le reveló a Santa Faustina cuando estaba en pleno apogeo la Segunda Guerra Mundial, y muchas almas recibieron gracias de conversión y de fortaleza al venerar la imagen de Jesús Misericordioso, que se propagó rápidamente en toda Polonia, y luego en toda Europa y el mundo.
El hombre necesita a Dios, y Dios en su Amor, sale a su encuentro derramando los rayos de Misericordia, que tanto le costaron, porque el precio fue que su Corazón fuese Traspasado.El hombre de hoy necesita escuchar que hay esperanza; que Dios en su Misericordia quiere que todos se salven pero la única condición es el cambio de corazón; el reconocer los pecados y con profundo arrepentimiento volver a Dios y alejarse del mal.
"La Humanidad no tendrá paz, hasta que torne con confianza a Mi Misericordia"La Paz es fruto de la amistad con Dios, los hombres de hoy no tienen paz porque han tornado su corazón lejos de Dios. El Señor le dijo a Santa Faustina que solo tendría paz la humanidad cuando se tornase a su Misericordia; porque solo habrá paz en el corazón del hombre hasta que se arrepienta y vuelva a restablecer su amistad con Dios su Señor.
Oremos todos por la conversión de los pecadores, por nuestra propia conversión y la de todos los que viven en pecado mortal. Atraigamos a todos a la "fuente de la Misericordia" el Corazón de Jesús, y sumerjámosles en él, para que sean liberados y sanados del pecado que les separa del Señor y la gracia de Dios se restituya en toda la humanidad.
"Oh Sangre y Agua que brotaron del Corazón de Jesús, como manantial de Misericordia para nosotros.... En Ti confío".

martes, 3 de agosto de 2010

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,


"JESUS YO CONFIO EN TI"


Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
Conocer a Dios.
524 + Oh Jesús, Dios oculto,
Mi corazón Te siente,
Aunque Te cubren los velos,
Tú sabes que Te amo.

525 (3) + Vilna, 24 XI 1935
JMJ + Segundo cuaderno

Dios sea adorado

Oh Santísima Trinidad, en la que esta encerrada la vida interior de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, oh gozo eterno, inconcebible abismo de amor que Te derramas sobre todas las criaturas y las haces felices, honor y gloria a Tu nombre por los siglos de los siglos. Amen.

Cuando conozco Tu grandeza y Tu belleza, oh Dios mío, me alegro indeciblemente por ser tan grande el Señor a quien sirvo. Con amor y alegría cumplo su santa voluntad y cuanto más lo conozco, tanto mas ardientemente deseo amarlo. Me quema el deseo de amarlo cada vez más.
Comentario:
No se puede amar lo que no se conoce. Si muchos no aman a Dios, es porque no lo conocen o lo conocen mal.
Nuestra vida debe tener como objetivo principal el conocer a Dios, y saber diferenciar a Dios y su obrar, del demonio y de su accionar. Porque de ello depende nuestro amor a Dios.
Cuando nos sucede algún mal, debemos tener bien en claro que ese mal no viene de Dios. Nunca Dios nos puede enviar un mal, ningún mal, sino que el mal, todo el mal que hay en el mundo viene de Satanás. Pero Dios a veces lo permite el mal, para bien de sus hijos, porque soportando con paciencia el mal, nos hacemos más santos, y ayudamos a salvar almas.
Es tiempo de que comencemos a conocer mejor al Señor, que es la Bondad infinita. Comencemos a conocerlo meditando sus atributos: Inteligencia, Bondad, Justicia infinitas, y así cada vez más lo iremos amando con todo nuestro ser, y no haremos más que cumplir el Primer Mandamiento de la Ley de Dios.
Jesús, en Vos confío.

lunes, 2 de agosto de 2010

Jesús, dame la paz


"JESUS YO CONFIO EN TI"

Jesús, dame la paz
Jesús Misericordioso, dame la paz, esa paz que solo tú sabes dar y que es fruto de vivir en amistad contigo.
Señor, el demonio hace de todo para turbar mi paz, porque sabe muy bien que un alma sin paz es fácil presa para sus tentaciones, y así la puede enredar fácilmente en pecados. Por eso hoy quiero pedirte, Jesús mío, tu santa paz. Esa paz que me dé alegría de vivir, la paz que sintieron los pastores en Belén al escuchar el canto de los ángeles y al ir a visitarte en el establo en que tú naciste. La paz que sienten todas las personas de buena voluntad.
Querido Jesús, apiádate de mí, que soy un pobrecito pecador, y que necesito de tus cuidados y cariños. Ten misericordia de mí y de mi familia, que a veces pasa por difíciles pruebas y la paz de mi hogar peligra.
¡Bendito seas, Señor! ¡Confío ciegamente en ti, y sé que todo lo que quieras o permitas en mi vida y en mi familia, siempre será por un designio de tu amor hacia mí y hacia los míos! Solo te pido la gracia de no desconfiar jamás de tu bondad hacia mí, porque sé muy bien que te das completamente a quien completamente confía en ti.

VISITANTES DE....