I made this widget at MyFlashFetish.com.

jueves, 11 de octubre de 2012

Mensaje de Misericordia

"JESUS YO CONFIO EN TI"


Mensaje de Misericordia


Lo que Dios nos ha revelado.



Es una gran misericordia la que el Señor ha tenido con nosotros, los hombres, al revelarnos parte de sus secretos, puesto que si Él no nos hubiera revelado estas cosas, nunca las hubiésemos sabido por nosotros mismos.



Y así como un amigo gusta de revelarle sus cosas íntimas al amigo, así también Dios, que nos tiene a los hombres por amigos, nos ha querido revelar algunos de sus secretos, entre ellos el misterio de la Santísima Trinidad. Y a quienes quieren profundizar en su amistad, el Señor les revela más intimidades suyas, como hizo con los Santos y con las almas elegidas.



También nosotros podemos ser de estos predilectos de Dios, si somos pequeños y buenos con todos, entonces Dios nos tomará en sus benditos brazos y nos dirá al oído cosas sublimes, y seremos felices ya desde este mundo, porque no hay mayor felicidad que conocer a Dios, puesto que quien lo conoce no puede dejar de amarlo, y amar a Dios es la felicidad completa, es el motivo por el que fuimos creados, para amar al Señor y gozar de Él por los siglos de los siglos.



Es una gran misericordia la que ha tenido Dios con nosotros. Agradezcámosla y seamos dignos de ella.



miércoles, 10 de octubre de 2012

Obras de Misericordia

"JESUS YO CONFIO EN TI"
Obras de Misericordia


Consolar al triste.



Cuando consolamos a alguien que está triste, hacemos una gran obra de misericordia, puesto que la tristeza puede llevar al desánimo y a la desesperación, y en los momentos de tristeza es cuando Satanás aprovecha y se insinúa con sus tentaciones, porque él es cobarde y rodea al alma cuando ésta se encuentra en estado de debilidad, y la tristeza es uno de estos estados de debilidad.



Por eso si con nuestra alegría y consuelo vamos a consolar al que está triste, estamos arrebatando un alma de las garras del Maligno y se la estamos dando a Dios, ya que el alma, al volver a sentir alegría, vuelve a tener esperanza y tiene ánimos para seguir luchando.

Cuando uno está triste, ve todo negro, incluso las cosas más lindas, le parecen que no son para él o que jamás las alcanzará. Es entonces cuando el buen cristiano debe llevar sus ganas de vivir y sus esperanzas a esta alma atormentada por la tristeza, para elevarla a Dios e infundirle nueva fortaleza para la lucha, que nunca termina mientras estamos en este mundo. Hoy consolamos nosotros, y mañana nos consolarán a nosotros, porque no sabemos las vueltas que puede tener la vida, y ya lo ha dicho el Señor que quien sea misericordioso, recibirá misericordia, y no sólo de Dios, sino también de los hombres.

Y si queremos ir más lejos, sepamos que también las Almas del Purgatorio están muy tristes, porque en el Juicio particular vieron a Dios, pero fueron apartadas de Él, y entonces suspiran de amor por Él y están como llenas de tristeza por no poder unirse a Dios. Tratemos de consolarlas con nuestras oraciones, sufragios, misas y penitencias, acortándoles de esta forma el tiempo de espera.


Jesús, en Vos confío.



Quince minutos con Jesús Misericordioso

"JESUS YO CONFIO EN TI"

Quince minutos con Jesús Misericordioso


Mis pies.

Jesús Misericordioso, que mis pies me lleven siempre a Ti sacramentado y a socorrer a mi prójimo. Que no sepan de fatigas cuando se trate de hacer un poco de bien a las almas y a los cuerpos.

En cambio te ruego que me ayudes a no usar mis pies para ir a malos lugares, donde Tú no estás y donde el pecado lleva la voz cantante.

Así como la Virgen, ni bien fuiste concebido en su seno inmaculado, fue inmediatamente a visitar y ayudar a su prima Santa Isabel; así también yo quiero, con tu ayuda, ser un incansable peregrino que lleve consuelo y amor a todo el que esté necesitado.

Jesús, enséñame a usar bien mis pies, mis piernas, para que como Tú, las utilice en andar incansablemente por los caminos del mundo, buscando almas que salvar y cuerpos que asistir. Que siempre esté dispuesto a caminar lo que sea con tal de llegar hasta tu altar, hasta la Misa, si es posible de cada día, donde espero poder recibirte en Comunión.

Tú, Jesús, dijiste que es mejor cortarse un pie, si éste es ocasión de pecado, que ser arrojado con los dos pies al Infierno. Es por eso que te ruego que me ayudes a usar bien mis miembros, mis pies, para que siempre me lleven por el camino de la virtud, por el camino estrecho del cumplimiento de mi deber, y que te anuncie a Ti y la Buena Noticia, así se podrá decir también de mí: “¡Qué hermosos son los pies de los que anuncian buenas noticias!”

¡Te amo, Jesús Misericordiosísimo, y te consagro mis pies, y te pido que me los laves para poder tener parte contigo en tu Reino!



_______________________________________________________________________________

VISITANTES DE....