I made this widget at MyFlashFetish.com.

viernes, 2 de abril de 2010

¡Venga a Mi! La Divina Misericordia


"JESUS YO CONFIO EN TI"

¡Venga a Mi! La Divina Misericordia

Autor: P. Eugenio Lira Rugarcía

Capítulo 1: Dad Gracias al Señor, porque es eterna su misericordiaUn día, al recorrer unos laboratorios, el gran inventor Thomas Alva Edison encontró a un pajarillo tan extenuado, que no tenía fuerzas para continuar el largo vuelo de emigración. Entonces lo llevó a su casa, lo reanimó, y temiendo que no resistiera la larga travesía, lo metió en una jaula y lo envió hasta América del Sur, para que ahí lo dejaran en libertad. Si Edison sintió compasión por aquella ave, ¿cómo no va a sentir Dios compasión por nosotros que somos sus hijos? ¡Él, que es creador de todo, nos hizo y somos suyos!.1Por eso, cuando vio que a causa del pecado original, la humanidad quedó sometida al mal, al sufrimiento y a la muerte, tuvo compasión y envió como salvador a su Hijo Jesucristo, quien por obra del Espíritu Santo nació de la Virgen María y pasó haciendo el bien, amando hasta el extremo de padecer, morir y resucitar, para comunicarnos su Espíritu y convocarnos en la unidad de su Familia, la Iglesia, de modo que, libres del pecado, pudiéramos ser hijos de Dios, partícipes de su vida plena y eternamente feliz, que consiste en amar (cfr Jn 17,21-23) 2. Él, muriendo en la Cruz nos ha mostrado que el amor es más grande que el pecado; y resucitando, nos enseña que el amor es más poderoso que el peor de los males, la muerte 3. De ahí que el Siervo de Dios Juan Pablo II afirmara: “Sólo en la Divina Misericordia hallaremos el consuelo y la luz de la esperanza” 4. ¡Cómo necesitamos su ayuda!, sobre todo cuando nos encontramos extenuados por las crisis y problemas, por el dolor y la enfermedad!. Por eso, el Papa Benedicto XVI nos ha dicho: “Invito a todos a gustar de la ternura infinita de Dios, para no sentirse nunca solos o desamparados” 5. 1.2- Conocer a Dios, para ser felicesPara gustar de la ternura infinita de Dios y sentirlo cercano, necesitamos conocerlo. Por eso, aunque ya en su creación nos ofrecía pruebas de su existencia y de su amor, Él quiso venir a nuestro encuentro revelándosenos a través de una serie de etapas, que alcanzaron su cumbre con Jesús, imagen del Dios invisible (Col 1, 15). Esa Revelación, que se encuentra en la Sagrada Escritura (Biblia) y en la Tradición de la Iglesia, el propio Cristo la ha confiado al Papa y a los Obispos para que la conserven, la comprendan, la interpreten y la enseñen a todos 6. Así, por la Revelación, sabemos que Dios, aún siendo Único no es solitario: es Padre, Hijo y Espíritu Santo; siempre ha existido y siempre existirá; es Todopoderoso y Feliz; todo lo ve y todo lo sabe; es Verdad y Amor; y sobre todo, es Misericordioso. De esta manera se presentó a sí mismo: Dios de ternura y de gracia, lento a la ira y rico en misericordia y fidelidad (Cfr. Ex 34, 6). Por eso el salmista, proclama: Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia (Sal 118,1). Entre las expresiones usadas en el Antiguo Testamento para definir la misericordia se usa la palabra hebrea “rahamim”, cuya raíz “rehem” significa regazo materno. Con ella, Dios quiere que entendamos que su amor es como el de una madre: gratuito, generoso, siempre fiel, dispuesto al perdón. Esto queda plenamente manifestado en Jesucristo, que nos ha dado la prueba máxima de amor entregando su vida por nosotros: Nadie tiene amor mayor, que el que da su vida por sus amigos (Jn 15, 13). Él, “sucumbiendo al peso de una muerte que no hacía excepción, la convirtió de eterna en temporal” 7, decía San León Magno. “¡Cristo ha muerto y ha vuelto a la vida por nosotros y para beneficio nuestro!” 8, porque “muriendo destruyó la muerte y resucitando restauró la vida” 9. ¡Qué grande es el amor misericordioso de Dios!. Por eso, en su último mensaje, el Papa Juan Pablo II, escribió: ”¡Cuánta necesidad tiene el mundo de comprender y de acoger la Divina Misericordia!” 10.1.3- Amar es estar con el amado y confiarEn una de sus catequesis, el Papa de la “Sonrisa”, Juan Pablo I, comentaba que su maestro en la escuela de filosofía le preguntó: “¿Conoces el Campanario de San Marcos?. Eso significa que la imagen de aquel objeto ha entrado en tu mente. Sin embargo ¿amas al Campanario de San Marcos?. Es decir; esa imagen que llevas dentro ¿te mueve, te hace ir con ánimo al Campanario?. Porque amar significa viajar, correr con el corazón hacia el objeto amado” 11. Amar a alguien es, no sólo conocerlo intelectualmente, sino querer estar con él. Jesús nos ama. Por eso, queriendo estar para siempre con nosotros, se ha quedado presente en Iglesia, a través de su Palabra y de la Liturgia, especialmente en la Eucaristía, para que podamos unirnos a Él, experimentar su amor, y de esta manera, ser capaces de profesar y proclamar, implorar y practicar con todos la misericordia divina 12. “Solo así la tierra es transformada de un valle de lágrimas en el jardín de Dios” ,13 y alcanzaremos la vida eterna que tanto anhelamos. Sin embargo, es difícil sentir la ternura de Dios cuando vivimos momentos dolorosos. Él lo sabe. Por eso, antes de la Segunda Guerra Mundial quiso recordarnos la verdad de su misericordia a través de Santa Faustina Kowalska, “portavoz particularmente inspirada de la verdad sobre la Divina Misericordia” 14, para que, confiando en Él, nunca nos dejemos vencer por el mal, sino venzamos al mal con el bien (Cfr. Rom 12, 21). Le dijo: Apóstol de Mi misericordia, proclama al mundo entero Mi misericordia insondable 15. Deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en Mi misericordia. Mi amor no desilusiona a nadie 16.1.4- El mensaje de la Divina MisericordiaAsí, en su “Diario, la Divina Misericordia en mi alma”, la religiosa polaca Santa Faustina, escribió todo lo que el Señor le indicó. La misericordia es el atributo más grande de Dios. Todas las obras de mis manos están coronadas por Mi misericordia 17. Yo soy el Amor y la Misericordia Mismos... El alma que confía en Mi misericordia es la más feliz porque Yo mismo tengo cuidado de ella 18. Sin embargo, el propio Jesús le dijo un día: Hija Mía, ¿crees, quizá, que hayas escrito suficiente sobre Mi misericordia? Lo que has escrito es apenas una gotita frente a un océano .19 ¡Si!; el amor gratuito, generoso, fiel y perdonador que Dios nos tiene es infinitamente más grande de lo que podemos imaginar, anhelar y esperar!.Por eso Jesús nos invita a acercarnos a Él, a pesar de nuestras fallas y pecados: Mi corazón está colmado de gran misericordia para las almas y especialmente para los pobres pecadores. Oh, si pudieran comprender que Yo soy para ellas el mejor Padre, que para ellas de Mi Corazón ha brotado Sangre y Agua como una fuente desbordante de misericordia; para ellas vivo en el tabernáculo 20. ¡Si!; Cristo nos ha amado tanto, que para darnos una vida plena y eternamente feliz, ha entregado su vida “para hacer de su cuerpo y de su sangre un sacramento para nosotros y... poder saciar con el alimento de su carne a las ovejas que había rescatado” 21. Él es el Buen Pastor que, a través de su Iglesia, “va continuamente en busca de la oveja perdida, la lleva al redil y venda sus heridas” 22. ¡No lo rechacemos!; ningún otro puede salvarnos 23. Dejémonos encontrar por Él, que quiere “levantarnos y ayudarnos a reemprender el camino con renovado vigor” 24. A nadie niega su perdón y su auxilio: En la cruz, la Fuente de Mi Misericordia fue abierta de par en par por la lanza para todas las almas, no he excluido a ninguna 25. No tengamos miedo de abrirle las puertas de nuestro corazón. “Él no quita nada, y lo da todo” 26. Por eso, conscientes de que quiere nuestra verdadera, plena y eterna felicidad, podemos decirle: Jesús, en Ti confío 27.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VISITANTES DE....