I made this widget at MyFlashFetish.com.

domingo, 16 de agosto de 2009

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,



Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
486 (201) Oh Jesús, cuando vienes a mí [en] la Santa Comunión, Tú que Te has dignado morar con el Padre y el Espíritu Santo en el pequeño cielo de mi corazón, procuro acompañarte durante el día entero, no Te dejo solo ni un momento. Aunque estoy en compañía de otras personas o con las alumnas, mi corazón está siempre unido a Él. Cuando me duermo, le ofrezco cada latido de mi corazón, cuando me despierto, me sumerjo en Él sin decir una palabra. Al despertarme, adoro un momento la Santísima Trinidad y le agradezco por haberme ofrecido un día más, que una vez más va a repetirse en mí el misterio de la Encarnación de Su Hijo, que una vez más delante de mis ojos va a repetirse su dolorosa Pasión. Trato entonces de facilitar a Jesús el paso a través de mí a otras almas. Con Jesús voy a todas partes, su presencia me acompaña en todas partes.
Comentario:
Esto no debería ser solo lo que vivía Sor Faustina, sino que es lo que tenemos que vivir nosotros. ¡Y estamos tan lejos! Porque cuando el Señor viene en la Santa Comunión, a veces estamos pensando en otra cosa y no lo adoramos como Él merece. Entonces consumimos la Eucaristía pero queda infructuosa en nosotros porque no estamos bien dispuestos. Que no suceda esto de ahora en adelante. Tratemos de comulgar bien concientes de que Jesús, que es Dios, viene en su plenitud a nosotros y se quiere quedar con nosotros en dulce intimidad por el resto del día. Que al levantarnos al día siguiente pensemos en Él, y que toda nuestra vida gire en torno al Sagrario, porque allí está el Amor de nuestras almas y el consuelo para nuestro sufrimiento.
Jesús, en Vos confío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VISITANTES DE....